La Eurocámara aclaró que no ratificaría el acuerdo UE-Mercosur por la política ambiental de Bolsonaro

El Parlamento Europeo alertó este miércoles que no ratificará el acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur “en su estado actual” por la política ambiental que lleva adelante el presidente brasileño, Jair Bolsonaro. Mientras se votaba en Europa, el humo de los incendios en el país se extendía más de 4.000 kilómetros y afectaba a Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay. En septiembre la selva amazónica se quemó un 61 % más que el año pasado, en tanto que en el pantanal se detectaron 8106 focos de incendio, un récord.

Lo que aprobó la Eurocámara es una enmienda introducida por la delegación francesa, la que más presionó en estos últimos meses para suspender las discusiones sobre el acuerdo entre ambos bloques. Recientemente, el presidente Emmanuel Macron había asegurado que Bolsonaro comete “ecocidio”, en el marco de las quemas en el Amazonas y el Pantanal brasileño. 

La enmienda indica una “profunda inquietud a la vista de la política medioambiental de Jair Bolsonaro”, que, advierten, “contradice los compromisos asumidos con el Acuerdo de París”. “En estas circunstancias, no se puede ratificar el acuerdo entre la UE y el Mercosur en su estado actual”, señala la resolución presentada por Renovar Europa y aprobada por 345 votos a favor, 295 en contra y 56 abstenciones.

( Mauro PIMENTEL / AFP)

La iniciativa se sumó al texto completo del  informe de la Eurocámara sobre la aplicación de la política comercial común, que recabó un apoyo de la mayoría del cuerpo con 431 votos a favor, 140 en contra y 124 abstenciones.

El documento subraya la importancia de la reciente modernización del acuerdo UE-México y de la conclusión de las negociaciones con el Mercosur, “que tienen el potencial de profundizar nuestra asociación estratégica con América Latina, de crear oportunidades adicionales en nuestras relaciones comerciales con estos países y de ayudar a diversificar las cadenas de suministro para la economía europea”.

“El acuerdo de asociación entre la UE y el Mercosur representa el mayor acuerdo de ‘bloque a bloque’ de este tipo y tiene el potencial de crear un mercado abierto beneficioso para ambas partes que abarque aproximadamente a 800 millones de ciudadanos”, apuntan los diputados.

No obstante, inciden en que el pacto “debe garantizar unas condiciones de competencia leal y el respeto de las normativas y los modos de producción europeos” y en que contiene un capítulo vinculante sobre desarrollo sostenible “que debe aplicarse, ponerse en práctica y evaluarse plenamente”.

Los próximos pasos

El acuerdo con el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), que se cerró en 2019 tras veinte años de negociaciones, debe ratificarse antes de que pueda entrar en vigor.

No obstante, el pacto acumuló fuertes críticas de quienes consideran que no cuenta con suficientes requisitos para proteger el Amazonas, y Holanda, Austria y Francia ya rechazaron validar el acuerdo si el Ejecutivo brasileño no cambia sus políticas medioambientales.

El Parlamento Europeo estableció que no comenzará su proceso de ratificación hasta tanto no hayan firmado todos los Estados miembros el acuerdo, actualmente en proceso de verificación jurídica y traducción a todas las lenguas oficiales de la Unión.

Según fuentes de la Comisión Europea, solo entonces podrán determinar si por parte de la UE, además de tener que aprobarlo la Eurocámara, debe pasar el examen también de los parlamentos nacionales. 

Brasil bajo fuego

Los incendios forestales registraron un fuerte aumento en septiembre en la Amazonía y el Pantanal, acentuando la presión sobre Bolsonaro, quien insiste en denunciar que existe una “campaña” internacional contra su país, ante cada llamado que recibe para modificar su política ambiental. 

En la selva amazónica, los satélites del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) detectaron en septiembre 32.017 focos de incendios, un incremento de 61% respecto a los 19.925 de septiembre de 2019, según datos oficiales divulgados este jueves.

En los primeros nueve meses del año, hubo 76.030 focos, un 14% más que en el mismo periodo del año pasado.

(Myke Sena/dpa)

La mayor parte de los incendios en la región amazónica se deben a la quema de zonas desforestadas ilegalmente en meses anteriores. Ni siquiera la prohibición de quemadas durante 120 días, anunciada en julio por el gobierno, frenó su intensidad.

Más al sur, en el Pantanal, el mayor humedal tropical del planeta, el INPE detectó el mes pasado 8.106 focos de incendio, un récord mensual desde el inicio de esas observaciones en 1998, con un incremento de 180% respecto a septiembre de 2019.

En los primeros nueve meses del año, los incendios en el Pantanal brasileño totalizan 18.259 y ya superaron el récord de cualquier año en su totalidad.

Las llamas devoraron en 2020 un 23% de la parte brasileña de este bioma, que se extiende a Paraguay y Bolivia, según datos del Laboratorio de Aplicaciones de Satélites Ambientales de la Universidad federal de Rio de Janeiro (Lasa-UFRJ).

(PAULO GUIMARAES / AFP)

El gobierno brasileño, que niega el cambio climático y apoya la apertura de zonas protegidas a actividades mineras y agropecuarias, difundió el fin de semana en redes sociales un gráfico que pretendía demostrar una disminución de los incendios forestales en 2020.

Pero las cifras se referían a los incendios de los primeros ocho meses de 2020 comparados a los de los 12 meses de años precedentes.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, el 22 de septiembre, Bolsonaro denunció una “brutal campaña de desinformación sobre la Amazonía y el Pantanal” y culpó a los indígenas de los incendios que devastan parte de la selva y la sabana.

“Brasil está en llamas. De la Amazonía al Pantanal, el patrimonio ambiental de los brasileños se está convirtiendo en cenizas”, denunció Cristiane Mazzetti, de Greenpeace Brasil.