Militares sublevados: tomaron un cuartel y fueron detenidos

Un grupo de militares fue detenido tras sublevarse contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, dos días antes de manifestaciones convocadas por la oposición que no reconocen el nuevo mandato del presidente venezolano. A la agitación que provocó el fugaz alzamiento se sumó una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que declaró nula la junta directiva parlamentaria presidida por el dirigente opositor Juan Guaidó.

Bajo el liderazgo de Guaidó, el Congreso -de mayoría opositora- declaró a Maduro “usurpador” tras juramentarse el 10 de enero para un segundo mandato considerado ilegítimo por varios gobiernos, y acordó una amnistía para los militares que lo desconocieran. “Hacemos un llamado a la Fuerza Armada a restablecer el orden. Familia militar, allí están los que quieren perseguir”, arengó Guaidó ante la prensa, tras el fallo que reiteró la decisión del TSJ de declarar al Parlamento en desacato en 2016.

En la madrugada del lunes, un grupo de efectivos de la Guardia Nacional (GNB) de Macarao robaron armas de guerra de un puesto en Petare y se atrincheraron luego en el cuartel del barrio Cotiza (norte), donde fueron detenidos, según un comunicado de la Fuerza Armada (FANB).

“Aquí está la tropa profesional de la GNB en contra de este régimen al cual desconocemos completamente, necesito el apoyo de ustedes, salgan a las calles”, dijo un uniformado sublevados que se identificó como sargento de ese cuerpo, en uno de varios videos, que circularon en las redes sociales.

El hecho ocurre en vísperas de manifestaciones convocadas por la oposición y el gobierno, en lo que será el primer gran pulso en las calles tras las protestas que dejaron unos 125 muertos en 2017.

En el comunicado divulgado por el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, la Fuerza Armada se refiere a los sublevados como un “reducido grupo de asaltantes” que, dijo, incluso había “secuestrado” a cuatro militares.

“Durante la detención se logró recuperar armamento robado y en los actuales momentos se encuentran brindando información de interés a los organismos de inteligencia y al sistema de justicia militar. A estos sujetos se les aplicará todo el peso de la ley”, advirtió.

Tras enterarse del hecho a través de los videos, un grupo de vecinos de Cotiza llegó a las cercanías del cuartel para dar apoyo a los insurrectos, sonaron cacerolas y trancaron una calle con basura. Luego fueron dispersados por efectivos policiales y militares con bombas lacrimógenas.

“Estamos con ellos, si ellos se unen con nuestro país estamos con ellos, vamos a estar en las calles. ¡Libertad!”, gritó una mujer. “¡Queremos que Maduro se vaya, estamos cansados!”, se quejó un hombre.