Murió Cristina Calderón, la última hablante del idioma Yagán

Este miércoles murió a los 93 años Cristina Calderón, un símbolo de la resistencia cultural de los pueblos originarios chilenos y la última hablante nativa del pueblo Yagán. Calderón fue una activa difusora del idioma y había creado junto a una de sus nietas, Cristina Zárraga, un diccionario y un libro de leyendas originarias. 

«Tengo una pena profunda por no estar con ella al momento de partir. Es una noticia triste para los yagán. Todo lo que haga en el trabajo en el que estoy, será en tu nombre. Y en él, estará también reflejado tu pueblo», escribió en Twitter su hija, Lidia González Calderón, vicepresidenta adjunta en la Convención Constitucional.

Sus vecinos y cercanos la llamaban «abuela Cristina». Su pueblo, los yaganes, son indígenas canoeros que poblaban los canales y costas de Tierra del Fuego y el archipiélago del Cabo de Hornos.

«Soy la última hablante yagán. Otros igual entienden pero no hablan ni saben como yo», dijo a un grupo de periodistas que la visitó en 2017 en la Villa Ukika, el lugar donde reside gran parte del casi centenar de descendientes yaganes que aún sobreviven, a un kilómetro de Puerto Williams, la localidad más austral del planeta.

De rasgos marcados, cara ancha y piel morena, tras la muerte de su hermana Úrsula, el gobierno chileno la reconoció en 2009 como un «Tesoro humano vivo», destacando su labor como depositaria y difusora de la lengua y tradiciones de su pueblo.

Hasta sus últimos años de vida se dedicó a la confección de artesanías y logró traspasar a una de sus nietas y una sobrina parte del idioma yagán, un lenguaje no escrito y melódico, en riesgo de extinción.

«Las generaciones más jóvenes también conocen la lengua yagán pero no al nivel de Cristina, entonces ahí va a haber una pérdida irreparable», advertía ya hace cinco años el antropólogo Maurice van de Maele, en Puerto Williams.

El presidente electo Gabriel Boric, oriundo de Punta Arenas, la ciudad más austral de Chile, lamentó el fallecimiento de Calderón pero recalcó que «su cariño, enseñanzas y luchas desde el sur del mundo, donde todo comienza, seguirán vivos por siempre. Un abrazo gigante a toda su familia y Villa Ukika. No están sol@s», indicó en su cuenta de Twitter.