Murió Gustavo Noboa, el expresidente que dolarizó Ecuador

El expresidente de Ecuador Gustavo Noboa murió a los 83 años en Miami, Estados Unidos. Fue el presidente que dolarizó la moneda ecuatoriana, en cuyo entramado participó el exministro argentino Domingo Cavallo. Había sido sometido recientemente a una operación por un tumor cerebral. 

“Murió Gustavo Noboa Bejarano, un presidente honrado, responsable, que condujo al país con acierto en momentos muy duros, un formador de juventudes como ningún otro”, anunció Alberto Dahik, su exvicepresidente y amigo personal.

Noboa estaba internado en el hospital Jackson Memorial, en Miami, donde el martes pasado había sido operado por un tumor meningioma en su cerebro, según el diario El Comercio, de Guayaquil.

También la actual vicepresidenta, Alejandra Muñoz, expresó su pesar por la muerte de Noboa al recordar que en el pasado trabajó con el exmandatario.

“Se nos adelantó uno de los mejores”, agregó la vicepresidenta ecuatoriana en la red social, donde otros políticos también expresaron su pesar por la muerte del expresidente.

Quién era Noboa

Abogado y docente, Noboa quedó a cargo del gobierno el 22 de enero de 2000, cuando el Congreso declaró cesante a Jamil Mahuad tras un golpe de estado.

Fue el encargado de aplicar la dolarización en Ecuador -que había sido decretada por Mahuad ante la grave crisis económica que vivía el país-, que aún hoy, más de dos décadas después, se mantiene.

En marzo de 2000, con Noboa al frente del gobierno, Ecuador adoptó la dolarización como salida a una profunda crisis bancaria, que dejó pérdidas por más de 5.000 millones de dólares, y cuando el alza de precios amenazaba con convertirse en hiperinflación.

En agosto de 2000 logró renegociar un tramo de la deuda externa de Ecuador luego de una moratoria declarada por Mahuad.  Eso motivó que tras dejar el sillón presidencial, Noboa fuera acusado de malversación de fondos por  el fallecido exmandatario (1984-1988) y por entonces legislador derechista, León Febres Cordero,

La justicia ordenó su prisión y Noboa pidió, en julio de 2003, asilo a República Dominicana, adonde viajó tras refugiarse en su embajada en Quito. Después de dos años retornó al país, tras ser declarado inocente.