Muere otro niño migrante en custodia de EE. UU.

Un niño migrante guatemalteco, de dos años y medio, murió este martes con un cuadro de neumonía, tras haber sido detenido el 3 de abril por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos cuando cruzaba ilegalmente la frontera junto con su madre cerca de El Paso, Texas. Es el cuarto niño migrante que muere desde diciembre pasado.

Durante tres días de detención el estado del niño, que presentaba problemas de salud, empeoró, y el 6 de abril la madre alertó a las autoridades migratorias, que lo hospitalizaron el mismo día. Se desconoce cuándo exactamente se enfermó el niño y si ya había ingresado al territorio estadounidense con problemas de salud.

Tekandi Paniagua, cónsul de Guatemala en Del Río (Texas), comentó que el pequeño tenía fiebre elevada y dificultades para respirar y apuntó a las condiciones de su viaje rumbo a EE.UU. como causa. La portavoz del Ministerio de Exteriores de Guatemala, Marta Larra, indicó que la enfermedad comenzó como una infección de gripe y empeoró gradualmente.

Este caso se suma a otros tres de niños pequeños que fallecieron después de cruzar la frontera. La muerte de los niños y las condiciones en que son retenidos los migrantes han sido fuertemente criticadas por organizaciones de derechos humanos y organismos internacionales, pero el Gobierno estadounidense afirma que sus medidas no violan los derechos humanos.

La niña Jakelin Caal de siete años murió el 8 de diciembre en un hospital de la ciudad de El Paso (Texas, sureste) tras sentirse mal el día anterior en un centro de detención de migrantes.

Felipe Gómez, de ocho años, falleció el 24 de diciembre luego de que médicos de un hospital le diagnosticaran gripe y le dieran de alta.

El 30 de abril un adolescente guatemalteco de 16 años murió en el centro hospitalario de Texas a donde había sido ingresado con fiebre, escalofríos y dolor de cabeza.