Los ocho años de Evo

Evo Morales entró hoy en su noveno año de gestión. La recuperación económica, con un mayor grado de inclusión social y una redistribución más democrática de la riqueza, como también el control estatal de los recursos naturales, han sido sus mayores logros y son la mejor campaña para las elecciones que se realizarán en nueve meses.

Rubén Ariñez – La Razón (Bolivia)

El cuarto aniversario del Estado Plurinacional destaca por un mayor grado de inclusión social, que ha sido sostenido por indicadores económicos alentadores y una redistribución más democrática de la riqueza, según los resultados de un sondeo periodístico a autoridades, legisladores, opositores y oficialistas, además de un analista.

La fundación del Estado Plurinacional se remonta al inicio del primer mandato de Evo Morales, bajo las reglas de juego de la Constitución Política del Estado de 2009. Para el ministro de Economía, Luis Arce, el sustento para la aplicación de la Carta Magna tiene que ver con los sucesivos procesos de la nacionalización de los recursos naturales y de servicios estratégicos.

“La nacionalización ha dado origen al proceso redistributivo sin precedentes”, afirmó ayer el ministro de Economía, Luis Arce, quien valora la creciente sensación de estabilidad que existe en el país.

“Antes y después de Evo Morales, Bolivia es otro país”, señaló el analista Marcelo Silva, quien destacó la inclusión en términos de una mayor participación indígena y de otros sectores en la política; no obstante, el experto cree que no se han hecho esfuerzos en favor de la institucionalización del Estado, un factor en el que la oposición legislativa debe intervenir de manera más comprometida, según la diputada Betty Tejada (MAS).

“Toda oposición tiene un valor dentro de un país justamente para lograr los equilibrios y lo que estamos teniendo como oposición es una antidemocracia absoluta”, afirmó la legisladora, según reseñó la agencia ANF. Silva destacó que el mérito es “poner a Bolivia en un plano de trascendencia mundial”, con el liderazgo del grupo G77+China, en tanto que varios legisladores del MAS creen que la puesta en órbita del satélite Túpac Katari es un hito de las políticas del Estado Plurinacional.

 

Luis Mealla – La Razón (Bolivia)

El gobierno de Evo Morales entró hoy en su noveno año de gestión y sus logros en inclusión social y recuperación de la economía, como también de la presencia del Estado en el control de los recursos naturales son los mejores argumentos para las elecciones que se realizarán en nueve meses y en las que el mandatario se vuelve a postular.

El presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera abrirán hoy el noveno año en el poder rodeados de ocho personas consideradas clave, el círculo de asesoramiento más cercano. El grupo está formado por actuales ministros, legisladores y embajadores.

Desde la primera elección del binomio, al que Morales calificó de “una yunta indisoluble” —en diciembre 2005 cuando obtuvo el 54% de los votos—, el entorno del Palacio Quemado se armó con profesionales e intelectuales para confeccionar un plan de gobierno de largo plazo. Este equipo se mantiene intacto, según un relevamiento de datos efectuado por La Razón.

Entre los ocho destacados está el abogado e investigador en temas constitucionales Carlos Romero, asambleísta cruceño en el proceso constituyente, y que luego asumió la titularidad de cuatro ministerios. Trabajó estrechamente con Evo Morales en temas de autonomía, gestión de conflictos sociales y seguridad. 

Confianza

Otro de los colaboradores de la lista es el canciller David Choquehuanca. Desde 2006 se mantiene en la Cancillería y como tal es portavoz del equipo ministerial del Gobierno. El ministro de Economía, Luis Arce, es una de las autoridades técnicas, cuya gestión y resultados son constantemente destacados por el Presidente y es considerado uno de los “hombres fuertes” del Ejecutivo.

Parte de ese grupo también es Juan Ramón Quintana, quien pese a que en 2010 ocupó la dirección de la Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf), siempre estuvo en coordinación con Morales y García Linera.

En 2009, Morales y García Linera fueron reelectos con el 64% de los sufragios, asegurándose la continuidad hasta este año, pero con mayor poder en la Asamblea Legislativa. En esa oportunidad también se designó a los legisladores de la nueva gestión, entre los que sobresalió el abogado Héctor Arce, hoy diputado luego de ser asesor personal de Morales, incluso antes de su llegada al poder en 2006; viceministro de Coordinación Gubernamental y ministro de Defensa Legal del Estado.

Este año, Héctor Arce obtuvo el apoyo del MAS para presidir la Cámara Baja, empero Evo Morales dijo que su participación será más importante en la preparación de la memoria histórica en virtud de la demanda marítima planteada a Chile. En esa línea también trabaja la ministra de Transparencia, Nardi Suxo, quien da seguimiento al juicio, pese a que, en enero de 2013, su madre le pidió renunciar.

Sacha Llorenti, ex ministro de Gobierno, relacionado con el caso Chaparina cuando se reprimió a indígenas del TIPNIS en 2011, es también parte del círculo de asesores del Presidente. Hoy es pieza fundamental para la cumbre del G77+China, al fungir como embajador ante la ONU.

Ese entorno también está constituido por el viceministro Alfredo Rada, miembro de la escuela de cuadros del MAS; recibió el encargo de Morales de formar a futuros líderes. En criterio del oficialismo, se trata de un equipo de trabajo fortalecido y ratificado en sus funciones debido a los resultados positivos de gestión.

“Este equipo muestra la continuidad y la forma de encarar la administración pública. Si había una remoción rápida de ministros tal vez hubieran cambiado la orientación de las políticas sectoriales específicas; por ejemplo, el manejo macroeconómico tiene que ver con el modelo operativizado por el ministro Luis Arce, en ese caso no fue necesario cambiarlo”, explicó el senador Adolfo Mendoza (MAS).

En criterio del diputado opositor Luis Felipe Dorado (CN), los cambios debieron ser continuos puesto que los ministros fueron puestos para trabajar y no para hacer política. “Por eso la gente ya no cree en un trabajo efectivo y al final será el pueblo el que calificará su labor”, puntualizó el diputado. Con este cercano equipo, Morales abrirá su noveno año de gobierno .

 

Leer artículo completo aquí