Nueva huelga general contra el gobierno de Macri

Con el transporte paralizado y las calles prácticamente vacías arrancó el quinto paro general en Argentina convocado por las centrales de trabajadores en rechazo a la política económica del gobierno de Mauricio Macri. “La huelga será contundente”, anticiparon desde la Confederación General del Trabajo (CGT). La medida de fuerza contó con la adhesión del Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN) y las CTA. «La política económica de Macri ha perjudicado a los trabajadores, a los jubilados, a las pequeñas pymes y todo se está complicando cada vez más y por eso el paro de hoy es contundente», afirmó el dirigente sindical Sergio Palazzo.

Para Palazzo «no hay dudas que a la gente le está yendo mal» y explicó que de continuar con este rumbo económico «está claro que no hay chances que un proceso electoral corone otra vez a Macri como presidente de la Nación».

Desde la medianoche, la CGT y las CTA iniciaron su quinta huelga nacional desde la asunción del gobierno de Mauricio Macri, sin movilización ni concurrencia a los lugares de empleo, en rechazo de la política económica de ajuste y los tarifazos.

Los dirigentes de la CGT y de otros espacios sindicales coincidieron en señalar que «la huelga será contundente y su acatamiento muy elevado», lo que será garantizado en principio por la ausencia de servicios de colectivos, trenes, subtes, aviones, barcos y camiones.

A la medida de fuerza se sumaron las Centrales de los Trabajadores Argentinos (la CTA de Hugo Yasky y los dos sectores de la Autónoma de Ricardo Peidro y Pablo Micheli), la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) de Sergio Palazzo, el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) del bancario, el mecánico Ricardo Pignanelli y los camioneros Hugo y Pablo Moyano, movimientos sociales y partidos de izquierda.

Además de la paralización del transporte, no habrá servicios de justicia, ni clases y los hospitales solo atenderán casos de urgencia en esta huelga general, a la que se suma la del 30 de abril que hicieron los gremios «moyanistas» y las CTA.

«El paro es para plantear al gobierno que debe dictar medidas porque la debacle y la caída son sistemáticas. Algunos ganaron bastante y, si no se toma el toro por las astas, la crisis será cada vez peor», dijo Daer.

Pablo Moyano y uno de los jefes de la CGT, Héctor Daer (Sanidad), aseguraron que «el paro será total» pues «todas las actividades tomaron nota de la gravedad de la situación nacional».

Los gremios de izquierda, como docentes porteños de Ademys, ferroviarios de la zona oeste de la línea Sarmiento, médicos bonaerenses de la Cicop y personal del neumático Sutna, convocaron a «un paro activo de 36 horas», con cortes de calles y puentes y un acto en el Obelisco.