Mataron a otra líder social y Human Rights Watch pidió medidas urgentes

Human Rights Watch reclamó al gobierno de Iván Duque medidas concretas para frenar la ola de asesinatos de líderes sociales en Colombia, tras la muerte de otra defensora de derechos humanos en el suroeste del país, Lucy Villareal, en la víspera de Navidad.

«Qué desolador el asesinato de la líder Lucy Villareal. Debe haber justicia y sobre todo medidas serias para que esto deje de ocurrir», escribió en Twitter José Miguel Vivanco, director para las Américas del organismo.

Villareal, quien era defensora de derechos de la mujer y gestora cultural en el reconocido Carnaval de Negros y Blancos, fue asesinada el lunes por desconocidos que le dispararon mientras esperaba transporte en el área rural del conflictivo municipio de Tumaco, departamento de Nariño.

Hasta el momento se desconoce la identidad del agresor o los posibles motivos del homicidio. Cercano a Ecuador, Tumaco es la zona con mayor narcocultivo en el mundo y uno de los principales puertos de salida de la droga colombiana hacia el Pacífico, disputado por actores ilegales.

Según la Fundación Desarrollo y Paz (Fundepaz), que tiene sede en Nariño, con el homicidio de la joven ya son 22 los líderes sociales que fueron asesinados en lo que va del año en ese departamento fronterizo con Ecuador.

El cese del asesinato de líderes sociales y defensores de derechos humanos es una de las reivindicaciones de las multitudes que marcharon en noviembre y diciembre contra el gobierno en el marco del llamado paro nacional. Por lo menos 81 defensores de derechos humanos fueron asesinados en 2019 en Colombia, de acuerdo a la ONU.

El caso

La muerte de Lucy generó conmoción entre los colombianos. Ella tenía dos hijas y era reconocida en la región por su trabajo como integrante de la Fundación Cultural Indoamericanto, integrada por músicos y bailarines que trabajan desde 1994 para mostrar su espectáculo artístico durante el Carnaval de Negros y Blancos que se celebra en Pasto todos los años en enero.

“Nunca hemos recibido amenazas, entonces nos sorprendió muchísimo”, dijo Melisa Herrera, hermana de Villarreal, sobre las posibles motivaciones del crimen de la líder social.

“¡No puede ser tanta infamia! Asesinaron en Tumaco a Lucy Villarreal, lideresa, cultora del carnaval y defensora de la vida. Lo hicieron cuando terminaba un taller con niños. La tristeza es inmensa. Esta noticia empaña la Navidad”, afirmó por su parte el gobernador de Nariño, Camilo Romero.