Masiva movilización en Colombia: “No nos pueden seguir matando”

Miles de colombianos se movilizaron nuevamente contra los excesos policiales y en rechazo al gobierno de Iván Duque, en el marco de la ola de manifestaciones que desató el reciente homicidio de un hombre en manos de dos uniformados. Sindicatos y estudiantes encabezaron el lunes por la noche caravanas, concentraciones y marchas que terminaron en algunos choques con la fuerza pública en el centro de Bogotá.

Escuadrones antidisturbios reprimieron a los manifestantes en algunos puntos de Bogotá, Medellín y Pasto. Al menos nueve personas fueron detenidas tras protagonizar, según la policía, destrozos en entidades financieras y bienes públicos.

Después de una pausa de once días, jóvenes con mascarillas regresaron a las calles para expresar su desconfianza y rabia contra la policía en movilizaciones que en su mayoría fueron pacíficas. 

“Esto de hoy es un estallido de lo que se ha venido acumulando hace rato. ¡Por fin la gente se dio cuenta! Y ver cómo, frente a una cámara, matan a alguien indefenso hizo que saliera a las calles”, opinó Diego, un universitario de 23 años que marchó en Bogotá.

El líder y excandidato presidencial de izquierda Gustavo Petro denunció en Twitter que uno de los dirigentes estudiantes que lo apoyan recibió un disparo en un ojo y “tiene varias fracturas en el cráneo”. Petro culpó a la policía en un mensaje acompañado de la foto del joven que se ve sangrando por el ojo izquierdo.

El caso de violencia policial que desató las protestas 

Once días atrás, Bogotá también fue el foco de las manifestaciones que siguieron a la mortal paliza que recibió Javier Ordóñez, el 9 de septiembre. Ese día el ingeniero de 43 años, quien estaba a punto de completar sus estudios de Derecho, fue sometido en el suelo a repetidas descargas con un arma eléctrica y golpes que le ocasionaron la muerte, de acuerdo con la fiscalía.

La justicia ordenó este lunes la prisión preventiva contra los dos uniformados que detuvieron a Ordóñez, quienes deberán responder por los delitos de tortura y homicidio agravado. 

En un principio los policías alegaron haber actuado en respuesta a un intento de agresión por parte de Ordóñez, aunque la familia asegura que la víctima fue atacada cuando salía a comprar licor.

El video que registró el castigo contra el ingeniero y padre de dos hijos desató las protestas que antecedieron a la jornada de este lunes.

Algunos uniformados reprimieron a los manifestantes con armas de fuego que dejaron 12 muertos, en su mayoría jóvenes alcanzados por proyectiles. Decenas de efectivos están bajo investigación. También hubo más de medio millar de heridos.

“No más, no nos pueden seguir matando”

Seguidas de cerca por agentes antidisturbios, varias de las marchas avanzaron en dirección al centro de Bogotá con diversas proclamas: en rechazo a los excesos policiales, contra la reciente ola de masacres asociadas al conflicto colombiano que alimenta el narcotráfico y también por la crisis económica que trajo la pandemia.

“En Colombia hay muchas cosas por las que protestar, la masacre de líderes sociales, corrupción, asesinatos por parte de la policía. Hay que hacer un paro y decir no más, no nos pueden seguir matando”, dijo el topógrafo Fabián Alfonso, de 27 años.

El gobierno colombiano, que pidió perdón por la muerte de Javier Ordóñez, denunció que comandos urbanos de las guerrillas orquestaron los ataques contra la institución armada durante las recientes manifestaciones. 

“Se rompió cualquier tipo de confianza que había entre la policía y la población. Habrá que reformarla, desmilitarizarla, separarla del Ministerio de Defensa, sobre todo quitarle la idea de que la ciudadanía es el enemigo”, comentó este lunes William Díaz, profesor universitario de 50 años. 

A finales de 2019, Colombia vio crecer un inédito movimiento de protesta que reunió a multitudes que reclamaron un cambio de rumbo al gobierno de Iván Duque.

Con la emergencia sanitaria, el malestar social pareció ceder pero ahora que las autoridades levantaron la cuarentena – aun con el virus circulando – las organizaciones sociales prometen escalar las manifestaciones contra la gestión del mandatario.