Moreno ajustó a cero el presupuesto para prevenir embarazos adolescentes

El gobierno de Lenín Moreno recortó los planes de prevención de embarazos adolescentes en su proyecto de Presupuesto 2020 entregado a la Asamblea Nacional. Las organizaciones feministas salieron a la calle para rechazar la decisión y reclamar mayores partidas para evitar los embarazos no deseados. La medida tiene un impacto mayor si se tiene en cuenta que 158 adolescentes son madres cada día en Ecuador, país en el que no está legalizado el aborto.

Los colectivos feministas revelaron que el presupuesto destinado para la prevención del embarazo en niñas y adolescentes era de más de $5 millones, pero se lo redujo a cero. En tanto que el presupuesto para la implementación de la prevención de la violencia contra las mujeres pasó de más de $5 millones a $876.000.

“Invertir en la prevención de embarazos en adolescentes, en educación, en salud sexual y reproductiva es incluso 17 veces más barato que luego tratar estos embarazos no deseados”, subrayó la directora ejecutiva de la organización feminista Surkuna.

Vera resaltó que se requieren aproximadamente 472 millones de dólares para “trabajar de manera efectiva en prevención y atención de todo lo que sucede en salud sexual y reproductiva en este país”. Según ella, eso se desprende de las cifras difundidas en un informe sobre “Costos de Omisión en Salud Sexual y Reproductiva en Ecuador”, elaborado por el Ministerio de Salud en 2017.

En Ecuador, los embarazos adolescentes son uno de los principales problemas sociales, ya que dos de cada diez partos son de menores de edad y, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), cuatro de cada diez mujeres tuvieron su primer hijo en la adolescencia.

La directora recalcó que la prevención de los embarazos adolescentes es crucial en la reducción de la pobreza en Ecuador, porque “las niñas tienen que dejar el colegio, luego acceder a trabajos precarios” y, así, se reproduce “un círculo de pobreza que debería poderse romper”.

Por su parte, el director del Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos, Octavio Miranda, explicó que el embarazo adolescente acarrea un “grave problema” adicional, porque van acompañados de otras complicaciones como “amenazas de parto prematuro, sangrados, abortos y abortos clandestinos” que generan peligro de muerte.

Además, la exdirigente del Programa de Prevención del Embarazo Adolescente Susana Guijarro pidió al Estado que demuestre el “compromiso” en la garantía de derechos para los adolescentes, refiriéndose a la violencia de género y la alta tasa de embarazos no deseados en menores.