Marchas contra Jeanine Áñez: “El pueblo boliviano está haciendo escuchar su voz”

Decenas de miles de personas desafiaron las restricciones vigentes por la pandemia de coronavirus y salieron a las calles de varias ciudades de Bolivia para protestar contra las políticas del gobierno de facto. Uno de los reclamos centrales fue que no haya postergación y se realicen las elecciones fijadas para el 6 de septiembre.

Las marchas fueron convocadas por la Central Obrera Boliviana (COB) y tuvieron el apoyo de organizaciones indígenas y educativas. “Hoy el pueblo boliviano está haciendo escuchar su voz de protesta”, afirmó el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, en medio de la movilización en La Paz.

La marcha principal congregó a unas 4.000 personas, según estimaciones de periodistas en el lugar, y recorrió unos 12 km desde la ciudad de El Alto hasta La Paz. El principal objetivo fue protestar contra las políticas de salud, educación y trabajo de Áñez.

Foto: EFE

“Estamos apoyando la movilización del magisterio rural y urbano en contra de la educación virtual y pedimos la renuncia del ministro (Víctor Hugo) Cárdenas”, dijo Huarachi.

Desde que se declaró la emergencia sanitaria y el confinamiento en marzo están suspendidas las clases presenciales, y varios colegios, especialmente privados, implementaron la modalidad virtual. El ministro Cárdenas intenta aplicar la educación virtual en las escuelas públicas, pero tropieza en el área rural y barrios pobres de ciudades con la falta de acceso a internet o a dispositivos adecuados. 

“¡Elecciones ya!”

“¿Qué queremos? Elecciones ya”, corearon los manifestantes, casi todos con mascarillas, en alusión a los comicios generales del 6 de septiembre, que Áñez ha buscado posponer por la pandemia.

Huarachi explicó también que “una de las reivindicaciones principales de los manifestantes es la confirmación de las elecciones generales para el 6 de septiembre y que el voto sea garantizado de una vez por todas”.

Foto: AFP

La fecha de las elecciones, otra vez en duda

Jeanine Áñez, autoproclamada presidenta en una sesión legislativa irregular tras el golpe de Estado contra Evo Morales, había convocado a elecciones generales para el 3 de mayo pasado. Esos comicios fueron aplazados debido a la pandemia y finalmente se estableció que se realizarán el 6 de septiembre próximo. En los últimos días fuentes oficiales comenzaron a especular con que se vuelvan a postergar a raíz del coronavirus.

“Hacemos un llamado a la comunidad internacional a permanecer alerta ante los afanes prorroguistas del gobierno de facto”, reclamó el expresidente Evo Morales. Dijo que “solamente con elecciones democráticas el país podrá emprender el camino de superación de las crisis que vive”.

Bolivia acumula 49.250 casos confirmados de coronavirus y 1.866 muertes por la enfermedad. Entre quienes están actualmente infectados figuran la propia presidenta Áñez, seis ministros de su gabinete, la presidenta del Senado -y primera en la línea de sucesión-, Eva Copa, y el presidente del Banco Central, Guillermo Aponte, entre muchos otros funcionarios y legisladores.