Maduro aceptó el diálogo con el Grupo de Contacto aunque lo tildó de «parcializado»

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que está dispuesto a dialogar con los representantes enviados por el Grupo de Contacto, impulsado por algunos países latinoamericanos y la Unión Europea (UE) para destrabar la crisis política que atraviesa el país. «Estoy listo y dispuesto a recibir a cualquier enviado del grupo de contacto», aseguró Maduro en una conferencia de prensa desde el palacio presidencial de Miraflores.

La alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, abrió ayer la primera reunión del grupo en Montevideo. Para la comisaria europea, la situación de Venezuela pone en «riesgo» no solo a la región sino a todo el mundo.

Maduro opinó que el grupo está «parcializado e ideologizado» pero a pesar de eso dijo estar dispuesto a recibir a sus enviados y a tener con ellos un «contacto visual, contacto físico o contacto mental», informó.

«Bienvenido el grupo de contacto de la UE, aunque les digo desde ya que estoy totalmente en desacuerdo con la parcialización e ideologización en que han caído producto del extremismo con que ven a Venezuela», subrayó el mandatario.

Maduro también se refirió al llamado Mecanismo de Montevideo, impulsado por Uruguay, México y la Comunidad del Caribe (Caricom) como iniciativa para lograr la paz en Venezuela mediante cuatro etapas: diálogo inmediato, negociación, compromisos e implementación.

Ante ellos, dijo estar «preparado para dialogar donde sea, cuando sea y con quien sea» bien sea a través de su «persona directa» o «de enviados especiales».

El Mecanismo de Montevideo tiene composiciones y objetivos diferentes a los del Grupo Internacional de Contacto, integrado por una docena de naciones europeas y latinoamericanas.