El drama después de la frontera

Latinoamérica y El Mundo

Hay un éxodo sin precedentes de niños de México y Centroamérica a través de la frontera de Estados Unidos, país en el que son sometidos a maltratos y cárcel, según una denuncia de ONGs. Mientras siga la inestabilidad social en los países de origen, habrá flujo migratorio descontrolado y Washington no parece, por ahora, interesado en flexibilizar la política sobre el ingreso de extranjeros.

Latinocalifornia.com

David Brooks – La Jornada (México)

Agrupaciones de defensa de migrantes y de libertades civiles denunciaron abusos de autoridades contra menores de edad detenidos en el éxodo sin precedente de niños de México y Centroamérica que están cruzando la frontera suroeste, mientras, por otro lado, se documentó cómo empresas carcelarias lucran con la criminalización de la inmigración en los últimos años.

Una coalición de organizaciones de defensa de inmigrantes y derechos civiles, incluidos el Centro Nacional de Justicia del Inmigrante, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), y Proyecto Esperanza, presentó una queja formal ante el Departamento de Seguridad Interna para denunciar que 116 menores de edad fueron sometidos a abuso sistemático y hostigamiento por agentes de la Patrulla Fronteriza. Sufrieron asalto sexual, golpizas, amenazas de muerte, insultos, encadenamiento, negación de atención médica, falta de comida y agua en instalaciones no sanitarias, sobrepobladas y con frío extremo.

Según la queja, los abusos sucedieron en Texas y Arizona con menores de entre 5 y 17 años, la mayoría procedentes de México y Centroamérica. La queja.

La denucia fue presentada mientras Estados Unidos enfrenta una ola de menores de edad que migran solos desde México, Guatemala, Honduras y El Salvador, cuyo total para el año fiscal en curso (1º de octubre de 2013 al 30 septiembre 2014) podría alcanzar 60 mil y hasta 90 mil, según proyecciones oficiales. En lo que va del año fiscal, los menores capturados por las autoridades fronterizas suman más de 47 mil, incremento del 92 por ciento sobre el total del año fiscal 2013.

El servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos subrayó que no se tolera el maltrato y que ante el número abrumador de niños no acompañados que cruzan la frontera en el sur de Texas, agentes de la Patrulla Fronteriza han tomado medidas extraordinarias para los niños mientras están detenidos y mantener la seguridad en instalaciones sobrepobladas, reportó la agencia Reuters.

Sin embargo, James Silkenat, el presidente de la principal asociación nacional de abogados de Estados Unidos, el American Bar Association, expresó hoy la preocupación de que los menores son detenidos en condiciones no sanitarias y apretadas y que muchos reciben poca o nula representación legal. Afirmó que es vital que estos niños sean protegidos y que entiendan sus derechos lo más pronto posible.

“116 menores de edad fueron sometidos a abuso sistemático y hostigamiento por agentes de la Patrulla Fronteriza. Sufrieron asalto sexual, golpizas, amenazas de muerte, insultos, encadenamiento, negación de atención médica, falta de comida y agua en instalaciones no sanitarias, sobrepobladas y con frío extremo”

Por otro lado, esta semana el ACLU emitió un informe con base en una amplia investigación de varios años en la cual concluyó que el gobierno federal somete a decenas de miles de inmigrantes no violentos a condiciones abusivas y maltrato, mientras enriquece a la industria carcelaria con fines de lucro a un costo tremendo para los contribuyentes.

La amplia investigación de la ACLU en cinco prisiones de uso exclusivo para inmigrantes, conocidas como Criminal Alien Requirement (CAR), en Texas, reveló cómo estas empresas privadas que administran las instalaciones bajo contrato de la Oficina de Prisiones del gobierno federal aumentan sus ganancias al sobrepoblarse, reducir costos al no ofrecer servicios básicos de atención médica, y mantener condiciones insalubres.

Las prisiones CAR ubicadas en Texas, y ocho más en otras partes del país, son operadas por tres empresas privadas (Corrections Corporation of America, GEO Group y Management and Traioning Corporation). Esas tres también administran otras prisiones privadas en el país, y tuvieron un ingreso combinado de 4 mil millones de dólares en 2012 por este negocio.

En las prisiones CAR que investigamos, los prisioneros viven día a día sin saber si sus necesidades humanas básicas serán atendidas, si recibirían atención médica si estuvieran heridos o enfermos. La Oficina de Prisiones crea incentivos perversos para que las empresas privadas de prisiones pongan en peligro la salud y la vida humana, denunció Carl Takei, abogado del Proyecto Nacional de Prisiones del ACLU. No sólo eso, sino que el contrato entre la Oficina de Prisiones y estas empresas privadas no sólo requiere que se mantengan con una tasa de ocupación mínima de 90 por ciento, sino de hecho recompensa a las empresas si están sobrepobladas, indicó Adriana Piñón, abogada del ACLU de Texas. El informe.

La creciente criminalización de la inmigración ha contribuido a la crisis de encarcelamiento masivo en este país, el cual tiene la población encarcelada más numerosa del mundo.

El Instituto de Política Migratoria reportó recientemente que la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos ahora es responsable de promover más casos penales a escala federal que la FBI, y que a nivel nacional más de la mitad de todos los procesos criminales federales iniciados en el año fiscal 2013 fueron por cruzar ilegalmente la frontera. Anteriormente eso se había tratado como una violación civil que resultaba en la deportación y no en un acto criminal que puede culminar en una condena de encarcelamiento en una prisión federal. Con ello, se está transformando la demografía de la población encarcelada aquí: a partir de 2009 por primera vez más gente ingresó a las prisiones federales por violaciones migratorias que por actos criminales de violencia, armas y daños a propiedad combinados.

Crisis moral

Mientras tanto, una carta firmada por más de mil líderes religiosos fue entregada hoy al secretario de Seguridad Interna, Jeh Johnson, en la que se hace un llamado a poner fin de inmediato a la separación de familias por las deportaciones y por la ampliación de la acción diferida de deportación para inmigrantes indocumentados que podrían beneficiarse de cambios pendientes en las políticas de inmigración. Instaron al presidente Barack Obama a tomar acción lo más pronto posible para frenar lo que calificaron de crisis moral por sus políticas de deportación y detención de inmigrantes.

Yo estoy aquí hoy porque soy una judía. Ser judía es asumir una tarea sagrada: recordar que en algún momento fuimos extranjeros en una tierra extranjera y tratar de manera igual a ciudadanos y extranjeros. Ser judío es recordar nuestro pasado migrante y mantenernos en solidaridad con los inmigrantes de hoy día, afirmó la rabina Esther Lederman en una conferencia de prensa después de la entrega de la carta. El reverendo Earl Trent afirmó que “los afroestadunidenses no vinieron aquí, fuimos traídos aquí, por un sistema que deshumaniza y explota para lucrar. Hoy vemos a nuestros hermanos y hermanas –trabajadores indocumentados– mantenidos en las sombras y explotados por su mano de obra barata”, y llamó por el fin de políticas que permiten esto.

Silvia Arana – Rebelión

“Carne de yugo, ha nacido

más humillado que bello,

con el cuello perseguido

por el yugo para el cuello…”

Miguel Hernández (Niño yuntero)

El desplazamiento masivo de personas de México
y Centroamérica que huyendo de la pobreza y la violencia arriban sin documentos a EE.UU. ha derivado en una situación aún más dramática: miles de niños solos son detenidos en la frontera sur de EE.UU. Según cifras oficiales, en los últimos ocho meses 47.017 menores fueron detenidos en dicha frontera, un alza de 92 por ciento respecto del año 2013. Provienen de Honduras (13.818), México (11.577), Guatemala (11.479) y El Salvador (9.850).

El mes pasado, ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) presentó un estudio sobre el tema (1). Sostiene que a partir de octubre de 2011 el gobierno de EE.UU. registró un drástico incremento en la cantidad de niños “no acompañados” que llegaron procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras. La cantidad de menores de esos tres países detenidos en la frontera saltó de 4.059 en 2011 a 10.443 en 2012, y luego a más de doble: 21.537 en 2013. Simultáneamente, una gran cantidad de niños mexicanos ha llegado a EE.UU., superior a la de cualquier otro país. En 2011, fueron detenidos 13.000 niños; en 2012, 15.709; en 2013, 18.754.

ACNUR evalúa que a pesar de las diferencias de contexto entre México y el Triángulo Norte de América Central, existe un común denominador: ambos producen un alto número de niños solos, que llegan a la frontera sur de EE.UU. en busca de protección. La investigación se propuso establecer una conexión entre las razones dadas por los niños, los datos proporcionados por estudios recientes sobre la creciente violencia e inseguridad en la región, y las necesidades de protección internacional. Entrevistaron a 404 niños solos -aproximadamente 100 de cada país- para responder a dos preguntas básicas: ¿Por qué estos niños dejan su país de origen? ¿Necesitan protección internacional?

ACNUR llegó a la conclusión de que la mayoría de los niños entrevistados proveyó información que muestra claramente que estos chicos necesitan protección internacional. Los datos revelan que, al menos, un 58% de los niños entrevistados se vieron forzados a desplazarse porque sufrieron o estaban en riesgo de sufrir daños, lo que indica la necesidad de protección internacional.

“Teniendo en cuenta los poderosos intereses detrás del “complejo industrial-militar fronterizo” es altamente improbable que Estados Unidos revierta su política migratoria. Solo queda esperar que haya una reacción importante en la sociedad civil estadounidense, que otros sectores se unan y fortalezcan a los grupos de resistencia a las deportaciones masivas”

La conclusión del reporte señala que las respuestas de los 404 niños entrevistados de El Salvador, Guatemala, Honduras y México demuestran que muchos de los niños desplazados sufrieron graves peligros en sus países de origen. El estudio recomienda a los gobiernos de EE.UU., México, Guatemala, Honduras y El Salvador:

1) Reconocer las nuevas formas de desplazamiento causadas por la violencia en la región centroamericana y las cuestiones de protección internacional.

2) Establecer, fortalecer y coordinar los marcos regionales y nacionales para brindar protección internacional a los niños que la necesiten, comenzado por la instancia en la que un niño es confrontado o detenido por las autoridades.

Finalmente el estudio recomienda tratar “la raíz del problema, es decir la situación de violencia y conflicto en los países de origen”.

Esta recomendación final es utópica en una región diezmada por la desigualdad social y la violencia delictiva. El modelo neoliberal, que se sigue aplicando a ultranza en México y otros países de la región, ha tenido efectos devastadores a nivel económico y social; incremento de la brecha entre ricos y pobres, crecimiento de la pobreza, aumento de la inestabilidad social y un flujo migratorio descontrolado hacia EE.UU.

Todd Miller, periodista experto en este tema, afirma en su libro Border Patrol Nation: “La ‘nación de la patrulla fronteriza’ surge después del 11 de septiembre (2001), pero llega a su madurez en la era post imperial de Barack Obama. A medida que EE.UU. se retira de las guerras en Medio Oriente trae el campo de batalla a la frontera… Los radares de Northrop Grumman montados en aeronaves ha facilitado la detención de 1.874 inmigrantes. El zumbido de los drones en el desierto de Sonora se parece cada vez más al de los drones en el desierto de Dashti Margo”. En una entrevista con truthout.org, Miller señala que el presupuesto de la agencia de seguridad de inmigración sobrepasa el de cualquier otra institución de vigilancia. El presupuesto de Vigilancia de Inmigración y Fronteras -18 mil millones de dólares en 2012- fue más alto que el todas las demás agencias de vigilancia combinadas, incluyendo la DEA y el FBI. Las grandes empresas del aparato militar como Boeing, Raytheon y Lockheed Martin están enfocándose en el mercado de la patrulla de fronteras, cuyo presupuesto estimado para 2018 será de 544 mil millones de dólares. [2]

Teniendo en cuenta los poderosos intereses detrás del “complejo industrial-militar fronterizo” es altamente improbable que Estados Unidos revierta su política migratoria. Solo queda esperar que haya una reacción importante en la sociedad civil estadounidense, que otros sectores se unan y fortalezcan a los grupos de resistencia a las deportaciones masivas, como NDLON y Puente.

Por otra parte, es imperativo que los gobiernos de México, Guatemala, El Salvador, Honduras y del resto de América Latina den un paso adelante y brinden a los menores desplazados esa protección internacional tan claramente fundamentada en el reporte de ACNUR.

[1] Children on the Run, ACNUR: http://www.unhcrwashington.org/sites/default/files/UAC_Children%20On%20the%20Run_Executive%20Summary_May2014.pdf -Traducción al español: Silvia Arana.

[2] Entrevista a Todd Miller de Mark Karlin, Truthout: http://www.truth-out.org/progressivepicks/item/24167-border-patrol-nation-us-creates-war-zones-at-boundaries-with-mexico-canada 

 

 

Leer artículo completo de La Jornada aquí

Leer artículo completo de aquí