Machu Picchu seguirá cerrado por el coronavirus

La ciudadela inca, principal atractivo turístico de Perú, seguirá sin recibir turistas tras descartarse su reapertura en julio por demoras en la implementación de medidas de bioseguridad y el temor de poblaciones aledañas a contagios del nuevo coronavirus. El gobierno de Vizcarra pretendía reabrir el lugar con acceso limitado a 675 visitantes y habilitar el ingreso gratuito a empleados públicos, niños y ancianos peruanos.

La Unidad de Gestión de Machupicchu (UGM) tomó la decisión en base a informes de autoridades regionales. El gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, indicó que el gobierno nacional aún debe aprobar algunos protocolos. “No hay una fecha oficial para la reapertura de Machu Picchu“, subrayó Benavente, quien preside la UGM. 

Pese a vivir del turismo, el pueblo de Machu Picchu se opone a la reapertura alegando que los visitantes pueden traer más contagios de covid-19 en una región donde hay pocos casos registrados. Varios gremios habían anunciado protestas en rechazo a la reapertura impulsada por el gobierno de Martín Vizcarra para reactivar la economía.

“Estamos con un riesgo mayor de infectarnos, la infección está en crecimiento (en otras zonas de Perú), seguro que se va a dar un contagio porque no estamos preparados para recibir a visitantes si es que permitimos que abran el santuario de Machu Picchu”, según Oscar Valencia, presidente del Frente de Defensa de Machu Picchu, citado por el diario El Comercio.

El gobierno peruano pretendía reabrir el lugar con acceso limitado a 675 visitantes nacionales y extranjeros por día. También había anunciado a comienzos de mayo un intento para revivir el turismo habilitando el ingreso gratuito a empleados públicos, niños y ancianos peruanos. Antes de la emergencia sanitaria, los peruanos pagaban 112 soles (30 dólares, la mitad que los extranjeros) para ingresar a Machu Picchu.

Desde que la ciudadela fue abierta al turismo en 1948 solo en dos ocasiones ha cerrado sus puertas: durante dos meses en 2010 cuando un aluvión destruyó un tramo de la vía férrea, y ahora por la covid-19, desde hace más de tres meses.