Luz de Faro

Latinoamérica

Ilka Oliva Corado – La poetisa guatemalteca que se describe como «indocumentada con maestría en discriminación y racismo», ofrece pasajes de su primer poemario. Bocetos de utopías y fantasías creadas para sobrellevar la realidad del desarraigo y el destierro. El libro representa «el abrigo donde me siento a salvo de mí misma», dice la autora.

Luz de Faro, su tercer libro - Foto: El Quinto PatioIlka Oliva Corado* – Latinoamérica Piensa

Este poemario debió ser mi primer libro, pues inicié escribiendo poesía, sin embargo es el tercero. Se tomó su tiempo el ingrato, cría de mis entrañas tenía que ser: a su tiempo y a su gusto, nada pude hacer más que esperar a que  se dignara a dejarse publicar cuando despabilara del letargo, por fin es una realidad, Luz de Faro es mi primer poemario. 

Este poemario es lo más íntimo de mi ser, la poesía es mi expresión más transparente porque no la pienso, la siento. Me hierve en la sangre, aflora en mis poros a cada instante, es la coraza de mi caos existencial, es el jardín florecido de este yermo que soy. 

La poesía de Luz de Faro es dulce, en instantes sosiega, en otros tiene la angustia de una náufraga. Siempre enamorada de la fantasía, de lo inalcanzable. De lo diáfano. 

Eso caracteriza a este poemario  que es un boceto de utopías. Versos que le escribí a una Chicharra Numen a la que creé en mi mundo de fantasía para poder sobrellevar la realidad. A una Nube Pasajera que mi caos inventó para abrigarse de niebla otoñal en la diáspora, en mi caminar de extranjera. A una musa a la que le he dado varios nombres y formas, a la que he esbozado en mis delirios de desterrada. A una musa a la que convertí en Luz de Faro cuando me vi náufraga y en soledad. Luz de Faro es la mi intimidad escribiéndole poesía a mi intuición, a las quimeras. Es el abrigo donde me siento a salvo de mí misma. Es el ensueño del amor que cura, que arrulla, que hace florecer. 

El amor que sosiega, que enamora, que transforma. 

Son los versos de una niña, adolescente y mujer que toman la forma de hojitas tiernas de tomate, de riachuelo, de rocío de la alborada, de una Venus, de una cordillera. De un litoral. De la sutil esencia del embeleso y la quietud. Luz de Faro es la esencia desnuda de una mujer de pueblo, de aldea y de arrabal. De un alma peregrina y atemporal. Es la venia de la ira vuelta poesía.  Luz de Faro es mi obra maestra porque ha nacido completamente de mi caos existencial. 

Y este texto es la presentación oficial de Luz de Faro, puede ser adquirido  a nivel mundial en: Amazon.com y  en todas las librerías asociadas a este portal. 

A la deriva

A la orilla del acantilado, como rama seca, en una banca solitaria, en el peldaño deshabitado, arañando el recelo, tragándome la rabia. Golpeando el presagio, confinada a la ausencia; hundida en la coraza, irrespirable en el vacío, sin el eco de mi voz. Como un pantano, esquiva a la deriva, desnuda en la reclusión; qué ventura tu sosiego que las odas liberó. Mi poesía es toda tuya, se desviste para vos. 

 

 

I

Escribo 
te escribo 
pienso 
te pienso 
camino 
te pienso 
converso 
te pienso 
leo pensándote 
pensándote me voy a dormir 
despierto pensándote 
poesía, luz de candil 
canto de toro toronjil.

*Escritora y poetisa guatemalteca. Blog: Crónicas de una Inquilina