“No estamos aún en situación de concluir”, Macron congeló el acuerdo Mercosur-UE

En la antesala del G20, el presidente francés Emmanuel Macron descartó la concreción del demorado acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur. La definición de Macron fue clave de cara a la cumbre que comenzará mañana, en la que el presidente argentino Mauricio Macri y su par brasileño Michel Temer esperaban lograr avances con el pacto que impulsan desde el comienzo de sus gobiernos.

“En muchos temas se lograron progresos estos últimos meses, pero no estamos aún en situación de concluir. Hemos de tener en cuenta también la sensibilidad creciente y legítima de nuestras sociedades ante las preocupaciones sanitarias y por el medio ambiente”, enfatizó el presidente francés, para el pesar de algunos mandatarios internacionales. Entre ellos, Macri, quien hoy lo recibió en la Casa Rosada y le dejó en claro cuál es su posición sobre el tema. “El acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur tiene que salir”, le apuntó ante la prensa tras la reunión bilateral que mantuvieron esta mañana.

Con sus dichos, Macron vuelve a congelar la iniciativa que los presidentes latinoamericanos depositaron en Macri, para aprovechar su condición temporaria de presidente del G-20 y anfitrión de la cumbre que se desarrollará en Buenos Aires.

Francia puso reparos desde un primer momento al acuerdo entre los bloques, en particular por temas agropecuarios, pero Macron adelantó que la elección del ultraderechista Jair Bolsonaro a la Presidencia de Brasil podría impactar aún más en la búsqueda de un pacto Mercosur-UE. El presidente consideró que “la nueva situación política en Brasil suscita preocupaciones fuertes” y advirtió que “es probable que tenga repercusiones sobre las discusiones comerciales”.

Macron hizo estas declaraciones al diario local La Nación, antes del encuentro bilateral que mantuvo con Macri. Pero luego allí sentó también una clara postura en contra del acuerdo y le puso un freno a Macri. “Yo no soy favorable a que se firmen acuerdos comerciales amplios con potencias que no respetan el acuerdo de París (en la que pareciera una referencia indirecta a Brasil). Sí creo que podemos avanzar hacia una mayor integración de nuestras economías (entre Argentina y Francia) y acompañar nuestros intereses mutuos”, aclaró el mandatario.

En lo que respecta a la reunión, en conferencia de prensa los presidentes no anunciaron tampoco la firma de algún acuerdo bilateral. Sin embargo, hubo algunos gestos de cercanía entre ambos, sobre todo en lo referido a las reformas conservadoras que ambos impulsan en sus países. Macri elogió la reforma laboral que impulsó Macron, que busca una mayor flexibilidad laboral, y que generó masivas manifestaciones de repudio.

“Claramente, nosotros viajamos por Europa estos tres años, fuimos acompañados por líderes sindicales, vimos las reformas laborales de España, Italia y Holanda… Queda claro que necesitamos tener legislaciones laborales que se adapten a esta legislación, que liberen las ataduras que en la rigidez nos llevan a perder el empleo. Hay que hacer estructuras más modernas”, evaluó Macri sobre la posibilidad de importar la reforma francesa.