Nueva normalidad: volvió el cine en Colombia

Más de 500 salas de cine de Colombia abrieron sus puertas el jueves bajo estrictos protocolos de bioseguridad, tras ocho meses de inactividad por la pandemia de coronavirus.

“La apertura se da de manera segura, sostenida, para que los negocios alrededor de esta actividad puedan retomar su camino y crear y mantener empleos”, explicó Felipe Buitrago, viceministro de Cultura para la Creatividad y la Economía Naranja, a radios locales.

En concreto fueron 540 salas, de las 1.227 que tiene el país, las que encendieron sus proyectores en 24 municipios de 14 departamentos. Las empresas que volvieron a abrir sus puertas al público fueron Cinemark, Royal Films, Cinépolis y Procinal. Por su parte, Cine Colombia se mantuvo en su posición de no abrir en lo que resta de este 2020.

Este regreso a la exhibición de películas fue un proceso paulatino que comenzó en junio pasado, cuando se dio vía libre a 40 autocines, y continuó en septiembre, con una prueba piloto que hicieron algunas salas de compañías de distribución menores.

Para la vuelta se contempló un protocolo especial para los espectadores que incluye toma de temperatura al ingresar a la sala, un proceso de desinfección individual y el uso obligatorio de mascarillas.

Asimismo, solo se permite que una capacidad máxima del 50% y los espectadores tienen que estar a dos metros de distancia, a menos que se trate de familias.

Además, las proyecciones de las salas se realizan de manera alternada para que el fin de los filmes no coincidan y se pueda evitar las aglomeraciones en los pasillos.

“Todas las salas han dedicado su mayor esfuerzo para aplicar los protocolos, para que haya una experiencia confortable y, sobre todo, segura”, expresó, por su parte, Gustavo Palacio, presidente de la Asociación Colombiana de Cine, citado por la agencia de noticias ANSA.