Ola de asesinatos a líderes sociales en Colombia: 19 crímenes en 43 días

El alto comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Alberto Brunori, exhortó con urgencia al gobierno de Iván Duque a que se protejan los derechos de los líderes sociales, defensores comunales y de DD. HH. En lo que va del año, ya hubo 19 asesinatos a líderes sociales. El último fue José Arquímedes Moreno, acribillado cuando llegaba a su vivienda en el norte de Santander. Las FARC también denunciaron la situación.

“El tema de la política es que se vuelva un documento oficial del Estado, donde se reconozca la importancia del trabajo en la defensa de derechos humanos de las y los líderes sociales y donde se tomen una serie de acciones claras y rápidas que puedan contribuir a prevenir y a proteger en el trabajo y la acción del defensor”, explicó el alto comisionado de la ONU.

Moreno es el tercer líder comunal atacado este año en la región del Catatumbo, una de las zonas más pobres y olvidadas de Colombia. Además, según la Defensoría del Pueblo, en esta zona hay más de 400 líderes amenazados.

Brunori insistió en que el Plan de Acción Oportuna (PAO), implementado por el Gobierno, debe fortalecerse con el apoyo de las entidades, para crear un sistema contundente de protección para la realidad del país y ciertas zonas en específico.

“La Comisión Nacional de Garantías tiene la obligación de analizar y entender cuáles son las causas y grupos criminales que están detrás de los asesinatos de líderes, y para eso la ONU tiene toda la disponibilidad de apoyar con la intención de disminuir esta problemática”, destacó.
Por su parte, el partido de las FARC en Colombia expresó su preocupación por el asesinato de excombatientes y de líderes sociales en una carta dirigida al Consejo de Seguridad de la ONU.

«Acogemos como propia su inconformidad ‘sobre la continuación de asesinatos de exmiembros de las antiguas FARC-EP», señala la carta en alusión a reciente comunicado del Consejo de Seguridad alusivo a la Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

El Consejo Político Nacional de las FARC condenó lo que catalogó de matanza sistemática de líderes sociales desde la firma del Acuerdo de Paz.