Marcha de la Revolución Ciudadana

Ecuador

El paro general y la marcha convocados por organizaciones gremiales e indígenas tienen un objetivo principal: generar un proceso de desestabilización para voltear al gobierno. Comparten con la oposición conservadora su principal consigna: “Fuera Correa, fuera”. La manifestación en apoyo a la Revolución Ciudadana y el llamamiento de Evo a los campesinos.

El presidente Correa en la marcha de apoyo a laRevolución Ciudadana- Foto: Archivo

Lucrecia Maldonado – El Telégrafo (Ecuador) 

No quieren golpe de Estado. El paro del 13 no es para eso, qué va. Miran a otro lado cuando se habla de golpismo, y si los tomamos uno por una, dirán: “No, qué va. Nadie ha hablado de derrocamiento. Que llegue al 2017, ahí se verá. Lo que queremos es que rectifique, que dialogue, que corrija”. Suponen que se les cree.

Y tal vez algún ingenuo lo hace. Después de todo, el ser humano es experto en creer sus propias mentiras. O tal vez ya se dieron cuenta de que acabar de un plumazo, a gritos y escupitajos con la estabilidad de más de ocho años de gobierno no le parece tan buena idea a una gran mayoría de población que, más allá del correísmo o el anticorreísmo, lo que quiere es que le dejen vivir y trabajar en paz.

Sin embargo, borran con las acciones lo que dicen con la lengua. Después de todo, si no quieren derrocamiento, ¿a qué esa organización de marchas desde remotos lugares para confluir en Quito un día y a una hora determinados repletos de consignas que, más allá de las sacrosantas intenciones proclamadas se reducen, en últimas, a la repetición de “¡Fuera, Correa, fuera!”?

” Si no quieren derrocamiento, ¿a qué esa organización de marchas desde remotos lugares para confluir en Quito un día y a una hora determinados repletos de consignas que, más allá de las sacrosantas intenciones proclamadas se reducen, en últimas, a la repetición de ‘¡Fuera, Correa, fuera!’? “

Si se pregunta por qué protestan tampoco es que haya un hilo conductor. Más bien se repiten los lugares comunes de la oposición: el Yasuní… la prepotencia… la falta -en plural- de libertades y -en singular- de una libertad de expresión desde la que, si realmente no existiera, no podrían expresarse como lo están haciendo… la reelección indefinida, como si no se tratara de algo tan sencillo como agarrar y votar por otro en las elecciones en que tercie el que supuestamente se quiere perpetuar en el poder.

Con toda seguridad, al interior de ese variopinto grupo de personas que protestan existen muchos que están convencidos de ello, y que realmente quieren un diálogo y un cambio; después de todo, el gobierno del presidente Correa ha cometido unos cuantos errores, algunos garrafales.

Sin embargo, la verdadera cara de la oposición ya se ha mostrado en la marcha de gente furibunda en vehículos de lujo hacia el aeropuerto para ‘dar la bienvenida’ a Rafael Correa, o en la bandera negra bajo la cual se amparan los que se declaran en rebeldía, con mayor evidencia en los que pretendían llegar a Carondelet (¿a dialogar?), y de un modo mucho más gráfico en el rostro del hombre que golpea inmisericordemente con un palo hasta destrozar las piernas de un policía.

Pero no son violentos, qué va. No quieren derrocar ni dar un golpe de Estado. En realidad, ni ellos mismos saben bien qué es lo que quieren. O se hacen.

 

Redacción- Prensa Latina (Cuba) 

Concentrados en vigilia en la Plaza de la Independencia, centenares de ecuatorianos partidarios del gobierno de la Revolución Ciudadana ratifican su apoyo al presidente Rafael Correa y esperan a los opositores que inician hoy un paro nacional.

Ante la convocatoria a la paralización de labores, el mandatario volvió a llamar al diálogo y alertó de una guerra permanente y golpes blandos internos, que en Ecuador se denomina restauración conservadora. Esas élites, subrayó, entre otras prácticas, usan la arremetida brutal mediante métodos ilegales e ilegítimos contra un gobierno como el ecuatoriano, con inmensa legalidad democrática y apoyo popular. Denunció que con esas acciones desestabilizadoras la oligarquía nacional pretende darle un golpe de Estado blando.

Pese al llamado opositor del Frente Unitario de Trabajadores y una fracción de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, los seguidores de la Revolución Ciudadana acampan frente al Palacio de Gobierno de Carondelet en respaldo a Correa.

” Pese al llamado opositor del Frente Unitario de Trabajadores y una fracción de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, los seguidores de la Revolución Ciudadana acampan frente al Palacio de Gobierno de Carondelet en respaldo a Correa “

La Plaza de la Independencia cobija a organizaciones sociales, de campesinos, trabajadores y afroecuatorianos, que portan pancartas de soporte a la gestión del mandatario y al llamado al diálogo nacional.

La convocatoria masiva a conversaciones inició en junio pasado, después que Correa presentó proyectos a las leyes de herencias y plusvalías, usados por grupos de la ultraderecha para incitar a marchas violentas contra el Gobierno y buscar la desestabilización.

Frente a tales intentos, el jefe de Estado retiró temporalmente las propuestas legislativas -que afectarían solo al dos por ciento más rico de los ecuatorianos- y citó al debate para abordar temas como una justa distribución de la riqueza.

Pero los grupos opuestos al Ejecutivo se han negado a participar en el diálogo y continúan calentando las calles e incitando a la desobediencia ciudadana.

 

Redacción- El Ciudadano (Chile) 

El presidente de Bolivia, Evo Morales, manifestó este martes que la derecha ecuatoriana está usando a los movimientos indígenas para manifestarse contra la gestión de su homólogo Rafael Correa, por lo que hizo un llamado a sus compañeros de ese país a no ser tratados como instrumentos.

“Quiero decir a los hermanos indígenas de Ecuador que no se hagan usar contra el gobierno ecuatoriano”, manifestó Morales desde la ciudad boliviana de Tarija (sur), a donde viajó para participar en el XIV Congreso de la Federación de Campesinos.

Según el Jefe de Estado, el imperio ahora ataca a los países latinoamericanos con golpes suaves, porque ya no pueden hacerlo militarmente. En este momento lo hace económicamente, como en el caso de Venezuela y Ecuador, o como hizo con Argentina, “ellos nunca nos van a perdonar que nos hayamos liberado del imperio”.

” ‘Quiero decir a los hermanos indígenas de Ecuador que no se hagan usar contra el gobierno ecuatoriano’, manifestó Morales desde la ciudad boliviana de Tarija (sur), a donde viajó para participar en el XIV Congreso de la Federación de Campesinos “

Manifestó que algunas potencias están acordando entre ellas para bajar los precios de los hidrocarburos y la minería con el objetivo de seguir atacando la economía de los países de la región. “Ellos tratan de controlar la economía mundial, pero con nosotros no van a poder, aquí en poco tiempo hemos cambiado la economía de Bolivia”.

Al mismo tiempo, subrayó que en su nación ahora se hace política al servicio del pueblo, no para el beneficio del político, “hay una buena imagen de Bolivia, la estabilidad económica”.

Por primera vez nace un movimiento político del sector social más humillado de la historia boliviana, se trata de los indígenas y campesinos, quienes se organizaron para salvar al país. Así lo destacó Morales al sostener que actualmente los indígenas están recuperando los principios que les dejaron sus antepasados.

 

Leer el artículo de El Telégrafo aquí 

Leer el artículo de Prensa Latina aquí 

Leer el artículo de El Ciudadano aquí