Migrantes en alerta: Estados Unidos retomó el polémico programa «Quédate en México»

Los migrantes viven con preocupación el restablecimiento del programa «Quédate en México«, que los obliga a esperar en ciudades de la peligrosa frontera norte mexicana la respuesta a sus solicitudes de asilo en Estados Unidos. La política migratoria, que había sido implementada por Donald Trump en 2019 y criticada por el actual presidente, se retomará tras un acuerdo entre Joe Biden y Juan Manuel López Obrador.

Esta semana volvió a entrar en rigor el programa que oficialmente lleva el nombre de Protocolos de Protección a Migrantes (MPP en inglés) y que fue blanco de críticas por su discrecionalidad a la hora de separar familias y por condenar a las personas a situaciones de hacinamiento. La medida fue recibida con decepción entre la comunidad migrante y activistas.

«Creo que es un retroceso, pareciera que nos quisieran ayudar y se ve que en la realidad, en la práctica, no», resaltó José María Lara, director del albergue Movimiento Juventud 2000 de Tijuana. Para el activista, con esta política están buscando también desincentivar la migración, porque en definitiva imponen más obstáculos para la comunidad. 

La Justicia había ordenado al gobierno de Biden en agosto pasado reimplementar la política migratoria de Trump, para muchos fallida. 

Foto: EFE

En su primera aplicación, «el MPP fue una catástrofe humanitaria, cuyo propósito subyacente era disuadir a las personas de solicitar asilo atrapándolas en condiciones miserables y peligrosas», alertó en un comunicado la organización Union Americana para las Libertades Civiles (ACLU). 

En la frontera con México hay migrantes que esperaron más de un año sus audiencias y a partir de marzo de 2020, por la pandemia de covid-19, el proceso se retardó aún más.

Para los activistas, el gran desafío será dónde instalar a los migrantes. Según información de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en esta frontera, de la red que sostienen con 23 albergues, hay 2.967 camas. De este número, el 85 % ya se encuentran ocupadas.

Los antecedentes del programa

Según el centro independiente Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC), durante casi dos años unas 70.000 personas fueron enviadas de regreso a México para esperar el resultado del proceso de solicitud de asilo, a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Foto: AFP

Cuando Biden llegó a la Casa Blanca los procesos judiciales estaban congelados por la pandemia y se aplicaba sobre todo el Título 42, una restricción fronteriza que permite expulsar a migrantes para evitar la propagación del covid-19.

Qué cambia en esta nueva edición

El Departamento de Seguridad Nacional dijo que realizará algunos cambios en su protocolo de protección a migrantes (MPP) para hacer más ágil el proceso y responder a las preocupaciones del gobierno mexicano.

Uno de los principales compromisos de Estados Unidos es que los procesos de solicitud de asilo sean «concluidos en seis meses» a partir de que el solicitante es devuelto a México y agilizar la comunicación y la información brindada a los migrantes.

Por otro lado, ahora el programa afecta también a los haitianos, a diferencia de la primera versión de la administración de Trump.

En medio de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos se comprometió también a vacunar a todos los que sean anotados en el MPP.

La separación de familias

El DHS afirma que se respetará la unidad familiar, entendida como un grupo formado por al menos un menor acompañado de sus padres o tutores legales.

Foto: AFP

Durante el periodo Trump, la decisión de enviar de vuelta a las personas fue muchas veces discrecional y esto provocó separaciones familiares.

El DHS informó en septiembre pasado que se identificaron 3.913 niños separados de sus familias en la frontera entre Estados Unidos y México entre el 1 de julio de 2017 y el 20 de enero de 2021.

Países afectados

Según el Departamento de Seguridad Interior (DHS), el programa se aplica «a los nacionales de cualquier país del Hemisferio Occidental que no sea México«. Esto significa que abarca a las Américas en su conjunto y por lo tanto a Haití y otros estados del Caribe.

¿Quién queda excluido?

-Cualquiera que demuestre una probabilidad razonable de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social u opiniones políticas. O bien una posibilidad razonable de sufrir torturas en México.

– Los niños no acompañados.

– Las personas vulnerables (enfermos, discapacitados o con problemas médicos por embarazo).

– Las personas de edad avanzada.

– Aquellos bajo riesgo por su orientación sexual o identidad de género.

– Los residentes permanentes legales y las personas con permiso de reingreso (autorizadas a volver a entrar en el país si salieran de él pese no tener estatus de residente permanente).

– Personas con antecedentes penales o de interés policial para Estados Unidos o México.