Nueva etapa: el jefe de Gobierno español visita Cuba luego de 32 años

El jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez, emprenderá este jueves la primera visita oficial a Cuba luego de 32 años el último encuentro diplomático realizado en 1986. El objetivo de Sánchez es “normalizar, estabilizar y dar profundidad a las relaciones entre España y Cuba”. La visita incluirá una amplia agenda con actividades políticas, culturales y de negocios.

“Es el comienzo de una nueva etapa de relaciones, no solo en el aspecto político, sino comercial y económico”, sostuvo el socialista Diego López Garrido, exsecretario de Estado español para la UE. La demora fue calificara por el español como una “anomalía”, ya que en los últimos años la isla fue visitada por destacados mandatarios como el expresidente estadounidense Barack Obama en 2016, el francés François Hollande y los papas Francisco y Benedicto XVI.

El viaje de Sánchez comenzará por una reunión el jueves con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, con el que podría firmar una serie de acuerdos en materia de cultura o asuntos consulares.

La jornada del viernes tendrá un marcado acento económico, con dos encuentros previstos por Sánchez: un desayuno con empresarios españoles, y a continuación un foro bilateral, en el que se han registrado unas 200 empresas de ambos países, entre ellas algunas de gran tamaño como las españolas Telefónica, Iberia o Air Europa pero también pequeñas y medianas.

España es el segundo mayor socio comercial de la isla, y tratará de promover una presencia aún mayor, en particular en el turismo, las energías renovables y las infraestructuras.

“Cuba se está abriendo y a nuestras empresas les interesa estar bien posicionadas para obtener contratos importantes”, comentó otra fuente gubernamental española competente en temas económicos.

En febrero, Cuba se prepara a aprobar una nueva Constitución que reconoce el importante rol de la inversión extranjera.

El viaje de Sánchez también abordará dos recientes impagos de deuda de Cuba a España, que están bloqueando la concesión de créditos, y los problemas de algunas compañías españolas con proveedores del país caribeño.