«No veo ningún flaco aquí”, Bolsonaro minimizó el hambre en su país

El presidente ultraderechista de Brasil minimizó la pobreza que hay en su país e hizo polémicas declaraciones. “No se ve a gente pobre con el físico esquelético como en otros países», dijo el mandatario, que catalogó como una “gran mentira” decir que hay hambre en Brasil. «No estoy viendo ningún flaco aquí”, agregó. Más tarde, por el repudio recibido, tuvo que salir a retractarse.

«Plantas en el asfalto, un grano de maíz y crece. Es un país rico para cualquier tipo de plantación. Decir que se pase hambre en Brasil es una gran mentira, que se come mal, es cierto. No se ve a gente pobre con el físico esquelético como en otros países», afirmó Bolsonaro ante corresponsales extranjeros.

Si bien los niveles de pobreza se mantienen estables en Brasil, según la ONU el 2,5% de la población pasa hambre y al menos 5,2 millones de brasileños está un día entero sin comer nada por lo menos una vez al año.

Al ser cuestionado por sus dichos, Bolsonaro se molestó. «No estoy viendo ningún flaco aquí. ¿Tenemos problemas alimentarios en Brasil?, tenemos. No es culpa mía, viene de atrás», replicó.

El repudio generalizado por sus declaraciones hizo que el mandatario tenga que retractarse, aunque lo hizo a medias. «Es un país en el que no sabemos por qué una pequeña parte pasa hambre y otros todavía se enferman», dijo.

Para suavizar sus expresiones dijo que el hambre es «inaceptable» si se considera que Brasil es un país rico, «con tierras fértiles, agua en abundancia y hasta con un desierto nordestino que tiene una precipitación pluviométrica mayor de la que tiene Israel».