El atentado a la integración

Argentina y Brasil 
Especial

El encuentro de Mauricio Macri y Michel Temer se enmarca dentro de una gran reconfiguración de fuerzas a nivel regional. Los nuevos gobernantes conservadores están transformando el Mercosur para acercarse a la Alianza del Pacífico y lograr tratados de libre comercio con Europa y Estados Unidos. La agresión contra Venezuela y contra la unión latinoamericana en su totalidad.

Redacción- Resumen Latinoamericano 

El presidente Mauricio Macri realizó una conferencia conjunta con el mandatario brasileño Michel Temer, tras mantener en la Quinta de Olivos la primera reunión bilateral desde el golpe institucional contra la expresidenta Dilma Rousseff. Macri señaló que los acuerdos sellados este mediodía permitirán avanzar en un trabajo conjunto en materia de administración de fronteras, mejoramiento de infraestructura con énfasis en la hidrovía que conecte el sur de Brasil con el Río de La Plata, integración energética y regulaciones para el comercio de materias primas.

Ambos mandatarios ratificaron la posición conjunta de los países fundadores del Mercosur respecto del plazo otorgado a Venezuela para que se adecue a los tratados en materia arancelaria. “Si no cumple dentro los plazos, Venezuela perderá su carácter de miembro permanente”, resumió Macri y agregó: “Mucho más preocupante es lo que está pasando en materia de derechos humanos y el rechazo del gobierno al plesbiscisto que se planteó” desde la oposición.

Temer también resaltó el acuerdo “unánime” de los socios del Mercosur que desconocen la presidencia protémpore del país caribeño y acompañó la condena sobre las supuestas violaciones a los derechos humanos cometidas en suelo venezolano.

” Antes de arribar a la Argentina, Temer sostuvo ayer que con Macri “piensan parecido” y que imaginaba que tendrían una buena relación. Esas buenas relaciones comenzaron a forjarse cuando el mandatario argentino fue el primero en recibir al canciller brasileño, José Serra, antes de que la expresidenta Rousseff fuera destituida “

Macri aseguró que ambos países avanzarán como bloque en la concreción de acuerdos comerciales al indicar: “Percibimos que el mundo tiene una enorme atracción sobre el Mercosur. La Unión Europea, Canadá, Korea, Japón, Egipto, son muchos los países y regiones que nos piden tratados de libre comercio”. El mandatario argentino también consideró necesario avanzar en una “coherencia macroeconómica” entre los países del bloque.

Ante una consulta -sólo se permitieron cuatro preguntas, dos por cada país-, Macri evitó responder sobre el pedido de Brasil de flexibilizar las reglas del Mercosur para permitir que los países realicen acuerdos bilaterales por fuera del bloque y tampoco fue preciso respecto de la cantidad de puestos de trabajos que puede generar una reactivación de la economía brasileña: “Ambos queremos cuidar cada puesto de trabajo en nuestros países, pero también crear las condiciones para generar nuevos porque los que tenemos no son suficientes”.

Respecto de la situación que se vive en Colombia tras la victoria del “No” al acuerdo de paz rubricado entre el gobierno y las FARC, los mandatarios coincidieron en que el país caribeño “seguirá buscando las vías para lograr la paz”. “El resultado ha sido muy parejo, hay mucha gente que cree en una vía de acuerdo”, sostuvo Macri.

Antes de arribar a la Argentina, Temer sostuvo ayer que con Macri “piensan parecido” y que imaginaba que tendrían una buena relación. Esas buenas relaciones comenzaron a forjarse cuando el mandatario argentino fue el primero en recibir al canciller brasileño, José Serra, antes de que la expresidenta Rousseff fuera destituida por el Senado.

” Mientras el Frente para la Victoria manifestó su ‘absoluto rechazo’ a la visita de Temer, a quien acusaron de ‘ocupar de facto la presidencia de Brasil’, Espacio Popular convocó a una manifestación de repudio a las 17 en Plaza de Mayo y cuestionó que ‘Macri apoyara todas las instancias del golpe institucional’ “

Cuando finalmente se concretó el golpe institucional contra Rousseff, el gobierno de Macri emitió un comunicado en el que afirmó que se había tratado de un “proceso democrático” y se mostró a favor de trabajar con Temer, por lo que el presidente asistió a la asunción del exaliado del Partido de los Trabajadores (PT) el 31 de agosto y se encontraron mano a mano en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Brasil.

Organizaciones sociales y políticas organizaron protestas contra la visita de Temer tanto en Olivos, lugar a donde se llevó la reunión bilateral para evitar manifestaciones masivas, y en Plaza de Mayo, con la consigna “Buenos Aires escracha a Temer, el presidente golpista de Brasil”.

Mientras el Frente para la Victoria manifestó su “absoluto rechazo” a la visita de Temer, a quien acusaron de “ocupar de facto la presidencia de Brasil”, Espacio Popular convocó a una manifestación de repudio a las 17 en Plaza de Mayo y cuestionó que “Macri apoyara todas las instancias del golpe institucional contra Rousseff amparándose en el supuesto respeto a los ‘procesos institucionales’ del hermano país”. “Macri recibe a Temer para terminar de delinear el nuevo rumbo del Mercosur y la posibilidad de sumarse a la Alianza del Pacífico, siguiendo así los intereses de Estados Unidos”, advirtió el espacio que congrega al PC, al Frente Grande y al Partido Humanista, entre otros.

Las dos CTA, el Movimiento Evita, el Peronismo Militante y el Colectivo Passarinho concluirán diversas actividades de repudio con “un gran acto político por la soberanía de los pueblos” en Plaza de Mayo.

José Félix Rivas- Questión digital 

Todo es ilegal. Las reuniones realizadas por miembros del Mercosur, sin la presencia de Venezuela; la imposición de la categoría “Estados Fundadores” ahora matizada con el eufemismo “Estados Parte signatarios del Tratado de Asunción”; el mecanismo colegiado para el funcionamiento del Mercosur; la calificación de “vacancia” de la Presidencia Pro Témpore (PPT);  las decisiones que incluyen un ultimátum a Venezuela, al imponerle un plazo (1º de diciembre) para que adecúe la normativa, basada en la amenaza de despojarla de  su condición de Estado Parte; la repartición de las negociaciones del Relacionamiento Externo (Unión Europea, Alianza del Pacífico, entre otros).

Todo es ilegal, porque en el marco jurídico e institucional que rige el bloque no encontramos ni un solo argumento que sustente esta emboscada.

Esta situación, que viene ocurriendo en el Mercosur desde el mes de junio, es uno de los actos más graves en la historia de la integración regional, si se toma en cuenta que se ha recurrido a una estrategia de exclusión claramente ideológica-política, expresada en acciones ilegales e ilegítimas, desconociendo los principios y paradigmas que fundamentan el modelo integracionista, para implantar el autoritarismo, la intolerancia y la discriminación.

” Esta situación, que viene ocurriendo en el Mercosur desde el mes de junio, es uno de los actos más graves en la historia de la integración regional, si se toma en cuenta que se ha recurrido a una estrategia de exclusión claramente ideológica-política, expresada en acciones ilegales e ilegítimas, desconociendo los principios “

Ilegalidad e intolerancia son dos términos que tristemente pueden etiquetar la componenda, y que sustentan un cuadro de acciones cuya ilicitud ha sido reiteradamente señalada por la canciller Delcy Rodríguez. Las fuerzas progresistas de la región vienen pronunciándose al respecto. No es tiempo de dudas, porque esto forma parte de una agenda que apunta mortalm
ente al corazón de la democracia y la integración en toda Nuestra América.

La posición de Venezuela, en la situación que atraviesa actualmente el Mercosur, no puede ser otra que la defensa de la legalidad y la institucionalidad del bloque. Venezuela actúa basada en principios y no en intereses comerciales, ni cede a la amenaza del aislamiento que viene siendo comandada desde el Norte. La dignidad no se negocia. Especialmente, porque no sólo se están violando los derechos de Venezuela como Estado Parte, sino que este modus operandi arremete contra la integración regional violando los derechos de cada uno de los pueblos del Mercosur.

Veamos algunas de las acciones de este antijurídico proceder y, aún más, sus consecuencias.

El consenso como principio fue profanado

El martes 13 de septiembre, casi al filo de la medianoche, se difundió una Declaración Conjunta (1) en la cual los llamados “Estados Fundadores o Signatarios”, reafirmaron la negación del legítimo derecho de Venezuela a ejercer la PPT, al mismo tiempo que se notificaba una sentencia, en ausencia del acusado, donde se le imponía un plazo que, de no cumplirlo, llevaría a despojarle a Venezuela de su condición de Estado Parte, y por ende su derecho a veto.

Primero: Esta Declaración ilícita, principalmente carece de validez porque es resultado de un hecho grave, que es la violación de la norma del consenso. En el Mercosur, la toma de decisiones se realiza mediante la participación y el consenso de “todos”sus Estados Partes, tal como lo establecen los artículos 16 del Tratado de Asunción y el 37 del Protocolo de Ouro Preto. Esta norma es vital porque permite que se avance en los acuerdos respetando la diversidad de opiniones.

Se incumplió la norma del consenso, además de desconocer la PPT venezolana, al suscribir una Declaración donde se consumó el acto transgresor sin la presencia ni el consentimiento de Venezuela. El Consenso sólo se cumple con la anuencia de los cinco Estados Parte, no podemos hablar de consenso respecto a una decisión adoptada por cuatro Estados, y menos aún con tres votos afirmativos. La entronización de esta ilicitud llegó a niveles caricaturescos, cuando uno de los cuatro participantes en la encerrona celebrada por los fundadores, Uruguay, ¡se abstuvo!

” Se incumplió la norma del consenso, además de desconocer la PPT venezolana, al suscribir una Declaración donde se consumó el acto transgresor sin la presencia ni el consentimiento de Venezuela. El Consenso sólo se cumple con la anuencia de los cinco Estados Parte, no podemos hablar de consenso “

El consenso, es una vacuna contra las asimetrías, porque evita que el más fuerte del barrio se imponga sobre los pequeños, no por la razón sino por la fuerza.

El consenso es el cemento de este bloque de integración

Al romperse el consenso se quiebra al Mercosur y, por ende, a la integración regional. A esa hora de la noche del martes 13, y hasta este momento, Venezuela es Estado Parte del Mercosur, y por tanto tiene plenos derechos como los demás Estados Parte, tanto a adoptar las decisiones en conjunto, como a ejercer la PPT del bloque.

Segundo: Al mismo tiempo, al crear un antijurídico “mecanismo colegiado” para la conducción del Mercosur, se trasgreden las normas que rigen la coordinación de los trabajos y reuniones a través de la PPT de Venezuela. Al respecto, son contundentes los artículos 12 del Tratado de Asunción y 5 del Protocolo de Ouro Preto, al establecer que la PPT se ejercerá semestralmente por orden alfabético, la cual corresponde actualmente a Venezuela, y que por ende todas las reuniones del Mercosur, y demás iniciativas de orden normativo e institucional, deben ser convocadas y coordinadas por ésta.

Tercero:La pretendida condición de “Estados Parte signatarios del Tratado de Asunción” no existe, por tanto mal podría legitimar decisiones adoptadas en violación a la norma del consenso. El marco legal del Mercosur no distingue categorías de derechos entre aquellos Estados que firmaron el Tratado de Asunción y los que se adhirieron posteriormente a éste, todos somos Estados Partes. En el Mercosur, no existe de jure, la discriminación entre Estado Parte de Primera y/o de Segunda, tal como trata de legitimarse ideológicamente en el texto de la Declaración.

Cuarto: La Declaración, de hecho, notifica que hubo una repartición del mundo. Es decir, el relacionamiento externo del Mercosur fue trozado como un pastel, y se procedió a convocar reuniones con la Unión Europea, con la Alianza del Pacífico y con otros bloques de integración y Estados, ignorando a la PPT venezolana, a quien le corresponde su coordinación. Esta conducta al margen, pareciera que le da la razón a la tesis que afirma que, detrás de esta flexibilización de facto, subyace convertir al Mercosur en una plataforma de aterrizaje de los Tratados de Libre Comercio.

El ALCA fue derrotada en 2005, momento cuando el Mercosur y Venezuela ejercieron un protagonismo decisivo en esa épica.Hoy, la corriente restauradora de la ideología del libre comercio avanza en nuestra región con la rapidez que exige la estrategia de reacomodo de los grandes bloques que agrupan los centros del sistema capitalista mundial.

En este contexto, la Declaración Conjunta dictada recientemente, como corolario de una cadena de ilicitudes, pasará a la historia de la integración regional como unos de los atentados más letales contra los principios de la integración y de la democracia.

Nota

1.- Declaración titulada “Declaración Conjunta relativa al funcionamiento del Mercosur y al Protocolo de adhesión de la República Bolivariana de Venezuela”.

* Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante Mercosur y Aladi

Leer el artículo de Resumen Latinoamericano aquí 

Leer el artículo completo de Questión digital aquí