Ataque contra la integración

Latinoamérica
Especial

La derecha latinoamericana busca que Venezuela no asuma la presidencia del Mercosur para paralizar el conjunto de las iniciativas que se han propuesto en la última década y media, y que expresan una política autónoma respecto a los EEUU. Es un guion orquestado y sincronizado de Brasil, Paraguay y Argentina para reconvertir al bloque hacia políticas ultraneoliberales.

Richard Canán- Aporrea (Venezuela)

Así como una película del Viejo Oeste, bien se podría titular el intento de la extrema derecha suramericana por agredir a Venezuela, bloqueando y cercenando los derechos de nuestro país en un organismo regional como el Mercado Común del Sur (Mercosur). Este organismo es de vital importancia por ser “la quinta potencia mundial, conformado por 270 millones de habitantes (70 por ciento de la población de América del Sur), un Producto Interno Bruto (PIB) de 3,3 billones de dólares y un territorio de 12,7 millones de kilómetros cuadrados”.

Los Bandoleros del Sur, integrado circunstancialmente por tres roñosos gobiernos de derecha (Brasil, Argentina y Paraguay) no han ofrecido nunca ayuda a Venezuela para enfrentar las dificultades originadas por la Guerra Económica. Sin embargo, se desviven diariamente en irresponsables y maliciosas declaraciones atacando al país, como si quisieran revivir los irracionales episodios de la Guerra Fría o la Santa Inquisición Española.

Es un guion bien orquestado y sincronizado para bloquear y boicotear la presidencia pro tempore de Venezuela en el Mercosur, la cual le corresponde por el mecanismo de rotación semestral previamente aprobado por todos los países del organismo. Está claro que esta posición meramente política, “contraría frontalmente los principales instrumentos jurídicos del Mercosur. Venezuela es un Estado Parte, con pleno gozo de sus prerrogativas y no está sometida a ningún tipo de sanciones en el ámbito del bloque” como bien ha señalado la Comisión de Asuntos Económicos del Senado brasileño.

” Es un guion bien orquestado y sincronizado para bloquear y boicotear la presidencia pro tempore de Venezuela en el Mercosur, la cual le corresponde por el mecanismo de rotación semestral previamente aprobado por todos los países del organismo. Está claro que esta posición meramente política “

Los Bandoleros del Sur actúan sin soberanía alguna, siguen las instrucciones dadas desde el Norte. Esta facción de cuatreros vive alimentada por el odio de las oligarquías criollas del continente. No son más que unos títeres moviéndose al compás de los hilos imperiales y al ritmo de las grandes corporaciones depredadoras.

Pareciera que esta gente quiere imponer sus posiciones a las bravas. Sus posturas son antidemocráticas, de irrespeto a un país miembro, un país soberano, con un gobierno y un pueblo soberano, que está en pleno combate por superar serias dificultades económicas.

En todo caso, es evidente el cambio ideológico ocurrido con los nuevos gobiernos de derecha. Los Bandoleros del Sur han hecho un giro extremo hacia al Neoliberalismo. Veamos algunos datos:

Brasil:

La posición de Brasil es una vergüenza. Es inmoral. Este es un gobierno de extrema derecha surgido de un Golpe Parlamentario. Temer es un presidente interino, espurio, con un rechazo que supera a más del 75% de la población brasileña (tremenda rechifla se ganó, en vivo y directo, desde el estadio Maracaná). En sus escasísimos dos meses de gobierno ha iniciado un viraje sin retorno hacia las recetas neoliberales. Sin vergüenza alguna y con la excusa de reducir el gasto público ha empezado a aplicar un paquete para privatizar las empresas públicas, alargar las edades de las jubilaciones, aumentar las horas laborales, eliminar los programas sociales y despedir a miles de funcionarios públicos. Agregando además que Temer está inmerso en innumerables denuncias de corrupción, un pasado oscuro que hoy lo alcanza.

Argentina:

En el caso de Argentina, su presidente de extrema derecha Mauricio Macri tiene menos de un año en el poder. Sin embargo, la aplicación de la agenda neoliberal ha sido implacable y certera. Ha aumentado todos los servicios públicos, los impuestos y ha despedido a miles de funcionarios públicos. Durante la corta gestión de este paladín neoliberal el desempleo y la pobreza se han incrementado radicalmente. La primera acción del gobierno de Macri fue transarse con los fondos buitres que por años estuvieron rapiñando sobre los recursos financieros de Argentina. En este país se prepara un paquete privatizador, que va desde la educación hasta las aerolíneas. Para rematar, Macri ha enfilado su descarga de odio y venganza, en una cruzada de persecución judicial, contra la presidenta Cristina e incluyó, en su persecución neofascista, a la propia presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Hebe Bonafini, la cual fue protegida por el enfurecido e indignado pueblo argentino. Un futuro bien sombrío se aproxima.

Paraguay:

El gobierno del Paraguay está dirigido por el Partido Colorado, de orientación conservadora y liberal, para más señas. Entre sus filas estuvo el sanguinario dictador Alfredo Stroessner, casi nada. El presidente Horacio Cartes, representa cabalmente los intereses de la más rancia oligarquía paraguaya, dirigida por empresarios, terratenientes y grandes ganaderos. En el currículo de Cartes (más bien parece un largo prontuario policial) destacan variados casos de estafa bancaria, lavado de dinero, paramilitarismo y corrupción. Resalta también su predilección por la apropiación de tierras, tema de elevada conflictividad y que fue la excusa de la extrema derecha paraguaya para ejecutar el golpe de Estado contra del Presidente Fernando Lugo en el año 2012.

Hemos visto la dudosa estirpe “democrática” de esta derecha fascista, la cual quiere, mediante la coacción y el chantaje, presionarnos para obligarnos a seguir el ejemplo “colorado”, entrar por el carril de “la vía más conveniente para la solución de sus problemas internos”, eso sí, irrespetando nuestra soberanía, nuestras instituciones y desconociendo las acciones criminales ejecutadas por la derecha fascista venezolana.

Ya tenemos idea de quienes son los inmorales personajes que acosan y hostigan a nuestro país. Temer, Macri y Cartes persistirán, por órdenes directas de Kerry, en su plan siniestro para seguir desconociendo la presidencia pro tempore de Venezuela.

Nosotros nos mantenemos con la moral en alto. Enfrentando día a día las adversidades generadas por la oligarquía criolla. Vamos a seguir defendiendo nuestra soberanía y todos nuestros derechos en el Mercosur.

Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH)

América Latina vive un momento crítico en relación a sus instancias de integración: por primera vez en décadas se intenta impedir el traspaso de uno de sus organismos regionales a quien debe conducirlo de forma legítima. ¿La razón? Una campaña de desprestigio y acoso hacia la Venezuela Bolivariana, encabezada por José Serra, canciller de facto de Brasil y Eladio Loizaga, canciller paraguayo que estuviera involucrado en el Plan Cóndor, y acompañada por Susana Malcorra, canciller del gobierno de Mauricio Macri.

Buscan que Venezuela no asuma la presidencia pro tempore (PPT) del Mercosur para paralizar al conjunto de las iniciativas que se han propuesto, en la última década y media, y que expresan una política autónoma respecto a los EEUU. ¿Puede el Brasil de Michel Temer, quien encabeza a todas luces un “golpe parlamentario”, opinar sobre las credenciales democráticas de Venezuela, cuyo legítimo gobierno tiene el derecho -y la responsabilidad- de conducir este organismo regional, de acuerdo al Tratado de Asunción y a
l Protocolo de Ouro Preto? ¿Puede el Paraguay que acaba de condenar injustamente a los campesinos de Curuguaty atribuirse siquiera opinar sobre los DDHH en otros países, considerando que esa opinión pueda poner en tela de juicio una presidencia absolutamente transparente? ¿Acaso puede la Argentina de Macri, que mantiene presa a la dirigente social Milagro Sala, opinar con liviandad sobre la situación venezolana, tal como lo ha hecho el propio presidente en diversos medios de comunicación internacionales?

” La derecha latinoamericana y el imperialismo intentan algo concreto: acabar con el Mercosur tal cual está y reconvertirlo en línea con las orientaciones ultraneoliberales predominantes aplicando a esta institución un golpe de estado como el que descargaran sobre Honduras (2009), Paraguay (2012) y Brasil (2016) “

La derecha latinoamericana y el imperialismo intentan algo concreto: acabar con el Mercosur tal cual está y reconvertirlo en línea con las orientaciones ultraneoliberales predominantes aplicando a esta institución un golpe de estado como el que descargaran sobre Honduras (2009), Paraguay (2012) y Brasil (2016), todos ellos contra líderes progresistas, nacional-populares y de la izquierda regional. Para ello utilizan este intento de controversia, fogoneado por algunos grupos mediáticos, en su constante acoso a Venezuela. ¿Por qué no dicen que Venezuela ya ejerce la presidencia pro tempore de la Unasur, y que próximamente tendrá la PPT del Movimiento de Países No Alineados? Buscan ocultar esta sensible información, que derribaría sus argumentos, para mantener su rechazo a la legítima presidencia del Mercosur que le corresponde  a la República Bolivariana de Venezuela.

La REDH, en su infatigable lucha en defensa de la humanidad,l apora la PPT de Venezuela y pide al conjunto de los intelectuales del continente posicionarse contra esta arbitraria decisión de parte de algunas cancillerías. Venezuela no está ni estará sola ante esta embestida de la derecha regional e internacional. Con Venezuela están los pueblos que sueñan con un mundo mejor, más humano.

Isabel Delgado Arria- Questión Digital 

Para el juego geopolítico y geoeconómico de la derecha mundial, la posición soberana de Venezuela en el Mercosur es demasiado peligrosa. Es mucho lo que el norte quiere avanzar en los procesos de extracción y arrebato de la soberanía suramericana en este semestre y para ello, negar el ejercicio de la Presidencia Pro Tempore del Mercosur y con ello paralizar al bloque es altamente conveniente por no decir esencial a sus mezquinos intereses .

Las normas fundacionales del Mercosur establecen con claridad la rotación de los Estados Parte en el ejercicio de la Presidencia Pro-Tempore: Tratado de Asunción de 199, artículo 12: “La Presidencia del Consejo se ejercerá por rotación de los Estados Parte y en orden alfabético, por períodos de seis meses” y Protocolo de Ouro Preto, (1994), artículo 5º: “La Presidencia del Consejo del Mercado Común se ejercerá por rotación de los Estados Parte, en orden alfabético, por períodos de seis meses”.

Esta rotación automática se ha producido de manera religiosa los 25 años de vida del bloque, y de hecho ya Venezuela, hace 2 años, hizo ejercicio de este deber y derecho como Estado Parte con plenos derechos. El Mercosur siempre ha hecho el traspaso de la Presidencia Pro Tempore celebrando una cumbre de presidentes de estados parte y asociados, más ello no es parte de la exigencia de la norma y en cualquier caso no es Venezuela quien se niega a celebrar la cumbre, son los mismos que alegan la necesidad de su celebración quienes se han negado a asistir incluso al Consejo de Mercado Común (reunión de Cancilleres y Ministros de Comercio).

La violación de las normas fundacionales del bloque es un hecho inédito, arbitrario y no casual que tiene dos grandes objetivos políticos:

” El Mercosur que hemos construido nunca ha sido homogéneo, es una construcción colectiva con grandes contradicciones y una gran fe en que es absolutamente esencial para nuestras naciones el fortalecer la plataforma del bloque suramericano, para jugar un papel influyente en el mundo y competir con las demás potencias mundiales “

1.- Acosar a la Revolución Bolivariana añadiendo mediática y funcionalmente al Mercosur en las operaciones de desestabilización sobre Venezuela. Una vez Washington ha logrado controlar tres de los gobiernos que forman parte del bloque (uno de ellos mediante un golpe de Estado que aun no han logrado consolidar), pretende usar la plataforma del Mercosur como arma contra el pueblo venezolano, en lo que el compatriota Rosso Grimau llama la Guerra de las Leyes Internacionales, en donde se subvierten las políticas de las organizaciones internacionales, en desacato de sus propias normas para afectar al Estado que pretenden devastar y saquear.mercosur turbulencias

2.- Paralizar al Mercosur para flexibilizarlo. La instrucción en concreto es adecuar la normativa del Mercosur para que cada país pueda negociar acuerdos comerciales en solitario, un esquema hacia una zona de libre comercio en donde todos puedan celebrar acuerdos comerciales bilaterales sin necesidad de consenso del resto de los socios.

De hecho el usurpador de la Presidencia de Brasil Michel Temer, declaró el sábado pasado a la agencia EFE que “Brasil no puede estar amarrado al Mercosur al punto de no poder hacer acuerdos internacionales”. También la canciller de Argentina declara que ALCA no es una mala palabra.

El Mercosur que hemos construido nunca ha sido homogéneo, es una construcción colectiva con grandes contradicciones y una gran fe en que es absolutamente esencial para nuestras naciones el fortalecer la plataforma del bloque suramericano, para jugar un papel influyente en el mundo y competir con las demás potencias mundiales. 

* Isabel Delgado Arria es ex embajadora venezolana

Leer el artículo de Aporrea aquí 

Leer el artículo de REDH aquí

Leer el artículo completo de Questión Digital aquí