Menos “green card” y más “trabajadores calificados”: Trump presentó su reforma migrante

En medio de sus amenazas contra los migrantes centroamericanos, el presidente estadounidense Donald Trump presentó una nueva reforma para cambiar el sistema de asilo en el país. Con la meritocracia como norte, Trump busca aumentar de manera significativa la entrada para “trabajadores calificados” y limitar los permisos para aquellos que cometen “abusos”, en cuya lista ubicó a los solicitantes por lazos familiares.

«De ser adoptado, nuestro plan transformará el sistema de inmigración de Estados Unidos en el orgullo de nuestra nación y la envidia del mundo moderno», prometió el mandatario al presentar su iniciativa en la Casa Blanca. Pero es poco probable que el plan avance en el Congreso, cuya Cámara baja es controlada por los demócratas.

Según explicó el mandatario, el cambio más grande a aplicar será “aumentar la proporción de inmigrantes altamente calificados del 12% al 57%, mientras se rebaja del 66 % al 33 % la de quienes logran ese estatus por lazos familiares. También busca reducir del 22 % actual al 10 % el volumen de personas que obtienen la «tarjeta verde» por razones humanitarias o de promoción de la diversidad.

El magnate republicano, que ha hecho de la lucha contra la inmigración ilegal uno de los buques insignes de su gestión, asegura que Estados Unidos está siendo invadido por migrantes y solicitantes de asilo.

«Los solicitantes legítimos de asilo están quedando desplazados por aquellos que presentan reclamaciones frívolas para ser admitidos en nuestro país», justificó Trump, quien prometió que ese sistema cambiará si el Congreso aprueba su propuesta. «Si tienes una reclamación de asilo en condiciones, serás admitido rápidamente. Si no, serás rápidamente devuelto a casa», agregó.

El proyecto también pretende acelerar la construcción del muro en la frontera con México, al aumentar las tasas recolectadas por el comercio o la inmigración en la frontera para crear un «fondo» destinado a la infraestructura fronteriza.

«Nuestro plan logra dos objetivos clave. Primero, detiene la inmigración ilegal y asegura completamente la frontera. Y en segundo lugar, establece un nuevo sistema de inmigración legal que protege los salarios estadounidenses, promueve los valores estadounidenses y atrae a los mejores y más brillantes de todo el mundo», aseguró.

El nuevo sistema requerirá también que los solicitantes sepan inglés y datos básicos sobre la historia y la sociedad estadounidense. «Reemplazaremos las categorías existentes de tarjetas verdes con un nuevo visado, el Visado de Construir Estados Unidos», celebró Trump.