Masiva marcha contra Piñera «por salarios justos»

Los sindicatos nucleados en la Central Única de Trabajadores convocaron un paro masivo con movilización en todo el país para protestar contra las políticas del Gobierno de Piñera. Al menos unas 7.000 personas marcharon ayer por la Alameda, la principal avenida que cruza la capital chilena, y pasaron frente al Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, en reclamo de salarios justos y para defender las fuentes laborales.

Con pancartas en las que se leía «No más AFP’s» (administradoras de pensiones), «Basta de alzas y abusos»; «Por salarios justos y defender el trabajo», y una frase que causó la sonrisa de los transeúntes «El pueblo reclama copete y marihuana», los trabajadores pidieron principalmente por mejores sueldos y buenas jubilaciones.

Así, en la plaza Baquedano, a la CUT se le sumaron miembros del Colegio de Profesores, de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (FENATS), la Asociación Nacional de Funcionarios de la JUNJI, entre otra decena de agrupaciones y sindicatos.

En la movilización, la CUT exigió que el Gobierno de Piñera “cambie el foco de sus medidas, decretos y propuestas legislativas porque van en contra de los intereses y derechos de los trabajadores y trabajadoras del país”. La aprobación de la reforma tributaria del oficialismo, votada esta semana en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, fue el punto de partida del Paro Activo convocado por los sindicatos.

La presidenta de la central obrera, Bárbara Figueroa, expresó sus reparos a la reforma tributaria que comenzó a discutirse en el Congreso, al señalar que a ellos les «preocupa que la ciudadanía no participe de los debates de la discusión de la iniciativa gubernamental». «Cuando uno termina sintiendo que en Chile es más importante debatir de cómo le garantizamos las ganancias al 1 % más rico de Chile y no de que están perdiéndose empleos o de que hay altos niveles de endeudamiento, eso genera rabia, impotencia e indignación», agregó ante los periodistas.

El presidente de la ANEF, José Pérez, precisó que, junto con las demandas expresadas por la CUT, el paro también incluyó exigencias expresadas en los diversos sectores públicos. «Nosotros adherimos a la iniciativa convocada por la CUT porque la idea es reforzar nuestras propias demandas que se cruzan con las peticiones de las y los chilenos que invoca y presenta la CUT», añadió Pérez.

Por su parte, el expresidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, señaló que salieron a la calle «por la precarización del empleo que los trabajadores están sufriendo en Chile». «Son cuestiones transversales que nos afectan a todos los trabajadores, porque tenemos un Gobierno que en lugar de superar esos problemas, está produciendo el efecto contrario, quiere profundizarlos aún más. Entonces hoy día estamos defendiendo lo que hemos avanzado, que se respeten los derechos de los trabajadores», enfatizó.