Entre el diálogo y la desestabilización

Venezuela

La oposición suspendió el diálogo con el gobierno la semana pasada con la argumentación de que el ejecutivo no cumplía lo que había prometido. No obstante, es claro que el antichavismo que se sentó a conversar está dividido y que ninguno de sus dirigentes condenó los actos de violencia que causaron 42 muertos. La Unasur intenta que vuelvan a dialogar.

Página 12 (Argentina)

Los cancilleres de Unasur se reunieron con la oposición venezolana para destrabar la negociación con el gobierno de Nicolás Maduro, que la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) suspendió unilateralmente la semana pasada. “Con responsabilidad ante el país, hemos dado el paso de dialogar; pero este diálogo no es una peña, no es como dice el Ejecutivo que no es para pactar ni negociar, ¿para qué es entonces, para puro para conversar? No, queremos que se cumpla la Constitución en cada uno de los puntos que hemos planteado, nada estamos pidiendo fuera de la Constitución”, recalcó Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la coalición antichavista. La MUD presentó un documento a los “testigos de buena fe” para reactivar las conversaciones con el gobierno.

Aveledo reiteró que los puntos planteados en el documento entregado a Unasur incluye el estado actual de los presos por las protestas y un informe sobre la represión, según publicó el diario El Universal. “Hace falta una Comisión de la Verdad real, de la verdad verdadera. Un asunto como ése no puede ser analizado por el presidente de la Asamblea Nacional (Diosdado Cabello). Proponemos que la comisión sea imparcial y que estemos de acuerdo en nombrar a quienes la integren. Así como no puede ser presidida por ninguno de nosotros, tampoco puede serlo por ninguno de ellos, sobre todo si el gobierno está haciendo acusaciones de golpe de Estado, o si se pide el desarme de los colectivos”, dijo Aveledo.

Del encuentro, que se llevó a cabo en la sede de la nunciatura apostólica en Caracas, participaban su titular, monseñor Aldo Giordano, y los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador, Luiz Figueiredo, María Angela Holguín y Ricardo Patiño, respectivamente. Por la MUD, que nuclea a 29 partidos opositores, asistieron Aveledo; los gobernadores de los estados Miranda y Falcón, Henrique Capriles y Henri Falcón; y los dirigentes Henry Ramos Allup, Andrés Velásquez y Roberto Enríquez, entre otros. Antes de entrar al lugar de la reunión, Enríquez anticipó a los periodistas que la MUD daría “una mala noticia” a los cancilleres y el nuncio, pues “el gobierno no está honrando su palabra”.

«Este tipo de procesos toma un tiempo, y la prudencia en las declaraciones es fundamental para permitir los avances y apoyar los esfuerzos de los venezolanos y Unasur»

El gobierno y la oposición de Venezuela acordaron iniciar el proceso de diálogo con el objeto de superar la crisis generada por las protestas cotidianas iniciadas el 6 de febrero pasado, que dejaron 42 muertos, 835 heridos, 3102 detenidos –de los cuales 252 permanecían privados de libertad– y 160 investigaciones por presunta violación de derechos humanos, según datos oficiales. El diálogo fue instalado el 10 de abril en el palacio presidencial de Miraflores, con un debate íntegramente televisado y continuó con dos reuniones a puertas cerradas en la sede de la vicepresidencia, el 15 y el 24 de abril, tras la cual el vicepresidente Jorge Arreaza y Aveledo anunciaron una serie de acuerdos.

El viernes pasado, la Unasur pidió “a los distintos gobiernos, actores y organizaciones dar un espacio y un tiempo para avanzar” en el diálogo. “Este tipo de procesos toma un tiempo, y la prudencia en las declaraciones es fundamental para permitir los avances y apoyar los esfuerzos de los venezolanos y Unasur”, señaló un comunicado difundido por el gobierno de Surinam, que ejerce la presidencia temporal del organismo.

Por otra parte, el canciller Elías Jaua anunció que Venezuela denunciará ante la ONU y la OEA, así como en los organismos regionales Unasur y Celac, la “injerencia” de Estados Unidos y sus amenazas de sanciones en el marco de la crisis política que vive el país. “Vamos a hacer una denuncia formal en las Naciones Unidas por la violación de la carta de Naciones Unidas”, dijo Jaua en una entrevista con el canal Televen.

Eleazar Díaz Rangel – Telesur (Venezuela)

Está paralizada la mesa de diálogo Gobierno-oposición por decisión de la MUD, que antes había pedido rápidos resultados, petición que repitió el Departamento de Estado, y acaba de asomarse el canciller español, como si tuviera velas en ese entierro. Hace poco, los opositores le reclamaron al Gobierno por su “doble discurso” y el poco interés en cumplir algunas de las exigencias en la mesa, y de paso congelaron las conversaciones.

¿Cuáles son las verdaderas causas de estas decisiones? Mientras algunos altos funcionarios del Gobierno y dirigentes del Psuv sostienen que la oposición es una sola con una política dual, que les permita inclinarse hacia un lado (la paz) u otro (la guerra) según observen la fuerza de cada tendencia, hay quienes creemos que en realidad en la oposición se mueven dos definidas tendencias, una que está en la mesa de diálogo, buscando salidas a la situación política, y otra que no cree en esos esfuerzos, que están identificados con “la salida” del Gobierno; ninguna de esas tendencias oculta sus posiciones, así como son inocultables las divergencias. 

«Hay quienes creemos que en realidad en la oposición se mueven dos definidas tendencias, una que está en la mesa de diálogo, buscando salidas a la situación política, y otra que no cree en esos esfuerzos, que están identificados con ‘la salida’ del Gobierno»

Aparentemente sus partidarios, potenciales votantes, están relativamente equilibrados, pero las fuerzas extremas, con López, Machado y Ledezma a la cabeza, son mucho más activas y mediáticas, estimulan las protestas violentas y se convierten en un factor de presión contra el diálogo y particularmente contra los opositores que dialogan. En mi primer comentario (abril 3) sobre el diálogo advertía sobre este riesgo. Y estas presiones de los halcones son las que se han hecho sentir en días recientes e influido sobre las palomas de la oposición. Como en cualquier conflicto, comenzando por las guerras, en cada lado se encuentran siempre halcones y palomas.

Luis – Britto García – Alai (Ecuador)

Tras la capucha, mienten los medios internacionales y nacionales, se ocultan seres “pacíficos”. La violencia que desencadenan desde el 12 de febrero arroja un saldo de 42 muertos. Éstos se pueden separar en las categorías siguientes: 1) 20 víctimas fatales bolivarianas, que comprenden: 9 militantes del PSUV y agrupaciones sociales afines, 10 miembros de cuerpos de seguridad pública del Estado (GNB, PNB y el SEBIN) y 1 fiscal del Ministerio Público. 2) 15 ciudadanos cuya filiación política no se conoce, víctimas de diversos episodios de violencia 3) el resto de víctimas fatales se podrían adscribir a la oposición, de los cuales sólo 8 fallecieron por actos imputables a las autoridades, y 7 fueron víctimas de incidentes o peleas debidas a sus cortes viales, o de sus propios actos: uno murió al accionar un mortero improvisado, otro se electrocutó al reponer un obstáculo para una barricada, un tercero cayó desde la azotea de su propia casa. No incluimos en este listado asesinatos horrendos cometidos contra bolivarianos o contra personas notables con presumible intención terrorista, pero en relación con los cuales no hay todavía pruebas definitivas.

Ninguna proclama, ningún manifiesto, ningún plan de gobierno ha sido esgrimido como excusa p
ara esta hecatombe, salvo la propuesta de que quien gana las elecciones no debe gobernar. Ocultamos nuestros propósitos cuando son más inconfesables que nuestros actos. Una masiva campaña de destrozos y asesinatos no se mantiene durante más de tres meses sin complicidades ni financiamiento. Numerosos detenidos han confesado que recibían pagos de mil bolívares por día, y de tres mil si participaban con motocicletas ¿Levantamos un poco más la capucha terrorista? Tras ella atisban la CIA, la USAID y la NED, las mil y una ONGs creadas para distribuir sus fondos y los de los empresarios para pagar mercenarios, los partidos opositores que no han condenado el terrorismo, la Fundación Internacionalismo para la Democracia, de Alvaro Uribe Vélez, el Paquete Neoliberal que privatizará PDVSA y la educación, la salud y la seguridad social y traerá de regreso los niveles de pobreza de 70% del siglo pasado. Te conozco, mascarita. No me trates de engañar.

 

Leer artículo completo de Página 12 aquí

Leer artículo completo de Telesur aquí

Leer artículo completo de Alai aquí