Marihuana regulada, un debate que sigue

Uruguay

Esta semana entró en vigencia la reglamentación para la regulación del mercado de la marihuana por parte del Estado. El gobierno considera que esta política forma parte de la visión de lucha contra las drogas, el tabaco y el alcohol. En tanto, aunque la decisión ha tenido un buen recibimiento por parte de organizaciones sociales, hay sectores pro cannnabis que la critican.

Voz Populi

La República (Uruguay)

La regulación del mercado del cannabis no es una política aislada, sino que se inscribe dentro de una visión global de cómo encarar la problemática de drogas sobre la base de la integralidad. Así lo reafirmó ayer el secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), Julio Calzada, durante el cierre del “VXI Seminario Iberoamericano sobre Drogas y Cooperación”.

Previo a la clausura del encuentro internacional organizado por la Red Iberoamericana de Organizaciones no Gubernamentales que Trabajan en Drogodependencia (RIOD), Calzada realizó una exposición bajo el título “Uruguay: una propuesta a pensar” en la que hizo un breve resumen sobre las medidas que implementó Uruguay durante la última década para combatir la problemática y, especialmente, sobre la estrategia para el período 2011-2015. El encuentro tuvo como eje la discusión de los informes sobre la problemática de drogas en las Américas elaborados por la Organización de Estados Americanos (OEA).

En referencia a las medidas implementadas en la materia, el jerarca expresó: “Son un camino de desarrollo de políticas basadas en la información, en la evidencia, en el estudio; un proceso que comenzó con la regulación del mercado del tabaco, que continúa con la regulación del mercado de la marihuana y que sigue con el proyecto de ley que hemos aportado al Parlamento para la regulación del mercado del alcohol”.

Salud y control

El jerarca enfatizó su convicción de que las políticas que se basan solamente en un eje, como el control penal y la interdicción del tráfico, no han dado los resultados esperados.

“Las políticas de drogas no se pueden pensar fuera de la perspectiva de la salud y tampoco se pueden pensar sin la perspectiva del control de la oferta”

Durante la presentación general de las estrategias que se desarrollan en nuestro país para combatir el consumo problemático, Calzada, junto a un equipo de técnicos de la JND, sostuvo que la regulación del mercado del cannabis no es una política aislada, sino que se inscribe dentro de una visión global de cómo encarar la problemática sobre la base de la integralidad. “Las políticas de drogas no se pueden pensar fuera de la perspectiva de la salud y tampoco se pueden pensar sin la perspectiva del control de la oferta”, advirtió.

Santiago Sánchez – La diaria (Uruguay)

El presidente José Mujica no descartó la posibilidad de que el mercado ilegal de la marihuana esté incidiendo en la campaña electoral. “Yo no sé si la marihuana no está participando en la campaña electoral”, dijo el viernes en una entrevista concedida a Associated Press. “Nos estamos ganando adversarios económicos importantes, y no sé si eso no está pasando. Tengo mi desconfianza”, agregó.

El mandatario también aseguró que la reglamentación de la norma que entrará en vigencia mañana “es más dura y menos permisiva con los compradores de cannabis en comparación con la ley estatal de Colorado”, donde las autoridades “le pierden el rastro al que compra”. “Nosotros no vamos a fomentar la fumata, la bohemia, todo eso que quieren revestir de inocuo. Nos tratarán de viejos reaccionarios, pero ésa no es una política que busque expandir el consumo de la marihuana. Lo que busca es mantenerlo dentro de una racionalidad”, aseguró.

Sin embargo, dijo que sería “flor de lío” que los productores clandestinos de Paraguay, mediante el narcotráfico, compitan con una marihuana más barata que la que se comercializará legalmente en el país. “Algún jerarca de Paraguay ya nos ha hecho llegar el mensaje de que ellos van a seguir vendiendo y de que Uruguay nunca va a poder producir al costo al que producen ellos”, dijo.

Algoritmos

Las declaraciones de Mujica se produjeron el mismo día que el gobierno presentó el decreto reglamentario de la Ley 19.172, de regulación del mercado del cannabis.

“‘Nosotros no vamos a fomentar la fumata, la bohemia, todo eso que quieren revestir de inocuo. Nos tratarán de viejos reaccionarios, pero ésa no es una política que busque expandir el consumo de la marihuana’, dijo Mujica”

En total son 104 artículos en los que se regulan todas las etapas y diferentes modalidades del proceso productivo. El consumo del cannabis podrá hacerse en tres modalidades mutuamente excluyentes: mediante la compra en farmacias autorizadas para la venta de la sustancia, por medio de un cultivo propio o por los clubes de membresía. Todas implican la inscripción en el Registro del Cannabis del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca). Los consumidores podrán comprar hasta diez gramos semanales en la farmacia, y la venta no podrá superar los 40 mensuales. Según dijo el prosecretario de Presidencia, Diego Cánepa, se utilizará un software elaborado por la Agencia para el Desarrollo del Gobierno de Gestión Electrónica y la Sociedad de la Información y del Conocimiento (AGESIC) para el registro y la posterior comercialización de la sustancia, que evita comprometer los datos personales de quien se inscribe, mediante un sistema de lectura de huellas dactilares y algoritmos con los cuales se identificará el consumidor. “Hay que aclarar que quedará registrado el algoritmo y no la huella”, explicó.

No está todo bien

Si bien la aparición del decreto reglamentario ha sido presentada como un avance para algunas organizaciones sociales, las primeras críticas no tardaron en aparecer. Laura Blanco, presidenta de la Asociación de Estudios del Cannabis del Uruguay (AECU) cuestionó que se limite el cultivo doméstico a seis plantas, sin importar la cantidad de personas que habitan en cada hogar. “No me parece muy lógico”, sostuvo. También criticó la excesiva regulación con respecto a los clubes de membresía. “Creo que el proyecto trata de aniquilar el autocultivo y los clubes”, disparó. Según explicó, AECU había advertido que los costos de llevar adelante un club de membresía con “todo en regla” eran altísimos para dividir entre 45 personas, por lo que habían planteado compartir los costos fijos creando lugares de cultivo en los que coexistan varios clubes. Por último, cuestionó que las empresas que se encarguen de la cosecha para ser distribuida en las farmacias podrán producir y dispensar semillas y esquejes de la planta, pero eso no lo podrán hacer los autocultivadores. “Han tratado de aniquilar todo lo que tiene base social y que implica la libertad del usuario de elegir lo que consume. Estas limitaciones son propias de un gobierno que no es socialista. Le están dando el poder a cuatro o cinco empresarios”, aseguró. Proderechos criticó, por medio de Twitter, que existan “nulos incentivos positivos”, y “demasiados requerimientos” para que se registren los autocultivadores.

 

 

Leer artículo de La República aquí

Leer artículo completo de La diaria aquí