Invertir en el desarrollo de niñas y mujeres

Latinoamérica y El Mundo 

El acceso a la educación es uno de los rezagos principales de las niñas a nivel global. Las mujeres sin escolaridad tienen más riesgos de morir en el embarazo, parto o puerperio.  Cada año de educación de la madre reduce entre 5 y 10% la probabilidad de fallecimiento de los niños. Estos datos de ONU llevan a la recomendación fundamental de invertir en este campo.

Aecid

Anaiz Zamora Márquez – Cimac (México)

El riesgo de morir durante el embarazo, parto o puerperio es casi tres veces mayor entre las mujeres sin escolaridad, en contraste con aquellas con más de 12 años de estudios, a lo que se suma que si las madres saben leer las probabilidades de sobrevivencia de sus hijas o hijos son mayores, ante lo que se vuelve urgente garantizar el acceso a la educación a todas las mujeres.

Para motivar a los Estados miembro de Naciones Unidas a invertir en el desarrollo de las niñas y jóvenes, ONU-Mujeres centrará en esta población la siguiente etapa de la campaña “Beijing+20. Empoderando a las mujeres. Empoderando a la humanidad: ¡Imagínalo!”.

Durante el mes de agosto, la instancia se enfocará en señalar a los Estados la necesidad de incrementar la inversión en educación y empoderamiento de la población femenina a temprana edad.

A decir de ONU-Mujeres, aunque la vida de las niñas mejora de forma constante a nivel mundial “muchas de ellas aún sufren prácticas horribles como la mutilación genital femenina, la preferencia (de los padres) por un hijo varón, así como el matrimonio infantil, la explotación y los abusos sexuales”.

Al recordar que la protección de las niñas fue uno de los objetivos principales durante la Declaración y Plataforma de Acción de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing, en 1995, el organismo señaló que el objetivo de poner fin a todas las formas de discriminación contra ellas “sigue cumpliéndose sólo parcialmente”, por lo que se deben aumentar los esfuerzos “si se quiere erradicar de verdad este problema”.

Uno de los rezagos más evidentes en las niñas a nivel mundial es el acceso a la educación, según el último informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

“Uno de los rezagos más evidentes en las niñas a nivel mundial es el acceso a la educación”

En 2012, un total de 781 millones de personas adultas y 126 millones de jóvenes en el mundo carecían de las habilidades básicas de lectura y escritura; las mujeres representaban el 60 por ciento de ambos grupos.

Ante ello, ONU-Mujeres indicó que “invertir en la educación y la salud produce ganancias considerables para las niñas y los niños”, pues cada peso (o dólar) de inversión para reducir la desnutrición crónica puede producir una ganancia de hasta 30 pesos.

A lo que se suma que cualquier inversión en la educación y salud de las niñas tiene un impacto económico positivo en otros ámbitos, ya que el riesgo de muerte materna es 2.7 veces mayor entre las mujeres sin escolaridad que entre quienes tienen más de 12 años de estudios.

Además, una niña o niño cuya madre sabe leer tiene 50 por ciento más de probabilidades de vivir más allá de los cinco años, y cada año adicional de escolarización de la madre reduce entre 5 y 10 por ciento la probabilidad de muerte de una niña o niño pequeño.

Lanzada en el marco del 20 aniversario de la Conferencia Mundial sobre la Mujer, la campaña “Beijing+20: Empoderando a las mujeres. Empoderando a la humanidad: ¡Imagínalo!” llama a todas las naciones a reafirmar y concretar los compromisos asumidos en 1995, y lograr así la plena e igualitaria participación de las mujeres en todos los ámbitos de la vida y la toma de decisiones.  

 

Leer artículo aquí