Elecciones en Bolivia: una universidad de EE.UU. sostuvo que no hubo fraude y criticó a la OEA

Una nueva auditoría sobre las pasadas elecciones en Bolivia determinó que el expresidente Evo Morales hubiese ganado con “alta probabilidad” y “sin cometer fraude” los comicios presidenciales, en contraposición a lo que sostuvo la Organización de Estados Americanos (OEA) y la oposición de Bolivia. El estudio fue realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y publicado por el Washington Post. 

Los investigadores, pertenecientes al Laboratorio de Ciencias y Datos Electorales de la universidad privada de Cambridge, estudiaron la tendencia del escrutinio antes y después de que se interrumpiera el conteo rápido al 84%, punto en el que los opositores del exmandatario denunciaron el inicio del supuesto fraude.

El MIT aseguró en su informe difundido anoche que “el análisis estadístico y las conclusiones de la OEA parecen profundamente defectuosas”.

Cuando el conteo se interrumpió, Morales encabezaba el escrutinio con unos ocho puntos sobre su principal opositor, Carlos Mesa, lo que hubiese obligado a celebrar una segunda vuelta según el sistema electoral boliviano. Al reanudarse el conteo Morales alcanzó el margen suficiente, de diez puntos, para ser reelegido en primera vuelta.

Sin embargo, las elecciones quedaron anuladas bajo la sospecha de fraude y Morales fue obligado por las fuerza de seguridad bolivianas a renunciar a su cargo.

Los investigadores del MIT afirmaron en su análisis, publicado en el Washington Post, que es “altamente probable que Morales superase el margen de 10 puntos porcentuales”, al defender que la tendencia alcista que impulsaba al entonces mandatario era anterior a la interrupción del conteo rápido.

“Nuestros resultados son claros. No parece haber una diferencia estadísticamente significativa en el margen antes y después de la interrupción del conteo preliminar”, dijeron.

Además, los investigadores incorporaron a su análisis cerca de 1.000 simulaciones con los resultados previa interrupción para pronosticar el escenario final y concluyeron que “Morales podía esperar al menos una ventaja de 10,49 puntos respecto a su más inmediato competidor”.

“De nuevo, eso sugiere que el aumento en el margen de Morales después de la interrupción puede explicarse por completo con los votos ya sumados”, afirmaron.

Los investigadores del MIT fueron muy duros con el informe de la OEA que denunció un fraude estadístico -además de otras irregularidades- y que sirvió para legitimar la salida del poder de Morales y dar paso al gobierno autoproclamado por la conservadora Jeanine Áñez.

Al menos 34 miembros de tribunales electorales fueron detenidos acusados de supuesto fraude en los días posteriores.

La OEA calificó de “cambio drástico y difícil de justificar” los resultados tras la interrupción y denunció “irregularidades” y “manipulaciones” que hacían imposible saber el margen real entre Morales y Mesa.

Pero el MIT indicó que la OEA “no cita ninguna investigación previa que demuestre que son válidas sus asunciones”.

“El fraude electoral -concluyeron- es por supuesto un problema grave, pero confiar en criterios no verificados como prueba de fraude es una seria amenaza para cualquier democracia”.

Morales vive como refugiado político en la Argentina. Pretendía presentarse al Senado en los nuevos comicios programados para mayo, pero su candidatura fue inhabilitada por los nuevos miembros del Tribunal Supremo Electoral nombrados por Áñez.