Un mar de preguntas

Chile y Bolivia 

En medio del álgido conflicto histórico entre Bolivia y Chile por la salida al Océano Pacífico, una obra boliviana sumerge a los espectadores en una historia en que el mar es abordado más allá de las fronteras entre ambos países. El espectáculo gira alrededor de tres hermanos que emprenden un viaje para hacer realidad la última voluntad de su madre, ser enterrada en el mar que nunca conoció.

 Foto: fundación teatro a mil. Redacción- The Clinic Online (Chile) 

“Mar”, una obra boliviana que hoy se estrena en Chile en el marco del Festival Internacional de Teatro Santiago a Mil, es una realización que sumerge a los espectadores en un viaje que emprenden tres hermanos para hacer realidad la última voluntad de su madre, ser enterrada en el mar.

Así lo dijo hoy a Efe, Alice Gumaraes, actriz que interpreta a Juana, una de los tres hermanos en la obra del dramaturgo argentino Arístides Vargas, que no habla específicamente del problema que tiene Bolivia con Chile.

“Lo que nosotros hablamos es del problema que tiene Bolivia con el mar. No trata de la Guerra del Pacífico”, enfatizó Gumaraes,

El espectáculo, que viene de la mano del festival Santiago a Mil, relata una historia donde el mar es abordado más allá de la discusión de los límites entre Chile y Bolivia.

“El océano es una metáfora de algo que se perdió, una ausencia permanente y a la vez hereditaria a nivel personal y también de pueblo”, sostuvo la actriz.

“Mar” se estrena esta noche en la sala Antonio Varas a un costado del Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo.

La obra de Arístides Vargas llega a cargo de la compañía “Teatro de los Andes” de Bolivia, bajo la producción de Giampaolo Nalli, quien dijo a Efe, que “creo que es importante para nosotros y muy bueno para el festival hacer un estreno de una obra así”.

Vargas es un dramaturgo argentino que comenzó su carrera como actor y a los 21 años, luego del golpe de Estado, fue exiliado de su país. Es precisamente el exilio, la violencia política y la memoria colectiva elementos que cruzan toda su obra.

La trama se basa en un cuento popular que comienza con la muerte de la madre de los tres hermanos Segundo, Juana y Miguel.

“El espectáculo, que viene de la mano del festival Santiago a Mil, relata una historia donde el mar es abordado más allá de la discusión de los límites entre Chile y Bolivia. ‘El océano es una metáfora de algo que se perdió, una ausencia permanente y a la vez hereditaria a nivel personal y también de pueblo’ “

Ahí, los tres se embarcan en un viaje desde el desierto hasta la costa, en busca de la realización de la última voluntad de su madre, ser enterrada en el mar, lugar que no conoce.

Tanto Segundo, como Miguel y Juana representan “a distintas Bolivias”: la ancestral, la tradicional y la globalizada, que se entrelazan, juegan y viven de forma distinta la relación con esa madre moribunda, que en resumidas cuentas “es la madre patria”, según Gumaraes.

Los espectadores de “Mar”, se adentrarán en un “mar de preguntas”, tal como lo ha definido Nalli, productor de la obra.

Las relaciones de Chile con Bolivia, suspendidas desde 1962 a nivel de embajadores, salvo un paréntesis entre 1975 y 1978, pasan por un período frío desde que La Paz demandó al país austral ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en busca de un camino hacia un acceso soberano al Océano Pacífico.

Bolivia, que perdió ese acceso en una guerra del Siglo XIX, busca que la CIJ obligue a Chile a negociar esa salida soberana, que Chile rechaza con el argumento de que todos los asuntos fronterizos con su vecino fueron resueltos en un tratado suscrito en 1904.

Chile solicitó de forma preliminar al tribunal de La Haya que decline conocer y pronunciarse sobre la demanda de Bolivia, porque dicha instancia no puede dirimir situaciones resueltas en tratados firmados antes de su creación, en 1948.

Bolivia ha desplegado una amplia campaña en busca de apoyo a su demanda, mientras Chile ha divulgado también vídeos y páginas web con sus puntos de vista.

 

Leer el artículo aquí