México aprobó el uso recreativo de la marihuana

México se convirtió este miércoles virtualmente en el tercer país latinoamericano, después de Uruguay y Canadá, en legalizar el uso recreativo del cannabis. La ley representa un hito para el país, donde la violencia del narcotráfico deja anualmente miles de muertos. 

La Cámara de Diputados aprobó la regulación del uso de marihuana con fines lúdicos, científico e industrial y habilitó, en consecuencia, la portación lícita, aunque la iniciativa deberá volver al Senado para que apruebe algunas modificaciones menores.

El proyecto, que había logrado media sanción en noviembre en el Senado, permite la portación lícita de hasta 28 gramos de marihuana por persona y autoriza el cultivo casero de hasta ocho plantas, pero veta el acceso al cannabis a menores de 18 años y el consumo en áreas de trabajo y oficinas. Algunos activistas no lo consideran suficiente y denunciaron que en definitiva algunos aspectos de la ley “siguen criminalizando su uso y posesión”.

La extensa sesión incluyó la discusión de 215 reservas y propuestas de modificación, pero el texto fue aprobado finalmente en general por 316 votos a favor, 129 en contra y 23 abstenciones.

Los votos favorables fueron aportados por las bancadas del oficialista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y los partidos Verde, de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT). “La ley contribuiría a lograr la paz”, dijo durante el debate el diputado Rubén Cayetano, del gobernante partido Morena.

Entre las modificaciones introducidas por Diputados aparece la negativa a crear un instituto regulador del flamante mercado, como propuso el Senado, y dejar en cambio la responsabilidad en la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), dependiente del Ministerio de Salud.

México, con 126 millones de habitantes, podría convertirse a partir de esta decisión en el mercado de marihuana más grande del mundo, considerando además que el 12 de enero último el gobierno reglamentó su uso medicinal.

La regulación de la marihuana deriva de un fallo de la Suprema Corte de Justicia de octubre de 2019, que declaró “inconstitucional la prohibición absoluta” de su consumo lúdico o recreativo.

Tras el proceso legislativo, el gobierno debe publicar la ley y emitir una norma para su implementación en los siguientes seis meses.