Lula Livre y con derechos políticos: por qué anularon todas las condenas en su contra

El expresidente brasileño Lula Da Silva recuperó finalmente sus derechos políticos y podrá ser candidato en 2022, a tres años de su emblemática condena a prisión. El juez Edson Fachin, del Supremo Tribunal Federal, anuló todas sus condenas por corrupción, en marco del escándalo de filtraciones que reveló un complot entre el exjuez Sérgio Moro y el grupo de fiscales de la Operación Lava Jato en contra del líder opositor.

La decisión, que abre el camino al líder del Partido de los Trabajadores para desafiar al ultraderechista Jair Bolsonaro en las urnas, responde a un habeas corpus presentado por la defensa del exmandatario sobre la falta de imparcialidad de los fiscales y jueces del Lava Jato. 

Fachín determinó que Lula, de 75 años, sea juzgado nuevamente por la justicia federal de Brasilia y no por los jueces que investigan el esquema de corrupción en torno a Petrobras, quienes se ocuparon de encarcelar al exmandatario y proscribirlo antes de los comicios de 2018. 

“A pesar de todas las pruebas de inocencia que presentamos, el expresidente Lula fue encarcelado injustamente, tuvo sus derechos políticos indebidamente retirados y sus bienes bloqueados“, celebraron sus abogados, Cristiano Zanin y Valeska Zanin Martins.

Aunque no había pruebas en su contra, Lula fue condenado en 2018 por corrupción y lavado como beneficiario de un tríplex en Guarujá (litoral de Sao Paulo) y estuvo detenido 18 meses, desde abril de ese año, en la sede de la Policía Federal de Curitiba. 

El expresidente negó en todo momento las acusaciones y apuntó contra el exjuez Moro como líder de una operación orquestada en su contra. Tras su condena, el magistrado que lideró el Lava Jato fue premiado con el Ministerio de Justicia de Bolsonaro. 

En contexto: Lava Jato cruje y revela todos sus secretos

El escándalo por el lawfare en Brasil llegó a uno de sus puntos más altos luego de que se revelara un audio en el cual el fiscal del Lava Jato, Deltan Dallagnol, presionaba a la jueza sucesora de Moro para que condenara en tiempo récord al líder del PT. 

Dallagnol cuenta allí cómo la jueza Patricia Hardt, reemplazante de Moro cuando este se fue para asumir en el gabinete de Bolsonaro, le prometió ‘sentenciar’ a Lula. En su sentencia récord, Hardt condenó a Lula usando ‘copiar y pegar’ de la condena anterior a Moro bajo el argumento de que no disponía de tiempo.

Sin pena ni gloria y en medio de investigaciones contra Moro, el 4 de febrero se dio por terminada la operación Lava Jato, tras casi siete años de investigación y con 174 condenas.

Pero toda la construcción judicial y política de la operación Lava Jato comenzó a desmoronarse en 2019 cuando se conocieron conversaciones entre los fiscales y Moro en la aplicación Telegram, complotando contra Lula, por entonces en prisión. Además, las filtraciones revelaron que los fiscales se burlaron del dolor que padeció el expresidente cuando fallecieron su esposa, su hermano y su nieto.

Fue a partir de estos chats que sus abogados reclamaron de forma urgente su liberación a través de un hábeas corpus, en el que denunciaron que los fiscales “actuaron motivados por el odio”. Solicitaron también la suspensión de los integrantes del Ministerio Público involucrados en las conversaciones.

Las reacciones a la última decisión judicial 

La respuesta de Bolsonaro no tardó en llegar- El mandatario repudió rápidamente la anulación de las causas y pidió al STF que revea la decisión judicial.

“Nos sorprende esta decisión porque el accionar delictivo de esa administración (de Lula) le quedó clara a la sociedad. El PT hizo una administración catastrófica, desvíos de Petrobras. Creo que el pueblo no quiere tener un candidato como este en 2022 o pensar en elegirlo, vean como subió el dólar o la bolsa”, dijo Bolsonaro. 

Por su parte. el presidente argentino Alberto Fernández, quien visitó a Lula en Curitiba más de una vez, celebró el fallo y subrayó que con esta decisión “se hizo justicia”.

“Celebro que Lula haya sido rehabilitado en todos sus derechos políticos”, dijo el jefe del Estado argentino en un mensaje publicado en Twitter.

Fernández señaló que “se anularon las condenas en su contra que fueron dictadas con el solo fin de perseguirlo y eliminarlo de la carrera política”.

“¡Se hizo justicia!”, exclamó el presidente en el mensaje, que el exmandatario brasileño reprodujo en su cuenta de la misma red social.

El presidente cubano Miguel Díaz Canel también acudió a las redes para celebrar la absolución. “Llega para confirmar cuántos excesos y abusos se cometen contra la izquierda latinoamericana”, resaltó. “Estemos alertas”, agregó.

Por su parte, el expresidente boliviano Evo Morales destacó que hay “alegría en la patria grande” por la decisión de Fachín.

“Al fin se hizo justicia con el hermano @LulaOficial, víctima de una sañuda persecución y Lawfare de la derecha con fines políticos”, agregó.