Lula puede salir de prisión este año: la Corte disminuyó su condena y lo habilitó a pedir arresto domiciliario

Por unanimidad, el Supremo Tribunal de Justicia redujo a ocho años y diez meses la condena contra el expresidente Lula Da Silva en el caso del tríplex del Guarujá. Con este cambio, el líder del PT podrá pedir en septiembre que le dicten prisión domicilaria o solicitar un régimen semiabierto, una vez que haya cumplido un sexto de su pena en la prisión de Curitiba. El PT celebró la noticia pero cuestionó que el resto de los planteos, sobre todo el pedido de excarcelación, hayan sido rechazados. “El STJ se aferró a meras formalidades para no examinar el mérito y absolver a Lula”, advirtió la presidenta del partido, Gleisi Hoffman.

Este nuevo fallo le permite a Lula solicitar un régimen semiabierto o de prisión domiciliaria. Considerando la reducción en el tiempo de prisión, Lula puede solicitar el traslado después de aproximadamente 17 meses de prisión, que se cumplirían en septiembre teniendo en cuenta que el expresidente está preso desde el 7 de abril de 2018. “Vamos a recurrir hasta que se reconozca su inocencia, pero por primera vez una corte superior apuntó los abusos de Moro y del TRF4 con la reducción de las penas en más de un tercio. ¡La lucha continúa!”, escribió en su cuenta de Twitter la presidenta del PT.

La nueva pena para Lula fue fijada hoy por la 5ª Clase del STJ, al juzgar el recurso interpuesto por líder del PT por la condena en el caso del triplex, investigación en la que se lo acusa de haber recibido un departamento en Guarujá como soborno de la constructora OAS. La Justicia no pudo probar nunca que el inmueble esté a su nombre o que al exmandatario haya estado ni diez minutos en el domicilio.

El juez Felix Fischer, instructor de la Quinta Sala del Tribunal Superior de Justicia de Brasil, fue el primero en proponer que se disminuya la pena a Lula de los 12 años iniciales, a 8 años y 10 meses de prisión. Fischer presentó la propuesta frente a los otros cuatro miembros de la Quinta Sala del Tribunal Superior de Justicia, que este martes convalidaron la iniciativa.

Los abogados de Lula habían reclamado la nulidad completa de la condena a la que le atribuyen vicios de origen como haberse apoyado en delaciones de arrepentidos en lugar de fundamentarse en pruebas fehacientes. Sus pedidos también incluían la remisión del caso a la Justicia Electoral por considerar que la sentencia lo había inhabilitado para competir en los últimos comicios y también ponían en tela de juicio lo actuado por el juez del Lava Jato Sergio Moro y el Ministerio Público Fiscal.

El de Guarujá es el único caso en que el líder del PT fue condenado en segunda instancia, aunque también está latente el proceso judicial por la quinta de Atibaia, en la que Lula fue condenado en primera instancia. En caso de que el TRF-4 confirme esta condena, la potencial salida de Lula de prisión puede ser frustrada. «Los crímenes de Lula se atrevieron a promover la inclusión social, respetar la diversidad, garantizar la oportunidad para todos. Para algunos, esto nunca fue aceptable», denunciaron desde el PT.