Ómicron en América Latina: Brasil detectó un caso potencial y la región se cierra para tomar distancia de Sudáfrica

Brasil puso en cuarentena en las últimas horas a un ciudadano brasileño con Covid-19 que ingresó al país proveniente de Sudáfrica y podría portar la nueva variante Ómicron. Al igual que el resto del mundo, América Latina mientras tanto se blinda ante la nueva y peligrosa mutación. Atrás quedaron las aperturas de fronteras prometidas para fomentar el turismo extranjero en los países de la región. 

El ciudadano infectado ingresó anoche por el aeropuerto internacional de Guarulhos, en San Pablo según informó un comunicado de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa). El ente regulador brasileño indicó que el pasajero llegó por un vuelo de la aerolínea etíope Ethiopian Airlines y que se ejecutó el protocolo de seguimiento al resto de pasajeros y tripulación de ese avión.

“Las autoridades del área de salud serán las responsables de determinara el mapa genómico para identificar la variante”, indica el comunicado de Anvisa

Pese a la negativa del presidente Jair Bolsonaro, el viernes finalmente el gobierno aceptó el pedido del ente para prohibir la llegada de vuelos de Sudáfrica, Botsuana, Essuatini, Lesoto, Namibia y Zimbabue. Medidas similares se tomaron en el resto de América Latina.

La región se cierra ante Ómicron

Chile

Este lunes, el Gobierno de Chile anunció que a partir del miércoles próximo quedará prohibido el ingreso de pasajeros extranjeros procedentes de siete países de África y que pospuso la apertura de pasos fronterizos al menos por 15 días.

Los pasos de Chacalluta y Colchane, en el extremo norte limítrofe con Perú y Bolivia, respectivamente, y Pino Hachado, colindante con la provinciaargentina de Neuquén, en el sur de Chile, serán los que no reabrirán.

Argentina

Ese mismo día el gobierno argentino dispuso la cuarentena obligatoria para toda persona que haya estado en África en los 14 días previos al ingreso al país y mantuvo la suspensión de los vuelos directos desde ese continente para reforzar la vigilancia epidemiológica ante la aparición de la nueva variante. 

Según una norma publicada en el Boletín Oficial, toda persona que provenga o haya estado en el continente africano en los últimos 14 días previos a su ingreso a la Argentina deberá informarlo en una declaración jurada y deberá haber completado el esquema de vacunación dos semanas antes del ingreso al país.

Ecuador

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, anunció también nuevas medidas para enfrentar el avance de Ómicron, entre las que se destaca la prohibición de entrada al país de personas provenientes de los países del sur de África afectados por la nueva cepa.

Además, todos los viajeros de cualquier parte del mundo deberán presentar certificado de vacunación o prueba PCR. Si entre los viajeros hay caso sospechoso, se realizarán PCR en tiempo real y de ser positiva estará 14 días en cuarentena.

Cuba

Cuba, por su parte, impondrá una semana de cuarentena y otras medidas sanitarias a los viajeros que lleguen de ocho países africanos.

A partir del 4 de diciembre, los pasajeros de Sudáfrica, Lesotho, Botswana, Zimbabwe, Mozambique, Namibia, Malawi y Eswatini deberán presentar, a su llegada a la isla, el certificado de vacunación y un resultado negativo de la prueba de PCR. 

Estas últimas medidas también aplicarán para Bélgica, Israel, Hong Kong, Egipto y Turquía, lugares en los que también se confirmó la presencia de la nueva mutación del coronavirus. 

El impacto de Ómicron

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que la cepa B.1.1.529 del coronavirus, que denominó Ómicron, es una variante “preocupante” al igual que la delta y las detectadas anterioremente alfa, beta y gama.

La preocupación en la comunidad científica es mayor porque 32 de las 50 mutaciones halladas en la cepa Ómicron se encuentran en la proteína de la espícula, una parte del virus que las vacunas usan para reforzar el sistema inmunitario contra el coronavirus.

Desde las acciones hasta el petróleo, los mercados mundiales se desplomaron con las noticias sobre la nueva variante, ante temores de un duro golpe a la recuperación económica mundial.

El primer país en blindarse fue Reino Unido, y otros le siguieron los pasos, incluyendo Rusia, Suiza, Arabia Saudita y Chipre. 

Sudáfrica calificó de “draconianas” las prohibiciones. “Ese tipo de reacción es instintiva y de pánico”, indicó el ministro de Salud, Joe Phaahla.