Lula pidió a sus seguidores que eviten las “provocaciones” del bolsonarismo

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva le pidió a sus seguidores que eviten las “provocaciones” de los partidarios del mandatario Jair Bolsonaro tras el asesinato de un dirigente de su espacio.

En un acto celebrado en Brasilia, Lula atribuyó el asesinato de un militante del Partido de los Trabajadores (PT) al clima de odio que difunde Bolsonaro, líder de una ultraderecha armamentista con un fuerte discurso de intolerancia hacia quienes piensan distinto.

“Una de esas personas tomada por ese odio, por la locura, por el fanatismo, invadió el salón de una fiesta y mató al ciudadano”, dijo en relación al asesinato de Marcelo Arruda, tesorero del PT en la ciudad de Foz de Iguaçu.

El crimen

El hecho ocurrió el pasado sábado, cuando Arruda celebraba su cumpleaños con una fiesta “temática” dedicada a Lula y un agente penitenciario identificado como Jose da Rocha Guaranho se presentó en el lugar y disparó, según testigos, al grito de “Bolsonaro”.

Lula, quien según las encuestas tiene una intención de voto en torno al 45% frente al 30% que suma Bolsonaro, volvió a condenar el suceso y recordó que en todas sus candidaturas presidenciales “nunca hubo una señal de violencia” en sus campañas.

“Volví para casa cada vez que fui derrotado, lamenté perder las elecciones y me preparé para otra disputa, pero nunca, en ningún momento, hablé de violencia”, declaró ante miles de seguidores en un centro de convenciones de Brasilia.

Clima de violencia durante la campaña

Tras el asesinato de Arruda y algunos pequeños incidentes atribuidos a bolsonaristas en algunos de sus últimos actos en público, Lula pidió a sus simpatizantes que eviten “provocaciones” de cualquier tipo.

“No necesitamos pelear. Nuestras armas son la tranquilidad, el amor y la sed que tenemos de mejorar la vida del pueblo brasileño”, dijo el exmandatario, quien instó a quienes le apoyan a “dar una lección de moral”.