«No tenemos nada que ocultar», Evo Morales celebró la auditoría electoral de la OEA y pidió calma

En el marco del comienzo de la revisión de la OEA al escrutinio de las elecciones del 20 de octubre, el mandatario instó este jueves a sus seguidores y a la oposición al cese de la violencia mientras se desarrolle la investigación. La auditoría fue acordada entre el gobierno y el organismo para que analice las denuncias de fraude de la oposición, que rechaza la actuación de la OEA porque sigue exigiendo la anulación de la votación en que Evo Morales se impuso por más del 10 por ciento de los votos.

Evo Morales subrayó en una conferencia de prensa que para «empezar a pacificar Bolivia» es necesario que sus militantes levanten los bloqueos y que al mismo tiempo los opositores cesen los paros de protesta. “Queremos que se revise si hubo fraude o no”, subrayó ante la llegada de la OEA el presidente, quien agregó: “no tenemos nada que ocultar”.

Las sospechas en torno al escrutinio fueron enarboladas por la oposición al día siguiente de la votación, cuando el cómputo provisional auguraba la victoria de Morales en primera ronda mientras que la noche anterior preveía un balotaje con el opositor Carlos Mesa. Morales, por su parte, denunció un «golpe de estado».

Desde entonces, se desencadenaron violentos enfrentamientos entre partidarios y detractores de Morales, además de choques con la Policía.

Las claves de la auditoría de la OEA

La revisión del escrutinio, por un equipo de 30 técnicos, fue consensuada entre el gobierno boliviano y el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

La misión de la OEA revisará cuatro aspectos de los comicios:

*Verificación de cómputos (actas y papeletas)
*Verificación del proceso informático
*El componente estadístico y las proyecciones
*La cadena de custodia de la votación

«El día de hoy (jueves) inicia esta auditoría, se tiene previsto desarrollar en un tiempo aproximado de dos semanas«, anunció el canciller boliviano, Diego Pary, acompañado del jefe de la misión de la OEA, Arturo Espinoza, quien expresó que el grupo hará «un trabajo eminentemente técnico y profesional».

Una interrogante es qué hará la oposición cuando la misión de la OEA entregue su informe, que será vinculante.

«No aceptamos la auditoría en los actuales términos pactados unilateralmente» entre la OEA y el gobierno de Morales, dijo el opositor Mesa.

El recuento de votos que hizo el Tribunal Supremo Electoral (TSE) quedó en el ojo de la tormenta al haber utilizado dos sistemas tecnológicos que causaron sospechas por haber mostrado contradicciones, según críticos y opositores.

La OEA había advertido que varios de los principios de “transparencia” en el conteo de votos en Bolivia “han sido vulnerados por distintas causas”, al reclamar que se realizara el balotaje. En ese momento, Morales invitó a la OEA a que escrutinie el resultado electoral.

“La mentira no es parte de la cultura del movimiento indígena”, Evo Morales

En una conferencia de prensa, el mandatario celebró la llegada de la misión de la OEA y además invitó a México, Paraguay y España a participar, «y ojalá pueda sumarse Naciones Unidas», agregó.

«La mentira no es parte de la cultura del movimiento indígena y originario, pensar que Evo montaría un fraude es algo que no entiendo, solo queremos que se respeten las normas«, recalcó.

Asimismo, reclamó al Ministerio Público que investigue «caiga quien caiga» los episodios de violencia, que se prolongan desde el día después de las elecciones.

«No nos enfrentemos entre bolivianos», pidió, tras varias jornadas de violencia en el país, donde anoche fallecieron dos personas en enfrentamientos entre oficialistas y opositores.

El presidente afirmó que los opositores y movimientos cívicos que no aceptan su victoria ya anticiparon «mucho más antes de las elecciones» que iban a desconocer el resultado, por lo que consideró que todo está «planificado» para insistir en un «fraude, fraude, fraude». «No tengo ningún miedo porque nunca montamos fraude», insistió.