Masivo paro docente en Uruguay en reclamo de mayor presupuesto educativo

Más de 20 mil docentes de educación primaria y secundaria de Uruguay y 5.000 no docentes se sumaron a un paro de 24 horas para exigir una mejora salarial, la defensa de la libertad sindical y un “proyecto educativo democrático”, entre otros reclamos.

Bajo la consigna “Con las palabras no alcanza. Se deben rendir cuentas al pueblo”, los educadores de todo el país detuvieron sus actividades y se movilizaron en distintos puntos, con el reclamo de un mayor presupuesto educativo como principal bandera. 

Puntualmente, piden que la partida sea del 6% del Producto Interno Bruto (PIB) para la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Universidad de la República (Udelar), en el proyecto de Rendición de Cuentas que comenzará a votarse en la Cámara de Diputados el próximo lunes.

En la misma línea, el gremio docente exige “la recuperación del salario perdido en 2020” y “ajuste salarial del 100% del índice de precios de consumo (IPC) en 2021” y la creación de cargos y ampliación de horario de auxiliares de servicio para cubrir todas las escuelas.


Entre los puntos, también se plantea “asegurar la alimentación de niños y niñas a través de los comedores escolares”, informó la Federación Uruguaya de Magisterio Trabajadores de Educación Primaria (FUM-TEP) en un comunicado.

Este medida sindical representa el segundo paro de los docentes y trabajadores del sector educativo en el país, después de que el 1 de marzo, durante el inicio del año escolar, los sindicatos educativos se manifestaran en contra de la “desaparición” de horas docentes.

Al respecto, las autoridades del Consejo Directivo Central de la ANEP pidieron al gremio que busque una alternativa a los paros para no afectar a los alumnos y que apliquen “guardias gremiales” para atender a los comedores escolares.


Ayer, el presidente Luis Lacalle Pou pidió a la federación que se “hiciera cargo” de la decisión de no realizar guardias gremiales y afirmó que “en muchas ocasiones, en este caso como pocas, se perjudica a quienes más hay que proteger, a los estudiantes”.

La FUM-TEP propuso a las autoridades la distribución de tickets de comida, ya que considera que la atención de la alimentación es responsabilidad de la ANEP.