Multaron a Bolsonaro por no usar barbijo en un acto público

El Gobierno del estado de San Pablo multó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por no usar barbijo durante una manifestación de simpatizantes en moto que encabezó en la ciudad y en un acto en el Colegio Militar, cuando afirmó que “no existe nada científicamente comprobado para combatir la Covid”, una declaración interpretada como un nuevo ataque a las vacunas.

Bolsonaro, su hijo diputado federal Eduardo y el ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes, deberán pagar, cada uno, una multa de 552,71 reales (108 dólares), como había advertido hace unos días el gobernador Joao Doria, uno de los dirigentes que más confrontaron con la gestión de la pandemia del Gobierno Nacional en este último año y medio.

En un documento, el estado paulista le comunicó a las tres autoridades las sanciones y destacó la necesidad de mantener las medidas preventivas ya conocidas y recomendadas por las autoridades sanitarias internacionales, como el uso de barbijos y la distancia social.

El uso de barbijos en San Pablo es obligatorio desde mayo de 2020, según el decreto número 64.959.

La multa impuesta a Bolsonaro, su hijo y el ministro Gomes es la reservada para “transeúntes” que en espacios públicos incumplen las disposiciones del Estado, que tiene categorizadas las faltas según el Código Sanitario con sanciones que pueden llegar hasta los 290.000 reales (56.600 dólares).

Pese a la advertencia de Doria en la semana, Bolsonaro se juntó con sus simpatizantes, todos en motos, en la zona de la Plaza Campo de Bagatele, en el norte de San Pablo, y después recorrieron la ciudad.

El camino del grupo incluyó las grandes avenidas de la ciudad, como la marginal Tietê y Pinheiros, hasta desembocar en el Parque Ibirapuera, en el sur paulista, y también la ruta Bandeirantes hasta el municipio de Jundiaí, ya el llamado Gran San Pablo.

La Secretaría de Seguridad Pública estatal informó que 6.300 policías participaron del operativo de seguridad, y que se usaron vehículos, motocicletas, drones y helicópteros.

Antes, el mandatario -que descree de la pandemia y se opone a las cuarentenas- había participado de una ceremonia de entrega de boinas para estudiantes del Colegio Militar local, donde se sacó fotos con los participantes, según la estatal Agencia Brasil.

“¿Qué tiene en este momento el mundo científicamente comprobado para combatir al virus? No hay nada científicamente comprobado. Todo lo que existe es de uso de emergencia o experimental. Tenemos la obligación de buscar salvar vidas”, les dijo a sus seguidores para defender el uso de la hidroxicloroquina, un medicamento que su Gobierno impulsó, pese a las contraindicaciones de expertos.