Macri, Malvinas y la soberanía

Argentina
Especial

La Asamblea General de la ONU era el escenario en el que Mauricio Macri impulsaría la campaña de la canciller Susana Malcorra en el organismo. Sin embargo, un papelón diplomático sobre el diferendo por las Islas Malvinas marcó la presentación del presidente. Un análisis detallado del comunicado presentado con Gran Bretaña. El retroceso geopolítico y económico que implica.

Carlos A. Villalba- Questión 

Diez meses después de haber sido designada al frente de la diplomacia argentina, las mieles del prestigio y el éxito que rodeaban a Susana Malcorra, comenzaban a virar hacia sabores amargos y el papelón en el que se vio envuelta a raíz de la sobreactuación, la impericia y la falta de respeto por los valores de las relaciones exteriores por parte del presidente Mauricio Macri, nada menos que frente a Gran Bretaña, parece haber dejado sin oxígeno sus intentos por ocupar la Secretaría General de Naciones Unidas, a partir del primer día de 2017.

La decisión de Mauricio Macri de designar a Susana Malcorra al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (MRECIC) había sorprendido a todos, propios, extraños y, en particular, a “La Casa”, eufemismo antipolítico con que los diplomáticos egresados del Instituto del Servicio Exterior de la Nación (ISEN), denominan a la Cancillería argentina. El jefe del PRO le dio la espalda al grupo de diplomáticos radicales que hicieron cola para sentarse en el sillón que usaron Rafael Bielsa, Jorge Taiana y Héctor Timerman entre el 25 de mayo de 2003 y el 9 de diciembre de 2015.

En pocos meses las cosas cambiaron rápidamente para la conductora de la diplomacia local, tanto en el frente interno, como en la propia ONU donde, a las acusaciones en su contra por encubrimiento de violaciones de niños en África cometidas por “fuerzas de paz” francesas, se le deben sumar las cuatro derrotas seguidas en los sondeos entre los miembros del Consejo de Seguridad. Cayó al séptimo lugar en la ronda de comienzos de septiembre, cinco votos por debajo del portugués Antonio Guterres y, lo que le preocupa aún más, con siete países que “desalientan” su postulación, a pesar de haber recibido el apoyo del presidente chino, Xi Jinping, en la Cumbre del G-20… o tal vez a raíz de eso, en un mundo en el que el juego de las grandes potencias forma parte de una suerte de guerra fría por otros medios.

” El reciente paso por Nueva York durante la Asamblea General de la ONU y gestos como el agradecimiento de Barack Obama por la aceptación argentina de refugiados sirios -una decisión tomada en realidad hace más de dos años por Cristina Fernández de Kirchner-, parecían el escenario exacto para que la campaña de la canciller argentina retomara impulso”

Un amigo presidencial, que supo usar boina blanca, había deslizado el nombre de quien fuera Jefa de Gabinete del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, entre los papeles del por entonces presidente electo. Jugaba a dos puntas: le arrimó respaldo político a las expectativas de encabezar la ONU a Malcorra y le sumó al ingeniero boquense una de las fichas por entonces menos cuestionadas del nuevo gabinete, por el perfil supuestamente “técnico” de la beneficiada, contra los currículos gerenciales de la mayoría de sus colegas que los ponen cada día al borde del incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, las incompatibilidades de sus funciones o la venta de sus acciones en empresas extranjeras relacionadas con sectores de la economía nacional que deberían regular.

El reciente paso por Nueva York durante la Asamblea General de la ONU y gestos como el agradecimiento de Barack Obama por la aceptación argentina de refugiados sirios -una decisión tomada en realidad hace más de dos años por Cristina Fernández de Kirchner-, parecían el escenario exacto para que la campaña de la canciller argentina retomara impulso frente a las próximas votaciones del Consejo de Seguridad. Sin embargo, todo terminó en el fracaso estrepitoso causado por la desmentida rotunda del Foreign Office británico a la afirmación de Macri acerca de que la primera ministra Theresa May estaba dispuesta a “comenzar a conversar” sobre la soberanía de las islas del Atlántico Sur, durante un encuentro de pasillo al que se encargó de sepultar calificándolo de “breve” e “informal”.

Malvilands, Falkvinas

Las aguas se inquietaron más aún a partir de los anuncios de Malcorra y el ministro británico de Asuntos Exteriores, Alan Duncan, en el marco del Foro de Inversión y Negocios porteño, al que el macrismo y su prensa denomina “Mini Davos”, en contraste orgulloso con el Foro Económico Mundial que se realiza en esa ciudad suiza, con la presencia de los principales líderes empresariales, líderes políticos internacionales, premios nobeles e intelectuales de renombre.

Los diez puntos del comunicado fueron aceptados por la canciller sin el concurso de los asesores de Balcarce 50, que “llegaron tarde” con su intento de corrección. La comunicación busca de manera obvia instalar al gobierno argentino mucho más cerca del británico de lo que estuvieron las anteriores gestiones, incluso de lo que quieren los políticos del PRO, quienes saben de la sensibilidad nacional frente a la problemática de la recuperación efectiva de la soberanía que los argentinos tienen sobre las Islas Malvinas y los demás archipiélagos usurpados por Londres.

Incluso, reinstala el memorándum de 1989, recordado por la política de “paraguas”, anunciado por Carlos Menem que, en su dificultoso inglés, planteó esconder la soberanía bajo una “umbrella”; contradice las resoluciones de la ONU que instan a Londres a abrir negociaciones sobre el tema, y despertaron sospechas entre la dirigencia opositora sobre una “jugada” de Malcorra para tratar de evitar el veto del Reino Unido a su candidatura a la ONU.

Las críticas surgieron, siempre bajo reserva de anonimato, dentro del propio macrismo, teniendo en cuenta que las áreas oficiales no diplomáticas involucradas en un tema de estas características, como Asuntos Estratégicos, Legal y Técnica o Energía y Minería, no fueron consultadas por Cancillería para la elaboración del paper leído de apuro en el Centro Cultural Kirchner, más allá de que la lógica de relacionamiento internacional de las autoridades nacionales pasa, precisamente, por “facilitar” cualquier tipo de desembarco transnacional sobre los bienes naturales comunes del país, a los que consideran meros “recursos naturales” transables.

” Las críticas surgieron, siempre bajo reserva de anonimato, dentro del propio macrismo, teniendo en cuenta que las áreas oficiales no diplomáticas involucradas en un tema de estas características, como Asuntos Estratégicos, Legal y Técnica o Energía y Minería, no fueron consultadas por Cancillería para la elaboración del paper leído de apuro “

El párrafo referido al “fortalecimiento de la relación bilateral y la búsqueda de soluciones de los problemas globales dentro de los marcos multilaterales que correspondan”, se relaciona con las precisiones de Malcorra al diario británico The Guardian un mes atrás, en plena campaña por su candidatura cuando, además de adelantar la intención de ampliar los vuelos desde y hacia las Islas, expresó su anuencia a generar “un joint ventures argentino-británico de exploración de petróleo alrededor de las islas Malvinas”. En realidad, ese tipo de alianza estratégica es utilizada por empresas, e incluso por estructuras gubernamentales, para ampliar espacios para sus negocios y ampliar mercados, no siempre de manera equitativa sino en beneficio del protagonista de más peso.

En el caso malvinero, la supuesta ”articulación de empresas”, l
e abriría a Gran Bretaña la posibilidad de la explotación hidrocarburífera alrededor de Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y de los espacios marítimos argentinos circundantes.

El tema amplía las grietas en las relaciones del oficialismo con la oposición, además de constituir uno de los ejes capaces de nuclear rechazos contra el Ejecutivo nacional, por encima de las diferencias de distinto tipo que el oficialismo riega con paciencia, con los ojos puestos en las elecciones del año próximo. Hasta el senador radical Julio Cleto Cobos, titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara Alta, apoyó el reclamo iniciado por el senador chubutense del FpV-PJ, Juan Mario Pais, respaldado de sus colegas Juan Manuel Abal Medina, Marcelo Fuentes y Ruperto Godoy, para que Malcorra comparezca ante la misma para aclarar las intenciones del “acuerdo”, los radicales se sumaron a la exigencia y hasta la Mesa Nacional de la CC-ARI de Elisa Carrió expresó su preocupación por el acuerdo. 

Todo lo contrario a lo que deseaba Macri en su primera participación ante la Asamblea General de la ONU, a la que llegó atajándose con un “hay que bajar las ansiedades”; y asegurando que “no hay ningún acuerdo”.

” El tema amplía las grietas en las relaciones del oficialismo con la oposición, además de constituir uno de los ejes capaces de nuclear rechazos contra el Ejecutivo nacional, por encima de las diferencias de distinto tipo que el oficialismo riega con paciencia, con los ojos puestos en las elecciones del año próximo “

La normativa vigente en la materia, en especial la ley 26.659, de la que es autor Fernando Pino Solanas, prohíbe desarrollar actividades hidrocarburíferas sin autorización nacional en la Plataforma Continental Argentina y expresa cuáles son las condiciones para la exploración y explotación. A juicio de los críticos de la iniciativa de la canciller el Gobierno no podría avanzar en estas conversaciones, ya que acciones de esas características implicarían “un reconocimiento de facto de derechos británicos sobre el territorio argentino”.

El presidente de Parlasur y ex canciller argentino, Jorge Taiana, consideró que, con esas condiciones el actual gobierno aceptó la decisión británica de “desmontar las medidas legales que ha venido aplicando nuestro país para resguardar sus derechos y sus recursos naturales no renovables por tratarse, además, de acciones expresamente prohibidas por las Naciones Unidas” y constituiría el primer paso del Reino Unido para avanzar sobre “una agenda que aspira a superar los logros que obtuvo la Argentina en años recientes”.

Tampoco se privó de calificar de “papelón” el minué de afirmaciones, desmentidos e insistencias presidenciales entre Macri y Malcorra, a partir del “breve intercambio con Theresa May”, tras el cual el presidente argentino “ha salido a decir que eso es conversar sobre soberanía”.

Redacción- Agencia Paco Urondo (Argentina)

Personalidades y organizaciones sociales y políticas difundieron un comunicado repudiando el acuerdo que el macrismo quiere llevar adelante con el Reino Unido por Malvinas.

Mirá el comunicado completo:

La Nación y el pueblo argentino han sostenido, durante 33 años de vigencia de sus instituciones democráticas, la búsqueda de negociaciones pacíficas con el Reino Unido para terminar con el enclave colonial que ocupa por la fuerza en el Atlántico sur y recuperar nuestra plena soberanía sobre las Malvinas. El Reino Unido reiteradamente se ha negado a dialogar sobre esa cuestión crucial en nuestras relaciones bilaterales.

” Ahora se pretende avanzar hacia una vergonzosa reedición del pacto Roca-Runciman, legitimando la explotación ilegal de los recursos naturales de la región, que nuestro país venía denunciando hasta hace unos pocos meses. Del mismo modo, se pretende justificar la presencia de fuerzas armadas extranjeras en nuestro territorio “

Ahora se pretende avanzar hacia una vergonzosa reedición del pacto Roca-Runciman, legitimando la explotación ilegal de los recursos naturales de la región, que nuestro país venía denunciando hasta hace unos pocos meses. Del mismo modo, se pretende justificar la presencia de fuerzas armadas extranjeras en nuestro territorio, promoviendo la realizando de ejercicios militares conjuntos con la potencia ocupante. Macri quiere vender la soberanía por apenas un plato de lentejas, pues es sabido que los ingleses siempre han procurado explotar nuestras riquezas en su beneficio.

El contuberneio antinacional de la vieja oligarquía y el neo colonialismo inglés es de antigua data. El movimiento nacional siempre los denunció y los enfrentó. Ante este nuevo avance, expresamos nuestro profundo rechazo y hacemos un llamamiento a todas las argentinas y argentinos a repudiarlo.

Firmas: 

Corriente Nacional Konfluencia Popular P+K, Agrupación Jorge Di Pasquale, Instituto Independencia, Peronismo 26 de Julio, Compromiso Peronista, Corriente Causa Popular, Solidaridad e Igualdad, Movimiento Patriótico Néstor Kirchner, JP Identidad, Agrupación La Nunca Menos. Movimiento Proyecto Popular, La Colectiva, Coordinadora de Inquilinos de Buenos Aires (CIBA), Sindicato Único Conductores de Motos de la República Argentina (SUCMRA), Motokeros Trabajadores Argentinos (MTA), Resistiendo con Aguante Comuna 1 y 2, Colectivo Comunicación: Derecho y Acción Ciudadana, Agrupación Cultural Cruz del Sur (La Matanza), Paraguayos por la Patria Grande, Frente de Organizaciones Kirchneristas (FOK-Quilmes), Centro Cultural Germán Abdala (Tigre).

Dip. Araceli Ferreyra, Dip. Liliana Mazure, Marcelo “Nono” Frondizi, Gerardo Codina, Pascual Manganiello, Patricia Fernández, Julio Fernández Baraibar, Daniela Bambill, Cristina Navazo, Horacio Cesarini, Damián Rilo, Gustavo Morán, Amado Heller, Pablo Fontdevila, Abel Fernández, Magdalena García Hernando, Jorge “Abasto” Barone, Laura Rubio, Adrián Andreatta, Antonio Caporale, Luis de Echeandía, Roberto Corvaglia, Marcelo Kloster, Luis Gargiulo, Mario Yutiz, Luciana Fitte, Ricardo Blanco, Pablo Idoyaga.

Leer el artículo de Questión aquí 

Leer el artículo completo de Agencia Paco Urondo aquí