Lula será candidato “pase lo que pase”

El ex canciller de Brasil confirmó que el próximo 15 de agosto presentarán la candidatura de Lula da Silva “pase lo que pase”. “Hay un cambio de humor en la Corte Suprema en un sentido más garantista y menos punitivista”, sostuvo Celso Amorim, una de las figuras más importantes de la diplomacia del gobierno del ex presidente brasileño sobre la esperanza que mantienen a pesar del arresto de Lula en la cárcel de Curitiba.

Este giro de la Corte, es para el excanciller, consecuencia de un cambio de ánimo de las elites brasileñas que “no consiguieron construir un candidato de centro derecha respetado”. “Hay un grado de insatisfacción social en Brasil que preocupa a la elite dominante porque no quiere un caos. Están por un lado los que son más pragmáticos y por otro los que son más fanáticos. Los más pragmáticos nos dan una esperanza”, aseguró Amorin al ser entrevistado en el programa Latinoamérica Piensa (sábados, a las 23, por América TV).

Según el exfuncionario, las alternativas que construyó la derecha no son atractivas “ni siquiera para ellos mismos”. “Lula es el hombre más popular de brasil, que esté en Curitiba es una cosa absurda, es irreal”, remarcó Amorim en su paso por Argentina.

“Brasil tuvo un gran progreso durante los mandatos de Lula y Dilma. Incluso el brasil de Cardoso no era tan malo como el de ahora”, señaló el ex canciller, en diálogo con Nicolás Trotta.

Para Amorim, el golpe a la democracia de Brasil tiene relación con la preocupación del “establishment” de Estados Unidos, el “Estado profundo”, como lo llamó el ex funcionario, que se dio cuenta que tanto Brasil como el resto de los países latinoamericanos “dejaban de ser su patio trasero”. “Eso les molestó muchísimo. Venezuela es tan atacada porque tiene petróleo. No estarían tan preocupados por Venezuela si no fuera por sus recursos naturales. Hay un golpe en Brasil pero eso no les importa”, se jactó Amorim.

Con una mirada autocrítica sobre los posibles errores del gobierno de Lula da Silva, el ex canciller reconoció que “hubo un optimismo exagerado de que era posible trabajar con una conciliación de clases”. “Es posible cuando todo camina bien, pero cuando el crecimiento se hace difícil se agudiza la lucha de clases”, concluyó.

Amorim describe al ex presidente brasileño por su capacidad de diálogo y su “intención de buscar siempre soluciones progresistas”. “Era el único que podía ser amigo de Chavéz y de Bush”, bromea el ex funcionario que no tiene duda que en caso de aceptarse la candidatura de Lula sería el más votado en las próximas elecciones. “Por eso están intentando que no sea candidato”, remarcó el ex canciller.

Ver el programa completo