Nueva masacre en Cauca: encontraron cinco cuerpos

Cinco cuerpos fueron hallados este jueves cerca de una zona donde ocurrió, hace tres días, un mortífero ataque contra indígenas en el suroeste de Colombia. La Policía señala como responsable a un grupo de disidentes de las FARC y aclaró que los fallecidos «eran al parecer personas que estaban haciendo trabajos de topografía” y que no pertenecían al grupo indígena.

«Por las características no se identifican inmediatamente como indígenas», aclaró el secretario de gobierno del convulso departamento del Cauca.

Esta es la segunda masacre que se registra en menos de tres días en el norte de Cauca, contando la masacre ocurrida este martes en Tacueyó, en zona rural de Toribío, que dejó cinco indígenas muertos, incluida la gobernadora del resguardo Cristina Bautista.

De acuerdo a las Fuerzas Militares, la contraofensiva contra la guardia indígena ocurrió poco después de que estos capturaran a tres rebeldes de las FARC. Los guerrilleros respondieron y rescataron a sangre y fuego a sus compañeros.

Conformada por hombres y mujeres, la guardia indígena es un cuerpo de vigilancia y control que opera sin armas, provista apenas de bastones y equipos de comunicación. «La emergencia es grave. Es una masacre», señaló Luis Acosta, coordinador nacional de la guardia indígena.

Las comunidades del Cauca son víctimas de grupos armados que financia el narcotráfico y que se enfrentan por el control territorial. Los indígenas se oponen a la siembra de marihuana y de la hoja de coca, materia prima de la cocaína, lo que los puso en la mira de guerrilleros disidentes. En Cauca también operan rebeldes del Ejército de Liberación Nacional.

Según los cabildos, el ataque de este martes fue cometido por la columna Dagoberto Ramos de las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.