Nicaragua pidió la renuncia de Almagro en la OEA

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, generó una ola de críticas luego de que deslizara la posibilidad de intervenir Venezuela y Nicaragua. El gobierno de Daniel Ortega pidió hoy expresamente su renuncia y el de Nicolás Maduro ya presentó una denuncia en la ONU, en medio del rechazo generalizado del resto de la región.

“En cuanto a intervención militar para derrocar al régimen de Nicolás Maduro creo que no debemos descartar ninguna opción”, había dicho Almagro días atrás. La respuesta no tardó en llegar. Tanto Venezuela como Nicaragua, además de otros países de América Latina y El Caribe, cuestionaron los dichos del controversial secretario de la OEA.

Con un comunicado, Managua condenó la posición de Almagro sobre Nicaragua y Venezuela y lo acusó de “extralimitarse e incumplir con sus funciones como representante” de la OEA. “Las declaraciones de Almagro en su condición de Secretario General de la OEA constituyen una grave amenaza a la paz y seguridad internacionales y una gravísima violación de los principios más fundamentales del derecho internacional”, dijo el gobierno de Ortega.

“El Gobierno de Nicaragua, ante tan gravísimas declaraciones (…) recalca que la Carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Carta de la OEA, prohíben y proscriben expresamente los actos que atenten contra la integridad territorial, la soberanía y la independencia política de los Estados”, agregó la Presidencia en el comunicado.

Venezuela, por su parte, presentará una denuncia ante Naciones Unidas “por promover la intervención militar”. “ Venezuela denunciará ante la ONU y otras instancias internacionales a Almagro (…) por promover la intervención militar en nuestra patria y atentar contra la paz de América Latina y el Caribe”, escribió en Twitter este sábado la vicepresidenta, Delcy Rodríguez.

Incluso los países del Grupo Lima censuraron inmediatamente sus palabras, mostrando su “preocupación y rechazo ante cualquier curso de acción o declaración que implique una intervención militar en Venezuela”.

El Grupo de Lima fue creado el año pasado para presionar a Maduro tras el fracaso de la OEA, dividida entre críticos y aliados de Caracas y donde las naciones caribeñas que reciben petrólero barato de Venezuela bloquearon la aprobación de resoluciones críticas con el gobierno chavista. Lo integran Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú y Santa Lucía.