Moreno echó a Assange de la embajada: «impugnará y luchará», prometió su abogada

El presidente ecuatoriano Lenín Moreno le quitó el asilo político de Julian Assange después de siete años y permitió que la policía británica se llevara detenido al fundador de Wikileaks de la embajada de Ecuador en Londres. Estados Unidos ya confirmó que solicitó la extradición del activista de 47 años, acusado de haber cometido “delitos informáticos” con su publicación masiva de información comprometedora para los militares, los diplomáticos y la agencia de seguridad estadounidense.

Dejando de lado la solidaridad con el ciudadano australiano que Ecuador se había comprometido a asilar, Moreno retiró su protección “soberanamente”, según dijo. «Ecuador decidió soberanamente retirar el asilo diplomático a Julian Assange por violar reiteradamente convenciones internacionales y protocolo de convivencia», señaló en un video grabado. Luego, en un acto público, calificó a Assange como un «malcriado» además de un «hacker miserable» . «Ventajosamente nos hemos librado de una piedra en el zapato», agregó.

Imágenes de televisión mostraron por la mañana como efectivos de la policía londinense sacaban a Assange, con larga barba blanca, a rastras del edificio de la embajada ecuatoriana, situada en el elegante barrio londinense de Knightsbridge, donde había entrado el 19 de junio de 2012 para escapar a una extradición a Suecia cuyas bases acabaron siendo desestimadas.

Assange fue trasladado a una comisaría del centro de Londres, desde donde luego lo llevaron a comparecer ante un tribunal británico para escuchar los cargos que se le imputan por haber creado Wikileaks y por haber violado su libertad condicional cuando se refugió en la embajada latinoamericana.

El australiano, que vestía camisa y chaqueta oscuras, hizo un gesto a la prensa con el pulgar hacia arriba cuando entró en la sala del tribunal, llevando el libro «La historia del Estado de Seguridad Nacional» del estadounidense Gore Vidal. Poco después, su abogada Jennifer Robinson aseguró que «Assange impugnará y luchará” contra la extradición a Estados Unidos.

El gobierno australiano, en tanto, solicitó acceso consular a su ciudadano y expresó su confianza en que éste recibirá un tratamiento justo tras su detención en Reino Unido. «Los responsables consulares solicitarán visitar a Assange en su lugar de detención» afirmó la ministra australiana de Exteriores, Marise Payne.

De acuerdo el departamento de Justicia de EE.UU., Assange conspiró en 2010 con la exanalista de inteligencia Chelsea Manning, que utilizó a WikiLeaks para publicar más de 700.000 documentos secretos, una imputación que el fundador de la plataforma negó en todas sus declaraciones.

«Julian P. Assange, de 47 años, el fundador de WikiLeaks, fue arrestado hoy en Reino Unido (…) en relación con un cargo federal de conspiración para cometer una intrusión informática por haber aceptado robar una contraseña para entrar en una computadora clasificada del gobierno de EE.UU.», detalló la agencia estadunidense en un comunicado respecto al cargo que se le imputa.