Mar para Bolivia: el presidente Castillo y el comentario sobre el plebiscito que encendió de nuevo la polémica

El presidente peruano Pedro Castillo desató una ola de reacciones a favor y en contra tras plantear la posibilidad de que se convoque a un plebiscito para evaluar la concesión de una salida al mar para Bolivia. En una entrevista con CNN, el mandatario sentó su postura sobre el conflicto que tensa las relaciones entre Perú, Chile y Bolivia hace más de un siglo. Sus funcionarios salieron rápidamente a desmentir sus dichos, en tanto que el gobierno boliviano no se refirió aún al tema.

Castillo confirmó que antes de ser candidato a la Presidencia de Perú había declarado estar a favor de dar «mar para Bolivia» y dijo que se trataba además de un derecho para este país. «Ahora nos pondremos de acuerdo, le consultaremos al pueblo», comentó luego, planteando un potencial referéndum sobre el tema. 

«Si los peruanos están de acuerdo, yo me debo al pueblo, jamás haría cosas que el pueblo no quiera», dijo también sobre una eventual consulta popular para otorgar una salida al mar a Bolivia por territorio de Perú.

«No estoy diciendo que le voy a dar mar a Bolivia», aclaró a continuación el gobernante izquierdista peruano, pero esto no calmó las aguas.

Horas después, recurrió a Twitter para matizar sus dichos y reivindicar la soberanía de su país, aprovechando que se cumplían ocho años del fallo de la Haya. Ese que, «fijó, de manera pacífica, nuestra frontera marítima con Chile». «Conmemoramos esta victoria jurídica como una forma de reivindicar el respeto y la defensa de nuestra soberanía nacional en todo el territorio peruano», escribió.

La guerra del Pacífico

Bolivia perdió su acceso al océano Pacífico en la Guerra del Pacífico (1879-1883) al pasar la región de Antofagasta a manos de Chile, a quien Bolivia demandó en 2013 ante la Corte Internacional de La Haya para negociar una salida, pero el tribunal desestimó la petición boliviana. Por ende, se trata de un tema más que sensible para ambos países.

Desde ese conflicto bélico donde Bolivia y Perú fueron aliados, los guiños de gobernantes peruanos hacia el anhelo marítimo de Bolivia fueron constantes, como cuando Alberto Fujimori (1990-2000) cedió en 1992 al vecino país una franja de 5 kilómetros llamada Bolivia Mar para fines eminentemente turísticos por 99 años.

Su propio gobierno salió a desmentirlo

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú descartó rápidamente cualquier posibilidad de ceder territorio peruano a favor de Bolivia para que el país altiplánico tenga un acceso directo al océano Pacífico, y señaló que su respaldo a la demanda marítima de Bolivia se circunscribe a dar facilidades para movilizar carga a través del sureño puerto de Ilo. 

“Los esfuerzos por brindar mejores condiciones para el tránsito de personas y mercaderías bolivianas a través del territorio y puertos peruanos responden a una posición histórica del Perú que, bajo ninguna circunstancia, puede interpretarse como una afectación de nuestra soberanía”, sentenció la Cancillería.

La reacción de la oposición

Del mismo modo, un bloque de legisladores opositores peruanos expresó este miércoles que los dichos de Castillo no son «admisibles». 

«No consideramos admisible que quien está a cargo de la política exterior y las relaciones internacionales […] anuncie una consulta popular constitucionalmente inviable», dice un pronunciamiento suscrito por 10 miembros de la Comisión de Constitución del Congreso, encabezados por su titular, la opositora Carmen Patricia Juárez.

Los legisladores indicaron que el territorio peruano es «inalienable e inalterable» y que el mandatario debe defender la «integridad y soberanía del Estado».

Además, sostuvieron que la Constitución impide que sean sometidos a referendo los pactos internacionales vigentes, «como lo es el Tratado de Rectificación de Fronteras firmado entre el Perú y Bolivia en 1909».