El apoyo de Mujica a Tabaré

Uruguay 

El actual presidente, José “Pepe” Mujica dice estar convencido de que el Frente Amplio, con Tabaré Vàsquez a la cabeza, ganará las próximas elecciones. Además, sostuvo que el partido  obtendrá también la mayoría parlamentaria. Respecto a la campaña opositora, trazó un paralelismo con lo que él vivió y aseguró que intentan golpearlo para dejar mal parado al FA. 

Pepe Mujica- Foto: banoticias.com

Redacción- La República (Uruguay) 

A diez días de las elecciones, el presidente José Mujica no dejó margen de duda, está convencido de que Tabaré Vázquez se impondrá en los comicios y será el nuevo presidente de los uruguayos.

“Tengo el íntimo convencimiento de que el Frente Amplio ganará las elecciones, y no solo eso, sino que además obtendrá la mayoría parlamentaria”, señaló con absoluta seguridad el mandatario a LA REPÚBLICA a su llegada a Montevideo después de asistir en Paysandú a la inauguración de la nueva planta de ALUR que producirá 70 millones de litros de bioetanol al año.

Mujica apeló al conocimiento que le da haber recorrido varias veces el país para recalcar que el pueblo tiene memoria y experiencia para elegir. “Estoy muy confiado, no solo de que gana Tabaré sino que también obtendrá la mayoría”, reiteró.

Volvió a plantear que su lugar después de las elecciones será en el Parlamento “ayudando al próximo Presidente”, pero no a negociar con las otras fuerzas políticas “porque para eso estará el vicepresidente de la República en su rol de presidente del Senado, sino con los distintos sectores del Frente Amplio”.

Negociación interna

El mandatario había afirmado días atrás que la principal prioridad y una de las razones más importantes por las que había resuelto aceptar un lugar en el Senado es porque entendía que  podía haber dificultades en el funcionamiento del sistema y por lo que se necesitaría “mucha capacidad de negociación y un espíritu de bajar la pelota al piso y tratar de lograr amplios consensos”.

Ahondando en ello aclaró a LA REPÚBLICA que su tarea “será hacia la interna del Frente -explicó-, que no es un problema sencillo y habrá que generar mucho diálogo e intercambio de ideas. Esta es la razón por la cual decidí asumir esta responsabilidad para ayudar en la negociación interna del FA”.

Hizo hincapié en que se trata de una fuerza política “libre pensadora” y una de las claves de su identidad es “la capacidad de mantener siempre la unidad” con un permanente intercambio de opiniones e ideas entre todos los sectores que la componen. “Allí estará mi lugar para ayudar al próximo Presidente de los uruguayos. Creo que puedo ayudar y contribuir en un clima de ese tipo”, añadió.

Con el mismo tono firme y seguro con que defendió los momentos más importantes de su gestión, el Presidente decidió salir a marcar su posisción y asegurar que confía en la memoria de la gente que sabrá evaluar desde su experiencia las épocas en que al país no le fue bien,  para darle su voto de confianza al Frente Amplio.

No se deja llevar por los comentarios de que hay sectores de la sociedad enojados con el Frente Amplio. “Estamos igual que en la elección pasada -consideró Mujica-, puede que se hayan perdido algunos votos por los grupos pequenos que aparecieron, pero también hay gente de los partidos tradicionales que se está incorporando al FA, nunca va a haber un cien por ciento de acuerdo”.

Caso Feldman

Haciendo una comparación con la campana anterior, recordó que siempre la oposición sacará temas para tratar de dejar mal parado al candidato del FA, “la gente se olvida pero a mí también me sucedió lo mismo y trataron de golpearme con el caso Feldman, las campañas son siempre muy duras”. Sin embargo, se mostró confiado en que después “las aguas volverán a su cauce”.

El caso al que alude el Presidente sucedió en plena campana del 2009 cuando un hecho policial que derivó en el hallazgo de un arsenal de armas en una vivienda de Canelones generó especulaciones políticas y desde el Partido Nacional apuntaron al Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros, hipótesis que luego quedó  desacreditada por completo y que se  atribuyó solo al incremento de la temperatura electoral.

 

Leer el artículo aquí