«Me gustaría darle veneno para ratas», un obispo rememoró el golpe y arremetió contra Caetano Veloso

Un obispo dijo querer envenenar al cantante brasileño Caetano Veloso durante un sermón que pronunció durante las conmemoraciones al golpe militar que sufrió Brasil en 1964, aquel que el presidente Jair Bolsonaro había animado a celebrar. El obispo de la Arquidiócesis militar de Brasil, Dom José Francisco Falcão, se refirió a Veloso como “un imbécil que en los años 70 cantó que está prohibido prohibir”. “Me gustaría darle veneno para ratas”, admitió el católico ante un centenar de militares en la Parroquia Militar de San Miguel Arcángel y Santo Expedito en Brasilia.

En su homilía, el obispo José Francisco Falcão comentó que, al tratarse de disciplina y jerarquía, incluso las libertades tienen sus restricciones. Y fue entonces cuando citó la canción “está prohibido prohibir” y lanzó su amenaza contra Veloso, quien fue detenido durante 54 días después de que se desatara el terrorismo de Estado en el país. Durante esos años, el cantante se vio obligado a exiliarse a Londres, Madrid, Tel Aviv.

Casi como si fuera un chiste y desde el atril en el que estaba celebrando la misa, Falcão afirmó que deseaba envenenarlo. Entre los militares que lo escucharon estaba la viuda del represor Joseita Brilhante Ustra, el torturador de la ex presidenta Dilma Rousseff al que Bolsonaro le dedicó su voto a favor del impeachment contra la mandataria electa en 2016.

“Por la familia, la inocencia de los niños en las aulas, que el PT nunca tuvo, contra el comunismo, por nuestra libertad en contra del Foro de Sao Paulo, por la memoria del Coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, por el pavor de Rousseff, el ejército de Caxias, las Fuerzas Armadas, por Brasil encima de todo y por Dios por encima de todo, mi voto es sí”, dijo el entonces diputado, que una vez presidente exhortó a que se celebre el comienzo de la dictadura en los cuarteles.  

Ustra fue coronel del Ejército Brasileño, ex jefe del DOI-CODI del II Ejército (de 1970 a 1974), uno de los órganos actuantes en la represión política durante el período de la dictadura militar en Brasil (1964-1985). También, la figura reivindicada por Bolsonaro. Muchos de los seguidores del ultraderechista sacaron a las calles muñecos con la cara de Ustra para celebrar su triunfo en las elecciones presidenciales.

Veloso, en las antípodas, fue un crítico constante de las medidas que prometía implementar el ultraderechista. “Si Bolsonaro gana la elección, los brasileños pueden esperar una oleada de terror y odio”, había advertido el artista en una columna de opinión publicada en el New York Times. Desde esas páginas, cuestionó los asesinatos a líderes sociales perpetrados por fanáticos de Bolsonaro.

“Muchas personas han dicho que planean irse a vivir al extranjero si gana el militar retirado. Yo nunca he querido vivir en otro país que no sea Brasil, y ahora tampoco quiero hacerlo. Ya me obligaron a vivir en el exilio una vez. No volverá a pasar”, prometió por entonces.

El sitio de noticias latinoamericano Media Ninja compartió un video en el que el artista relataba cómo vivió en carne propia el proceso dictatorial.