Nae Pasaran

Chile

Es un corto documental en el que ex trabajadores escoceses de Rolls Royce que se negaron a reparar los aviones de combate chilenos de la dictadura de Augusto Pinochet se reúnen 40 años después de esos hechos y comparan sus recuerdos personales. Su director cuenta cómo surgió la idea de filmarlo y  narra una parte de la historia, sin revelar todo.

Europalatinpress

El director de cine Felipe Bustos Sierra, hijo de un periodista chileno exiliado tras el golpe de Pinochet, nació en Bruselas. Desde muy temprana edad, comprendió que las historias tienen tantas versiones como narradores. Por otra parte, los recuerdos del pasado parecen más vivos y persistentes cuando se ven en una película.

En 2009 Felipe fundó Debasers Filums en Edimburgo, Escocia, con amigos que compartían sus opiniones. Realizó tres cortos de ficción con los que obtuvo distintos premios: “Tixeon”, un corto feminista de ciencia ficción; “Three-Legged Horses” (Caballos de tres patas), el primer proyecto de Kickstarter con éxito de Escocia, que se ha proyectado en los cinco continentes en más de 30 festivales de cine; y “Five Six Seven Eight!” (Cinco, seis, siete, ocho), una película de baile, rock y surf, también totalmente financiada mediante crowdfunding.

Nae Pasaran es su cuarto corto y su primer documental. En este último, Bustos vuelve a la ciudad escocesa de East Kilbride 40 después del Golpe de Estado del General Pinochet contra el presidente Salvador Allende.

¿Por qué? En 1974 los trabajadores de Rolls Royce se negaron a reparar motores de aviones de combate Hawker Hunter en un acto de repulsa contra el violento golpe militar. Pasan cuatro años y los motores, que se están oxidando en el exterior de la fábrica, desaparecen misteriosamente una noche.

En 2013 Bustos vuelve a juntar a Bob Fulton, Robert Somerville y John Keenan, que trabajaron con esos motores de aviones de combate y hoy tiene alrededor de 90 años. Los obreros se reúnen por primera vez desde que se jubilaron para comparar sus recuerdos personales, transformados por el paso del tiempo, con los fríos documentos conservados en los archivos.

Cuarenta años después, miran al pasado, sacando cuentas de lo que se ganó y lo que se perdió.

Nae Pasarán se ha ganado los aplausos de Tribeca fest films, Documenta Madrid, Edinburgh International Film Festival 2013, Inverness Film Festival 2013, Amnesty International screening in London 2013, Latin America conference ‘Adelante’, Birmingham Chile 40 Years On/ Latin America today, London Short Film Festival 2014

EurolatinpressCultura.com conversó vía email con Bustos, quien viajó al Fidocs (Santiago Chile) y esto nos contó…

-¿Cómo nació la idea del filmar esta historia?

Escuché la historia primero a través del boca a boca. Yo nací en el exilio en Bélgica y fue una de las historias que la solidaridad internacional nos contaba para mantener la moral alta. No pensé en  esta historia durante años hasta que me mudé a Escocia y vi East Kilbride en el mapa. La verdad es que me pareció curiosa la historia. Quería saber cuánto de lo que había escuchado era verdad, y cómo había terminado la historia.

-¿Por que contar esta historia sobre los motores de los Hawker Hunter? ¿Cual era el objetivo último de tu cortometraje? 

La historia del golpe de Estado en Chile me ha acompañado durante tanto tiempo como puedo recordar. A medida que fui haciéndome mayor se hizo importante encontrar información de primera mano y no esa que viene filtrada a través de la interpretación de los demás. Me tomó mucho tiempo encontrar los antiguos trabajadores de Rolls-Royce, y cuando lo hice, me sorprendió encontrar lo poco que sabían de lo que había sucedido desde entonces. Estos eran chicos muy humildes que habían actuado solos en principio. Para mí, una vez que llegué a conocerlos, me di cuenta de que tenían la esperanza intacta de nuevo para saber más sobre el tema y el corto se convirtió en un punto de no retorno. Los trabajadores de Royce habían hecho este acto de solidaridad con la esperanza de ayudar a gente como ellos en el otro lado del mundo y lo que lograron se había mantenido en la oscuridad durante casi cuarenta años.

¿Cómo no podía involucrarme en esta historia? Mi intención desde el primer momento era descubrir más sobre el caso a través de ellos. La verdad es que nunca pensé que la historia tendría una respuesta tan positiva especialmente porque mi idea en principio era sólo poder mostrar la película en Chile algún día.

-¿cómo se organizaron los empleados de Rolls Royce para boicotear el mantenimiento de los motores?

No quiero revelar demasiado. Lo mejor es escuchar lo que cuentan los protagonistas en la película. La historia es muy simple, y por eso creo que es tan eficaz. Bob Fulton, el hombre que primero se dio cuenta que tenía un motor de Fuerza Aérea de Chile en su mesa de trabajo, simplemente dijo: “Yo no quiero trabajar en esto”. Había visto las imágenes de los Hawker Hunter en la televisión y había oído en su iglesia acerca de la tortura que se realizaba en el Estadio Nacional. Él esperaba ser despedido por esto, pero toda la plantilla a Rolls-Royce lo respaldó y al final del día, ellos habían encontrado todos los motores en fábrica y los mantuvieron allí durante cuatro años.

– La caída del gobierno de Allende fue una imagen muy fuerte en todo el mundo. ¿Desde tu experiencia como has vivido tu exilio ?

Bélgica fue un lugar muy bueno para los exiliados pero había experiencias contradictorias. Yo era alto y blanco aunque mi nombre era claramente latinoamericano, y había siempre una pizca de racismo informal en la escuela. Este hecho no tuvo ningún sentido para mí ya que estaba experimentando la misma cultura como todos los demás a mi alrededor, pero para muchos sí había diferencias. Asimismo, cuando crecía oía historias en mi casa de Chile sobre la tortura, los amigos que habían desaparecido, el no poder visitar a la familia en mi país,  a diferencia de mis compañeros.  Sin duda me daba una perspectiva diferente.  Al mismo tiempo, estoy muy consciente de que estar en Europa me dio privilegios y creo que recibí más información sobre lo que estaba ocurriendo en Chile que la que recibieron los niños chilenos de mi edad.

-¿Cómo ves a Chile como sociedad y políticamente después de tantos años? ¿has visitado el país en alguna oportunidad?

He visitado un par de veces el país y la verdad es que tuve más de un impacto en la edad adulta. Yo ya me había hecho una imagen de Chile en la cabeza con los recuerdos y las historias que mi familia y sus amigos me habían contado. Claramente lo que sabía estaba anclado en el pasado, era como una mezcla de realidad y una ilusión.

-¿Cómo crees que recibirán en Chile este corto? ¿Puede ser reconocida en Chile la acción de estos hombres que fueron los primeros en boicotear a la dictadura militar de Pinochet?

Sería maravilloso, ¿no? Espero que la gente vea  el corto con una mente abierta. Había mucha más información de la que podía poner pero finalmente no confié en la info que no pude contrastar. La idea era  mostrar los hechos a los trabajadores y ver como reaccionaban cuando se enteraron de esta nueva información. En el corto no hay retórica política. Por supuesto, todo se  politiza pero la intención inicial, la inspiración fue la compasión humana y espero que la gente vea eso, independientemente de la agenda política.

-¿Tienes más proyectos en mente? Es posible una segunda parte o que que el corto se transforme en un documental más largo? por ejemplo contar la vida de las 5 familias, que llegaron a vivir a Escocia tras el golp
e militar?

Hay tantas historias. Escocia tiene una larga historia de solidaridad internacional y espero ponerme a contar más sobre ellos. Y sí, hay mucho más que decir sobre esta historia y 15 minutos no es suficiente!  Ahora, estaremos en Chile para filmar nuevas escenas.

 

Leer artículo aquí

Ver trailer aquí