“No podemos seguir siendo la región más pobre, la que tiene más hambre”, Lula se comprometió a trabajar por la creación del Banco del Sur

En el caso de que ser elegido presidente por tercera vez, Luiz Inácio Lula da Silva impulsará el funcionamiento del Banco del Sur, cuyo convenio constitutivo se celebró en 2009, pero que no llegó a operar con el objetivo para el cual se lo había creado: un banco de desarrollo de Sudamérica que actuara como alternativa de financiamiento a los organismos de crédito tradicionales.

En su paso por Argentina, Lula reconoció que la demora en poner en práctica ese proyecto, al igual que el Consejo Sudamericano de Defensa y la integración regional en materia universitaria, son algunas de las deudas que dejó la primera ola de gobiernos progresistas, que lo tuvo como uno de sus protagonistas (gobernó Brasil entre 2003-2010).

«Sé los errores que cometimos. Conozco las ingenuidades que teníamos cuando intentamos la alianza. Había gran desconfianza y eso había que romperlo. No necesitamos depender de los EEUU, de la Unión Europea o de China», planteó al mencionar los déficits de la región en la primera década del siglo XXI.

El expresidente brasileño reconoció que ahora le toca a América Latina crear nuevas instituciones como lo que sería el Banco del Sur o el Consejo de Defensa, que no dependan de un gobierno puntal. “Pensamos fortalecer mucho las relaciones multilaterales que nos ubiquen en una posición de independencia respecto al mundo. Por ejemplo, el Banco del Sur. Podríamos haberlo creado y, lamentablemente, no lo hicimos. Como podríamos haber creado más asociaciones tecnológicas y científicas entre nuestras universidades”, sostuvo Lula da Silva que viajó a Argentina para participar del acto por el Día de la Democracia. 

“Aquí en América latina discutimos mucho, hacemos demasiados discursos, pero tardamos en poner en práctica las cosas”, admitió el exmandatario, quien reconoció sus ganas de competir en las próximas elecciones de su país para poder encarar muchos proyectos que quedaron incompletos de su gestión anterior. “No podemos seguir siendo la región más pobre del mundo. No podemos seguir siendo la que tiene más analfabetos, la que tiene más hambre. Eso no es posible. Depende de nosotros. Y yo pretendo, junto con otros compañeros, cumplir con nuestra parte”, finalizó.