Un nuevo proyecto de nación

México

El esqueleto social y político de la nación mexicana está podrido y sus partes sanas ya no alcanzan para sostenerla. La incapacidad de las élites políticas que gobernaron por más de 70 años y la crisis civilizatoria del estado liberal condujeron al país a la situación actual. Es necesario refundarlo con criterios democráticos, lejos del patrimonialismo colonial.

Javier Sicilia- Proceso (México) 

El Estado y, en consecuencia, el país están en crisis. Miseria, centenas de miles de muertos y desparecidos, secuestros, redes de trata, arrasamiento de territorios, corrupción e impunidad son, desde hace una década, el pan nuestro de cada día. Las causas son múltiples e implicarían un análisis que no cabría en estas páginas. Hablaré, sin embargo, de manera muy sucinta de dos:

1. La histórica incapacidad de nuestras élites políticas para entender y vivir la democracia. Desde la Revolución Mexicana, para no ir más lejos, el grupo que se instaló en el poder trató a este país, no con los criterios de una democracia, sino con los del patrimonialismo colonial. La Constitución del 17, una de las más avanzadas entonces, no correspondía ni a la mentalidad de las élites políticas ni a la realidad de la nación. Escudado en ella, el PNR –transformado en PRI– gobernó a México durante más de 70 años como si fuera su propiedad. Clientelismo, corrupciones, uso arbitrario del poder e impunidad fueron su sentido de la política. Cada seis años, como lo mostró Gabriel Zaid, dicho poder mafioso cambiaba de capo para, simulando una democracia participativa, mantener el mismo ritual. Esa larga pedagogía del crimen corrompió el esqueleto moral y político de la nación, al grado de que todo el sistema, durante y después de la “transición democrática”, se ha comportado de la misma manera, llevando a la República Mexicana a lo que ya estaba larvado en el corazón del México moderno.

2. La crisis civilizatoria. La idea de Estado, que tan mal cuajó entre nosotros, está viviendo en el mundo entero una crisis terminal. Los Estados –lo escribí en estas mismas páginas: Lo que quizá viene (Proceso 1984)– que nacieron de los ideales liberales y de la Revolución Francesa no lograron el mundo justo que prometieron. Arrodillados primero ante lo ideológico, y ahora ante los grandes capitales y su idea de desarrollo, han creado una realidad de miseria y destrucción de vidas, comunidades y naturaleza sin precedentes.

” Estos dos hechos extremos hacen que México ya no sea una nación, o mejor, que la idea de nación que tenemos sea sólo eso: una simple idea, una ilusión anclada en el imaginario de los medios de comunicación y en la inercia de las instituciones. Adondequiera que volvamos el rostro o nos encontremos, el descontento y el horror que nacen de la realidad nos salen al paso “

Estos dos hechos extremos hacen que México ya no sea una nación, o mejor, que la idea de nación que tenemos sea sólo eso: una simple idea, una ilusión anclada en el imaginario de los medios de comunicación y en la inercia de las instituciones. Adondequiera que volvamos el rostro o nos encontremos, el descontento y el horror que nacen de la realidad nos salen al paso para negarla de manera cada vez más profunda y espantosa. Más allá de nuestros ensueños y deseos, México –hay que aceptarlo– está roto, desfondado. Su esqueleto social y político está podrido, y sus partes sanas no alcanzan para sostenerlo. Tampoco, dada la crisis civilizatoria, puede recomponerse. El mal, como no he dejado de repetir junto con otros, es terminal, es la consecuencia de la corrupción política y la degradación histórica de una idea de Estado que llegó, como toda construcción histórica, a su fin.

Si queremos escapar de la crisis y rehacernos es preciso refundar la nación. Para ello, es necesario, antes, crear un nuevo proyecto de nación que, como el adjetivo lo indica, no puede basarse en las viejas estructuras del Estado y sus partidocracias. Debe, por el contrario, y como sucede en toda crisis civilizatoria:

1. Volver a mirar el pasado para comprender lo que sucedió y recuperar lo mejor de ese tiempo. “La arqueología –dice Giorgio Agamben– y no la futurología es la única vía de acceso al presente”. Dejar de pensar en términos de futuro y de desarrollo, como nos exhortan constantemente los gobiernos y los grandes capitales. Este intoxicado sueño nos ha llevado al desastre.

2. Recuperar lo que en las periferias, es decir, en las márgenes, los movimientos sociales están diciendo y haciendo, y unirlo a aquello que se rescató del pasado.

” Si queremos escapar de la crisis y rehacernos es preciso refundar la nación. Para ello, es necesario, antes, crear un nuevo proyecto de nación que, como el adjetivo lo indica, no puede basarse en las viejas estructuras del Estado y sus partidocracias “

3. Dejar de lado los liderazgos y las diversas agendas que, como señalé en mi artículo La impotencia de los derechos humanos (Proceso 2030), sólo trabajan para el propio capitalismo, y construir unidos una nueva agenda política basada en seis puntos –democracia, justicia, paz, seguridad, gobierno y economía, en un sentido distinto– que nos permita crear un nuevo pacto social y otra Constitución, es decir, otra manera de gobernarnos. El trabajo que en este último tema está realizando don Raúl Vera es fundamental

El triunfo de la izquierda en 1988 –un triunfo que no se supo defender– se debió a esto último, es decir, a la capacidad que en ese entonces tuvieron las facciones de la izquierda de dejar a un lado sus respectivas agendas y unirse alrededor de un puñado de puntos. Hoy, sin embargo, se trata de crear y defender algo distinto a lo que fue el Frente Democrático Nacional que se movía en el territorio del Estado tal y como nuestra ilusión aún lo concibe. Se trata de una refundación nacional, no de un cambio de gobierno. Se trata de modelar la vida del país desde abajo, desde la historia y el saber de la gente. Se trata de poner en el centro de la vida a las personas y sus economías. Se trata, en síntesis, de preservar de la barbarie el mundo de lo humano e impedir que se deshaga.

No hacerlo nos llevará a un deterioro sin fin de violencia, destrucción y muerte, a la permanencia de esta nueva forma del totalitarismo cuyas consecuencias resentimos cada día.

Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés; detener la guerra; liberar a José Manuel Mireles, a sus autodefensas, a Nestora Salgado y a todos los presos políticos; hacer justicia a las víctimas de la violencia y juzgar a gobernadores y funcionarios criminales.

 

Leer el artículo aquí